Evangelización

Justicia para el padre Dall’Oglio, tras su secuestro en Siria

Presentado en la Federación Nacional de la Prensa Italiana el libro de Francesca Peliti sobre el jesuita italiano el padre Paolo Dall’Oglio, secuestrado hace nueve años en Siria.

Antonino Piccione·2 de agosto de 2022·Tiempo de lectura: 4 minutos
Foto: el padre Paolo Dall´Oglio en 2008. ©CNS photo/John Feiste

«Paolo Dall’Oglio y la comunidad de Deir Mar Musa», el libro de Francesca Peliti (publicado por Effatà) fue presentado ayer en Roma en la Federazione Nazionale della Stampa Italiana (FNSI). Junto con el autor estuvieron presentes: Cenap Aydin, director del Instituto Tiberiano – Centro para el Diálogo; Immacolata Dall’Oglio, hermana del padre Paolo; Giuseppe Giulietti, presidente de la Fnsi; el padre Federico Lombardi, presidente de la Fundación Vaticana Joseph Ratzinger-Benedicto XVI; y Riccardo Cristiano, vaticanista.

Nueve años sin Paolo Dall’Oglio

Nueve años después de su muerte, «hemos seguido pensando en Paolo Dall’Oglio y esperando». Mientras tanto -se lee en el prefacio del padre Federico Lombardi- no podíamos dejar de preguntarnos innumerables veces por la suerte de la Comunidad de Deir Mar Musa fundada por él, que ha continuado su camino, mucho más allá de lo que muchos hubieran esperado. ¿Por qué y cómo? ¿Por qué y con qué perspectivas? Este libro nos cuenta y explica muchas cosas, dando acertadamente el espacio principal a los testimonios personales de todos los miembros de la Comunidad que han formado parte de ella hasta ahora, o de otros que han participado más profundamente en su trayectoria a lo largo de los años. Pablo está muy presente, como origen, guía e inspirador de esta extraordinaria aventura, y también con sus cartas. Pero hay algo más que él. Y precisamente por eso la Comunidad sigue ahí.

A lo largo de largos años, la visión teológica y espiritual del padre Paolo ha involucrado a un gran número de personas, marcándolas al cambiar el curso de sus vidas. Desde 1982, el monasterio de Mar Musa al-Habashi, o San Moisés el Abisinio, se ha convertido en un punto de referencia para el diálogo islámico-cristiano. Ha pasado por muchas transformaciones, sobreviviendo a la guerra, a la amenaza del Isis y al secuestro de su fundador en Raqqa el 29 de julio de 2013.
El libro cuenta su historia a través de las voces de los protagonistas. «Es un viaje que comenzó de la mano del padre Paolo, pero que no terminó con su desaparición. «Al contrario», señalan los organizadores de la presentación del libro, «en estos escritos la Comunidad renueva un voto de fe que trasciende los acontecimientos históricos para volver a poner en el centro el pensamiento de su fundador».

Tetimonios y cartas

Además de los testimonios de los monjes, monjas y laicos que de diversas maneras han formado parte de esta historia, algunas cartas que el padre Paolo envió a amigos durante los primeros años acompañan parte de ese recorrido. Son doce cartas en total, la primera de 1985, la última de 1995: es su relato de ese período. Francesca Peliti ha querido incluirlos entre los testimonios sin importar el tiempo, así que a través de las palabras del padre Paolo el pasado vuelve al presente.

«Desde el día en que Paolo Dall’Oglio, entonces un joven jesuita, descubrió, en una antigua guía de Siria, la existencia de Deir Mar Musa al-Habashi», explica Peliti, «ha habido muchas personas cuya existencia ha cambiado por su encuentro con ese lugar, ese proyecto, esa vocación. Mar Musa siempre ha tenido el poder de atraer incluso a quienes no tenían una visión clara de su fe. Siempre ha tenido el poder de evocar la llamada, la vocación fuerte y especial por los valores que encarna y de los que Paolo Dall’Oglio se ha convertido en portavoz».

Primeros seguidores de Paolo Dall’Oglio

En el relato de Jaques Mourad, el primer monje que junto con Dall’Oglio fundó la comunidad de Deir Mar Musa, surge la importancia de la dimensión vertical, de la relación con el Absoluto que motiva y da sentido a todo. «El hecho de vivir en la nada me atrajo», son sus palabras, «fue la realización de un sueño muy antiguo, porque para mí el desierto es el lugar donde puedo experimentar un encuentro libre con Dios».

Otros testimonios se centran más en la dimensión física del ser y hacer juntos, en el monasterio como lugar de paso y formación, etapa de un itinerario susceptible de los más diversos aterrizajes y direcciones. «Los relatos de algunos eventos vocacionales son impresionantes», señala el padre Lombardi, «no es Pablo, no es el encanto de un lugar. Es Dios. Pero el camino es muy exigente. Para la mayoría de los cristianos de Oriente, se puede convivir con los musulmanes, pero es difícil dialogar realmente con ellos, es difícil amarlos como Dios los ama en Jesucristo. Sin embargo, ésta es la verdadera gran novedad que Paolo vino a sembrar en la tierra de Siria».

La comunidad hoy

En la actualidad, la Comunidad de Deir Mar Musa cuenta con 8 miembros, 1 novicia y 2 postulantes, además de los laicos que colaboran en los monasterios de Deir Maryam al-Adhra en Sulaymanya, en el Kurdistán iraquí, y del Santissimo Salvatore en Cori, Italia.

En cuanto al secuestro del padre Dall’Oglio, los hermanos Francesca y Giovanni pidieron recientemente la creación de una comisión de investigación parlamentaria para investigar lo ocurrido hace nueve años. Desde entonces, no se han tenido noticias: una «petición de aclaraciones e investigaciones oficiales que ya es ineludible», a través de un instrumento parlamentario que, también por su relevancia política, «podría permitirnos llegar a la verdad».

Un asunto sobre el que ha caído el silencio demasiado pronto, también debido a la creencia generalizada de que Dall’Oglio fue asesinado por sus secuestradores. Sin embargo, todavía hay muchos puntos poco claros, empezando por el hecho de que nadie ha reivindicado aún la autoría de la acción. Y de nuevo: el motivo del secuestro, la identidad de los autores -¿los hombres del autodenominado Estado Islámico? -, y, en la hipótesis del asesinato, el no encontrar el cuerpo.

Una comisión parlamentaria

Pocos días después de la solicitud de creación de la comisión parlamentaria, el Presidente de la República, Sergio Mattarella, firmó el decreto de disolución del Senado de la República y de la Cámara de Diputados. La esperanza es que ya durante la campaña electoral, que promete ser más polarizada y divisiva que nunca, todas las fuerzas políticas y sus respectivos líderes encuentren al menos un punto de acuerdo y se comprometan para que el nuevo Parlamento adopte como una de sus primeras medidas precisamente la de crear la comisión sobre la dramática historia de una persona verdaderamente «grande», porque grande fue su vida, su palabra, su estilo, en el signo de la paz y el diálogo en las diferencias.

Oriente Medio, antaño tierra cristiana, está ahora habitada por una multitud musulmana en la que las comunidades cristianas están a punto de desaparecer. Pero el sueño de una comunidad monástica en la que católicos, ortodoxos y musulmanes puedan convivir en armonía no desaparece. En la claridad de la fe y fortalecidos por el valor visionario de todos los seguidores del Padre Dall’Oglio.          

El autorAntonino Piccione
Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica