Evangelio

25 de abril. Domingo IV de Pascua

Andrea Mardegan·21 de abril de 2021·Tiempo de lectura: 2 minutos

En la fiesta de la Dedicación del Templo, Jesús se revela como puerta del redil de las ovejas y como buen pastor. Dice “Yo soy” la puerta de las ovejas, el buen pastor, haciendo eco a las palabras de Dios a Moisés, donde “Yo soy” es su nombre. Jesús es la puerta que permite a las ovejas salir de los límites del redil y pastar en libertad. Si la puerta está cerrada, entra el ladrón por otra parte y roba, mata y destruye. Para Jesús, el ladrón es quien ha venido antes de él y, veladamente, también quien guía a su pueblo ahora. Por dos veces dice: “Yo soy el buen pastor”. Es más, en griego: “el pastor bello”, donde la belleza no es tanto una connotación física, cuanto la belleza de todo su ser y su actuar, en contraste con el pastor feo, que es el mercenario al que no le importan las ovejas y si ve venir al lobo, huye. 

Jesús explica las tres acciones en que consiste su belleza, con las cuales el pastor bello “da” su vida. “Dar”, en griego tithēmi, que significa poner, meter, colocar. Intentamos dar distintos matices al único verbo. La primera belleza del pastor es que “expone” (al peligro) su propia vida cuando ve venir al lobo. Le interesan las ovejas y se juega la vida, la fama, el prestigio, el honor. El mercenario no conoce a las ovejas, las trata en grupo; el pastor bello, en cambio, dice: “Conozco las mías y las mías me conocen a mí”, y este conocimiento recíproco, que en la Biblia es el conocimiento del amor, es igual al que hay entre el Padre y el Hijo. Cuando Jesús repite: doy la vida por ellos, se puede entender: “dispongo” de mi vida, no guardo para mí, como un tesoro celoso, esta vida de amor con el Padre, sino que la participo a los míos, que entran en la comunión de amor que existe entre el Padre y yo. 

Jesús tiene otras ovejas que no son de este redil, que escucharán su voz y se convertirán en un solo rebaño (¡no es un solo redil!), un solo pastor. El original dice “un solo rebaño, un solo pastor”: entre rebaño y pastor no hay conjunción, porque rebaño y pastor tienen una misma vida. “Por eso el Padre me ama porque ‘deposito’ mi vida para las ovejas y la ‘recojo’ de nuevo”, como un vestido. Lo propio de Dios es dar la vida y darla en abundancia. 

Esto es lo que hace el pastor bello por nosotros, deposita su vida sobre el altar de la cruz y la retoma en el sepulcro nuevo. Los jefes daban al pueblo muchos preceptos y mandamientos para retenerlo en el redil, Jesús recibe sólo un mandamiento del Padre: dar la vida por las ovejas, para liberarlas del redil y llevarlas a pastos de vida eterna. Con el ejemplo del pastor bello, nos preguntamos si logramos vivir como él y en él, respecto al pequeño rebaño que él mismo, en la Iglesia, nos ha confiado. 

Colabora

¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Fondo La brújula La brújula
Newsletter

Todas las semanas, la actualidad católica con análisis y opinión

Recibe el resumen editorial todas las semanas