Las hermandades: cuerpos poliédricos

Como las familias, las hermandades integran en su interior muy diferentes facetas que afectan a diversos ámbitos de la vida y que han de estar siempre equilibradamente gestionadas.

4 de noviembre de 2021·Tiempo de lectura: 3 minutos
cirial

Eran el terror en las clases de dibujo técnico. El tetraedro y el cubo eran fáciles, se podían dibujar casi sin ayudas técnicas; pero a partir de ahí la cosa se complicaba, alcanzando dificultades insuperables. Lo mismo ocurre en la vida diaria, tendemos a simplificar los  conceptos y banalizarlos, quizás por miedo  a desarrollar todas sus facetas, sin caer en la cuenta de que la realidad siempre es compleja, poliédrica, presenta muchas caras y todas son necesarias para abarcar  ese concepto de forma armónica.

La familia también es poliédrica: podemos identificarla  como la unión formal de un hombre y una mujer, con voluntad de permanencia, ordenada al bien de los esposos y a la procreación y educación de los hijos. Esta definición, en principio, parece impecable; pero es insuficiente. Para gestionar una familia correctamente también hay que tener  conocimientos de economía, finanzas, planificación de tesorería, toma de decisiones estratégicas, psicología, dietética, primeros auxilios, resolución de conflictos, organización de actividades, logística, moda, aprovisionamientos y muchas cosas más. Si falla alguna de estas facetas, de estas caras del poliedro, la armonía familiar puede complicarse.

Si en lugar de  familias hablamos de hermandades la cuestión se replica. Aunque el Código de Derecho Canónico no nombra en ningún momento a las hermandades, sólo habla de las asociaciones públicas de fieles, las hermandades encajan perfectamente en la definición y características  de estas asociaciones con lo que la dificultad sobre su naturaleza y fines quedaría  resuelta: las hermandades son una de las formas que pueden adquirir las asociaciones públicas de fieles de la Iglesia Católica y tienen como misión  el perfeccionamiento cristiano de sus hermanos o asociados mediante su formación, la promoción del culto público, el fomento de la caridad y la santificación de la sociedad desde dentro.   

Pero no es suficiente con la  definición; para el cumplimiento de esa misión las hermandades han de adquirir y aplicar una serie de conocimientos, capacidades y actitudes que exceden con mucho a su enunciado. Tratando de sistematizar la cuestión, para no perdernos, identificamos  tres grandes líneas de trabajo:

Fundamentación Doctrinal.  

A partir de su encaje en el Código de Derecho Canónico las hermandades, al ser erigidas como tales por la Jerarquía, adquieren personalidad jurídica canónica  (también civil, pero de esa es otra cuestión) y reciben de la Iglesia, en cuanto sea necesario, la misión de trabajar en pro de los fines que se propone alcanzar en su nombre.

Esa responsabilidad ha de ser sustentada en un conocimiento riguroso de las verdades de la fe desarrolladas en el Catecismo de la Iglesia Católica, que debe complementarse con la Doctrina Social de la Iglesia y con las bases de la Antropología Cristiana. A esto debe añadirse el conocimiento  de las encíclicas, cartas apostólicas y cualquier  otro documento, sugerencia o indicación propuesta por el Papa (sinodalidad, familia, San José, …).

Actividades.

Para el cumplimiento de sus fines las hermandades han de realizar una serie de actividades formativas, de culto y para la promoción de la Caridad. Teniendo muy claro que las actividades son medios, no fin. La Junta de Gobierno no es el equipo de animación de un hotel de playa. Cada actividad ha de estar enfocada a la consecución o reforzamiento de los objetivos previamente marcados. Antes de  poner en marcha una actividad los responsables de la hermandad deben preguntarse en  qué medida contribuye al cumplimiento de los fines de la hermandad.

Gestión.

Tanto si tiene pocos hermanos como si son miles, una hermandad es una organización sin ánimo de lucro que ha de ser gestionada correctamente, eso supone llevar una contabilidad ordenada, gestionar los procesos administrativos, la comunicación institucional, y muchas más cuestiones que no se resuelven sólo con buena voluntad, sino con un mínimo rigor profesional.

Entrar en el desarrollo de cada uno de estos apartados nos llevaría tiempo, ahora no se trata de eso, sino de plantear que el gobierno de una  hermandad  no se limita a la  organización de los cultos, de la salida profesional y de alguna acción de asistencia social. Éstas son actividades que se enmarcan en un propósito global: participar en la misión de la Iglesia, animando la santificación de los hermanos. Es una tarea de máximos, no de cumplimientos formales,  que se sustenta en la oración, el estudio y el análisis permanente de la realidad circundante. También en la pura gestión. Han de ser motores de desarrollo personal y social, lo que implica excelencia; pero para ser excelentes hay que crear conocimientos, y estos no se generan en el vacío sino a partir de datos contrastados desde  la fe complementada con la razón.

El autorIgnacio Valduérteles

Doctor en Administración de Empresas. Director del Instituto de Investigación Aplicada a la Pyme
Hermano Mayor (2017-2020) de la Hermandad de la Soledad de San Lorenzo, en Sevilla.
Ha publicado varios libros, monografías y artículos sobre las hermandades.

Colabora

¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula

Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica