Sagrada Escritura

«El diálogo de amor entre el Padre y el Hijo», tercer domingo de Cuaresma

Comentario a las lecturas del III domingo de Cuaresma y breve homilía en vídeo del sacerdote Luis Herrera.

Andrea Mardegan / Luis Herrera·17 de marzo de 2022·Tiempo de lectura: 2 minutos
domingo cuaresma

Desde la zarza ardiente, Dios llama a Moisés para que hable a su pueblo en su nombre y lo conduzca desde la liberación de Egipto hacia la tierra hermosa y espaciosa donde fluye leche y miel. Dios se compadece de los sufrimientos de su pueblo y le revela su nombre, “Yo soy el que soy”, que puede significar: “Yo soy el que está presente, y siempre estaré a tu lado”. Respondemos con el Salmo 102: “Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus beneficios. Él perdona todas tus culpas y cura todas tus enfermedades; él rescata tu vida de la fosa, y te colma de gracia y de ternura”.

Pero Pablo recuerda a los Corintios que en el desierto el pueblo de Israel no agradó a Dios en varias ocasiones. Murmuraron contra Moisés y Aarón, y Dios les envió un azote y murieron a miles; y cuando protestaron contra Dios y Moisés por haberlos conducido al desierto, aburridos del maná, perecieron en gran número mordidos por serpientes. Pablo explica que “estas cosas sucedieron en figura para nosotros, para que no codiciemos el mal como lo codiciaron ellos”.

Esto nos ayuda a comprender las palabras de Jesús en respuesta a las trágicas noticias que le contaron sobre los galileos que murieron a manos de Pilato. Jesús explicita su pregunta oculta: ¿fue por sus pecados? Pero él niega que sea ésa la causa, y especifica que esto vale también para cualquier evento trágico, como la torre que se derrumbó matando a muchos, debido a causas naturales o a errores humanos. Están todas las posibilidades con las que nos enfrentamos cada día y que plantean la pregunta: pero ¿dónde estaba Dios? Y llevan a la respuesta fácil de que Dios no es bueno o se desinteresa por nosotros, que, tarde o temprano, lleva a negar su existencia. Jesús nos ayuda a dar el sentido verdadero a esos acontecimientos. Nos quita el falso pensamiento de que haya culpa en quien es golpeado por la pérdida de la vida u otros males, y nos explica que estas cosas miran a nuestra conversión, para volver a Dios como único Dios y al bien vivir que manifiesta su bondad. Nos recuerda que también nuestra vida es frágil y puede terminar en cualquier momento y, si no nos convertimos, no estaríamos preparados y correríamos el riesgo de la segunda muerte, la eterna. 

En la siguiente parábola, Jesús reinterpreta a la luz de la misericordia el episodio de la higuera sin fruto, narrado por Marcos y Mateo, que él había maldecido y secado instantáneamente. Aquí, en cambio, en la parábola, Jesús en el papel del viñador, pide al Padre que deje ese árbol un año más para que dé el fruto esperado. Jesús intercede siempre por nosotros ante el Padre. Y en este diálogo de amor entre el Padre y el Hijo se cumple la historia de la redención.

La Homilía en un minuto

El sacerdote Luis Herrera Campo ofrece su nanomilía, una pequeña reflexión de un minutos para estas lecturas.

El autorAndrea Mardegan / Luis Herrera

Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Más en Omnes
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica