Lecturas del domingo

“¡Abba, Padre querido!”. XVII domingo del tiempo ordinario

Comentario a las lecturas del domingo XVII del Tiempo Ordinario.

Andrea Mardegan·20 de julio de 2022·Tiempo de lectura: 2 minutos
domingo XVII

Es muy realista la escena que Lucas reconstruye del contexto en el que tiene lugar la entrega a sus discípulos de la oración de Jesús al Padre, que siempre ha definido a los cristianos.

Jesús se aparta para orar, como el lector del Evangelio de Lucas se ha acostumbrado a verlo: “Solía retirarse a despoblado y se entregaba a la oración” (5, 16); “En aquellos días, Jesús salió al monte a orar y pasó la noche orando a Dios” (6, 12); “una vez que Jesús estaba orando solo” (9, 18); “tomó a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a lo alto del monte para orar” (9, 28).

La persona que le pregunta sobre la oración es “uno de sus discípulos”, aunque su petición parece hacerse en nombre de todos: “Enséñanos a rezar”. La motivación dada corresponde a la costumbre de la época: cada grupo tenía su propia manera de rezar, los discípulos de Juan, los esenios, los fariseos.

Pero más fascinante debió de ser para los discípulos ver a Jesús rezando con una inusual familiaridad con Dios. Y deseaban poder recurrir a esa misma forma de rezar. Para descubrir su secreto. 

De hecho, en esa palabra, “Padre”, está contenido el secreto que los discípulos querían descubrir, y desde ese momento la Iglesia naciente comenzó a imitar a Jesús en su relación con el Padre. G. Ravasi escribe: “A diferencia de Mateo, que utiliza la forma más judaizante y menos original ‘Padre nuestro’, Lucas sólo tiene ‘Padre’, traducido del arameo original utilizado por Jesús, Abbà, ‘padre querido’, ‘papá’. Y en esto no sólo está la ipsissima vox Iesu, está el eco de una palabra histórica de Jesús, como ha mostrado el estudioso alemán J. Jeremias, sino también la voz valiente de la Iglesia que descubre a Dios muy cercano y ‘humano’ en una relación absolutamente nueva e inédita: ‘Estamos ante algo nuevo e inédito, que supera los límites del judaísmo. Aquí vemos quién era el Jesús histórico: el hombre que tenía el poder de dirigirse a Dios como Abbá, y que hizo partícipes del reino a los pecadores y a los publicanos, autorizándoles a repetir esta única palabra: ‘¡Abbá, Padre querido!’ (Jeremías)”.

La parábola que sigue inmediatamente ofrece un nuevo matiz del clima de la relación con el Padre, el de la amistad. Hay tres amigos. Uno llega de repente por la noche de un viaje, sin nada, para pedir hospitalidad al amigo, que tampoco tiene para darle de comer y se dirige a un tercer amigo para insistir en que le preste tres panes.

En pocas palabras Jesús relata toda la vivacidad de la relación fraterna que es también amistad en la Iglesia, y la relación filial que es también amistad con Dios, que es el único que puede ayudar en muchos asuntos en los que intercedemos por nuestros hermanos. El único que puede dar el Espíritu Santo. 

La Homilía en un minuto

El sacerdote Luis Herrera Campo ofrece su nanomilía, una pequeña reflexión de un minutos para estas lecturas.

Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica