Lecturas del domingo

«La parte buena que hace buena la vida». XVI domingo del tiempo ordinario

Comentario a las lecturas del domingo XVI del Tiempo Ordinario.

Andrea Mardegan·14 de julio de 2022·Tiempo de lectura: 2 minutos
lectura domingo

Jesús agradece la hospitalidad de Marta, que le acoge en su casa y que hace todo lo posible para que él, con sus discípulos, pueda descansar y recuperar fuerzas. Jesús conoce bien a Marta y a María. Las dos hermanas tienen una relación sencilla y directa con él, que nos gustaría imitar. Se nota que tienen un carácter diferente: Marta es operativa y extrovertida, María tranquila y reflexiva. 

En su trabajo, a Marta le ocurre algo que le puede pasar a cualquiera. Si nos presionan las urgencias, los plazos, el miedo a no estar a la altura de las circunstancias, el deseo de no desfigurar, el no saber poner en orden de prioridad dos peticiones simultáneas, podemos perder paciencia, y al mismo tiempo perder la perspectiva correcta de las cosas y el sentido por el que las hacemos.

Así que nos ponemos en el centro de la escena y empezamos a protestar, aunque sea solo interiormente, ante las personas de las que esperamos una ayuda que no llega. Todo lo arrastra la impaciencia: los hermanos, las hermanas, incluso Dios que nos ha puesto en esa situación y no responde a la oración como querríamos, según nuestro mandato.

Si, además nos pasa, como a Marta, que al echar una mirada a la persona que debería entendernos y ayudarnos descubrimos que está disfrutando de la vida, haciendo lo que a nosotros nos gustaría hacer pero no podemos, nos gana el victimismo, exacerbado por una envidia oculta. A Marta también le hubiera gustado sentarse a escuchar a Jesús, pero piensa que no puede: hay demasiadas cosas que hacer. 

Jesús repite su nombre dos veces: “Marta, Marta”, como hace, también en el Evangelio de Lucas, con Simón cuando le dice que rezó por él antes de anunciarle su negación, y con Jerusalén cuando revela a la ciudad querida que le hubiera gustado reunir a sus hijos como una gallina a sus polluelos. Es una forma de decirle con ternura que la quiere tal y como es.

Ama su carácter impetuoso, como ama el carácter manso de María.

Ama su trabajo de servicio, pero precisamente por eso desea para ella una felicidad mayor y más duradera, y entonces le da el remedio: tiene que hablar con él, como hace María, escucharle, no perderle de vista cuando trabaja para él, amarle como él desea ser amado.

Aprecia su comida, pero disfruta más de su serena compañía y de su amor liberado de su ego prepotente: tres veces ha hablado de sí en pocas palabras: “Mi hermana me ha dejado sola, dile que me ayude”.

La parte que eligió María puede traducirse mejor del griego como “la parte buena”, sin comparación. Es estar con Jesús, amándolo, antes del trabajo y durante el trabajo. Una parte que nunca se pierde y que es capaz de hacer buena cada acción, cada día, cada trabajo, cada servicio, cada apostolado, toda la vida.

La Homilía en un minuto

El sacerdote Luis Herrera Campo ofrece su nanomilía, una pequeña reflexión de un minutos para estas lecturas.

Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica