Vaticano

El Papa viaja a Marsella para apoyar la inclusión de los migrantes

El Papa Francisco realizará un viaje apostólico a Marsella del 22 al 23 de septiembre de 2023 para concluir la tercera edición de los “Encuentros Mediterráneos”.

Federico Piana·18 de septiembre de 2023·Tiempo de lectura: 2 minutos

El Papa saluda a unos refugiados en Grecia, 2016 ©CNS photo/Paul Haring

Promover caminos “de paz, colaboración e integración en torno al mare nostrum, con especial atención al fenómeno migratorio”. Así definió ayer el Papa Francisco, tras el Ángelus, el principal objetivo de la iniciativa Rencontres Méditerranéennes, que se inauguró hace unos días en Marsella y que el Pontífice concluirá con un discurso el 23 de septiembre. Los “Encuentros del Mediterráneo“, en los que participan 120 jóvenes de todas las religiones, los obispos católicos de todos los países ribereños del Mediterráneo y exponentes de otras confesiones cristianas y credos religiosos, se articulan en un programa lleno de elementos para la reflexión: desde mesas redondas interreligiosas hasta momentos de oración; desde el festival de la juventud hasta visitas culturales y representaciones teatrales.

Viaje de la esperanza

A la ciudad francesa definida por el propio Pontífice como “una ciudad rica en pueblos, llamada a ser un puerto de esperanza”, Francisco llegará la víspera de la conclusión de las obras, el viernes 22 de septiembre. Tras ser recibido por el presidente de la República, Emmanuel Macron, el Papa, como primer gesto de fe, acudirá a la basílica de Notre Dame de la Garde para la oración mariana junto al clero diocesano. Será inmediatamente después, también por la tarde, cuando el Pontífice se reúna con los líderes de otras religiones para un momento de recogimiento ante el memorial dedicado a los marineros y migrantes perdidos en el mar.

Quizás será uno de los momentos centrales de todo el viaje que servirá para subrayar, como ha dicho repetidamente el Papa, “que el fenómeno de las migraciones representa un desafío que no es fácil, como vemos también en las crónicas de estos días, pero que hay que afrontar juntos, pues es esencial para el futuro de todos, que será próspero sólo si se construye sobre la fraternidad, poniendo en primer lugar la dignidad humana, las personas concretas, especialmente las más necesitadas”. Por ello, el discurso del Pontífice previsto para la conclusión de los “Encuentros Mediterráneos” puede considerarse ciertamente una “hoja de ruta” capaz de ayudar a comprender cómo la ayuda y la solidaridad son el único camino para afrontar un cambio de época radical que está afectando a todo el mundo.

Tras la estela de Bari y Florencia

Los Rencontres Méditerranéennes de Marsella no surgen de la nada. Son el fruto de dos encuentros similares anteriores: el primero se celebró en Bari en 2020, el segundo tuvo lugar en Florencia en 2022. Podría decirse, en esencia, que la reflexión sobre los retos de la cuenca mediterránea nunca se ha detenido. El diálogo entre obispos, administradores públicos, diferentes líderes religiosos y jóvenes de todos los credos y culturas se ha convertido en la fuerza motriz de lo que ahora se ha convertido en un modo de acción eficaz. Una acción por el bien común.

El autorFederico Piana

 Periodista. Trabaja en Radio Vaticana y colabora con L'Osservatore Romano.

Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica
Banner publicidad
Banner publicidad