Vaticano

“In viaggio”. Se estrena un documental sobre los viajes del Papa

Se ha presentado en el Vaticano un documental sobre los viajes del Papa Francisco. Para su producción han contado con muchas grabaciones personales del archivo vaticano.

Stefano Grossi Gondi·19 de octubre de 2022·Tiempo de lectura: 4 minutos
viaje Papa

Foto: el Papa Francisco en su viaje a Canadá. ©CNS/Paul Haring

El 4 de octubre, el director Gianfranco Rosi presentó una película dedicada a los viajes internacionales del Papa Francisco durante los primeros nueve años de su pontificado. La obra fue incluida fuera de concurso en el 79º Festival de Cine de la Bienal de Venecia y desde esta fecha está disponible en 190 salas de cine y más de 100 cines parroquiales. 

El autor es un documentalista, que ya ganó el León de Oro en Venecia en 2013 con “Sacro GRA” y el Oso de Oro en Berlín en 2016 con “Fuocoammare”, y en esta ocasión asumió un reto inédito al realizar una película basada, en su mayor parte, en imágenes del archivo vaticano relativas a las visitas apostólicas realizadas por el Papa. Por lo tanto, no fue disparado por él. 

Las intenciones del autor

El autor explicó que quería hacer una obra que siguiera al Papa en movimiento, acompañando al espectador en una peregrinación a los lugares de los dramas de nuestro tiempo, entre Lampedusa e Irak. Una película que quiere ser “un homenaje a los que intentan cambiar algo” y que, según espera Rosi, será “vista en el cine, en la oscuridad y en la gran pantalla”. 

A través de la mirada del Papa y de los temas que aborda en sus discursos, el interés era dibujar un mapa de la condición humana, ilustrado a través de las andanzas del Pontífice por el mundo. Hasta ahora ha realizado 37 viajes, desde Brasil a Cuba, desde Estados Unidos a África, hasta el Sudeste Asiático, visitando un total de 59 países. 

La gran cantidad de material disponible (800 horas de imágenes en total) se ha sintetizado en ochenta minutos. El director ha hecho una lectura personal del gran material que tiene entre manos, con la convicción de que en las imágenes está el retrato de un hombre que nos hace mirar más allá, y reflexionar sobre temas universales. En su elección de imágenes, añade imágenes inéditas que él mismo filmó cuando fue invitado a acompañar algunas de las misiones papales. 

Temas de vídeo

Los itinerarios de “In Viaggio” siguen el hilo rojo de los temas centrales de nuestro tiempo: la pobreza, la naturaleza, la migración, la condena de todas las guerras, la solidaridad. Poco a poco se va componiendo el relato de lo que es el mundo hoy. Rosi muestra al Papa en la línea de frontera, tendido en el acto de encuentro con esa humanidad cansada y doblegada por la vida. 

Comienza con el primer viaje apostólico a Lampedusa, el 8 de julio de 2013, tras una nueva tragedia en el mar, donde Francisco afirma a viva voz: “En este mundo de la globalización hemos caído en la globalización de la indiferencia. Nos hemos acostumbrado al sufrimiento del otro”; luego pasamos a describir la visita a los territorios martirizados de Irak el 7 de marzo de 2021, donde el Papa hace un llamamiento contra las guerras: “reafirmamos nuestra convicción de que la fraternidad es más fuerte que el fratricidio, que la esperanza es más fuerte que la muerte, que la paz es más fuerte que la guerra”.

Esquema de la película

En una especie de Vía Crucis, Francisco es testigo del sufrimiento del mundo y experimenta la dificultad de hacer algo más, al margen del consuelo de las palabras papales y de su presencia. El esquema de la película es extremadamente sencillo: se sigue al Papa, se observa lo que ve, se escucha lo que dice. Al observar al Pontífice mirando al mundo, Rosi establece un diálogo a distancia entre el flujo del archivo de viajes pastorales, las imágenes de su cine, la actualidad y la historia reciente. Crea un equilibrio entre el flujo del tiempo lineal y la memoria del cine.

Un documental que el propio director definió en una entrevista como “experimental”, explicando que quería hacer una obra que siguiera al Papa en movimiento, acompañando al espectador en una peregrinación a los lugares de los dramas de nuestro tiempo. Una película que quiere ser “un homenaje a los que intentan cambiar algo”.

La descripción del Papa

El Pontífice descrito en la película no se queda quieto en Roma, sino que se convierte él mismo en peregrino y nos lleva a los rincones del mundo afligidos por los dramas de nuestro tiempo. El director tenía especial interés en mostrar sus viajes fuera del Vaticano, como si a través de la mirada del Papa y de los temas que aborda en sus discursos fuera posible trazar un mapa de la condición humana. 

A menudo se utiliza un plano muy evocador: el de la cámara que filma al Papa desde atrás, en el papamóvil, mientras atraviesa las calles de diferentes ciudades y lugares. Una imagen que crea la idea del impacto del Papa con el mundo.

Otra cosa que destaca el director es la capacidad de este Papa para pedir perdón, incluso personalmente. En la película le vemos en Canadá, cuando pide perdón a los nativos en nombre de la Iglesia, pero también le vemos volver de Chile, pidiendo perdón personalmente. Eso -dice el director- es para mí un momento de gran impacto, porque reconocer los errores de uno es algo profundamente “divino”. 

Haber tenido la oportunidad de ver horas y horas de imágenes del Papa Francisco le dio al autor de la película la percepción de su capacidad de expresarse en varios niveles: con los periodistas, con la gente en la calle, con otras autoridades religiosas. “Es un Papa que se dirige tanto a los creyentes como a los no creyentes. Nunca podré olvidar”, subrayó, “su mirada en Filipinas tras la tragedia del tifón, cuando se encontró con los pobres”.

“Todo lo que dice Bergoglio para mí, como laico, es un mundo que me pertenece de todos modos, porque son discursos universales que deberían adoptar muchos políticos”.

El autorStefano Grossi Gondi

Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica
Banner publicidad
Banner publicidad