Evangelización

El padre Salvo y el legado de la vieja catedral de san Patricio

El padre Salvo habla en esta segunda parte de la entrevista con Omnes sobre la vieja catedral de san Patricio y su legado.

Jennifer Elizabeth Terranova·26 de noviembre de 2023·Tiempo de lectura: 3 minutos
Father Salvo

El padre Enrique Salvo en su oficina

El padre Salvo no sólo es el rector de la catedral de san Patricio, sino que también dirige la basílica de la antigua catedral de san Patricio (a veces denominada “Saint Patrick’s Old Cathedral”), situada en Nolita, un barrio con el que está muy familiarizado. Cuando se trasladó por primera vez a Nueva York, vivía enfrente de la basílica de san Patricio, y fue su primera parroquia.

Dirigir la catedral de san Patricio puede ser todo un reto, pero el padre Salvo se ha comprometido a estar presente física y emocionalmente en ambos lugares y reconoce la ayuda que recibe. Dice que puede atender las dos iglesias “porque hay gente estupenda en ambos lugares que lo hacen posible; eso es lo fundamental cuando se trata de sus aspectos prácticos.”

Un legado revivido

La basílica, situada en Mott Street, en la esquina de Prince Street, fue conocida en su día como “la nueva iglesia de la ciudad”. Fue la segunda catedral católica romana de Estados Unidos (la de Baltimore fue la primera) y el primer templo dedicado al patrón de Irlanda, san Patricio.

La basílica de la catedral vieja de san Patricio tiene un legado del que el padre Salvo se enorgullece y reconoce su importancia y significado. “Es hermoso recordar que existe un legado…” y es “una gran oportunidad para, una vez más, intentar recoger ese legado, que nunca debió romperse en primer lugar”.

La catedral vieja pasó a tener el estatus de parroquia cuando la nueva catedral de san Patricio abrió sus puertas en 1879; sin embargo, “seguía siendo respetada como la catedral original; todavía lo es y siempre lo será; y tiene el estatus de basílica”, y es bueno que la gente sea más consciente de ello, dice el padre Salvo.

Una catedral y su sede

Las dos iglesias son muy diferentes “en cuanto a tamaño” y están situadas en el lado opuesto de Manhattan. Sin embargo, el padre Salvo aprecia las “similitudes” entre las dos iglesias y su historia compartida. Habló del arzobispo John J. Hughes (1797-1864), de quien dice que “fue el visionario de la catedral de San Patricio tal y como la conocemos”. Pero el hombre que puso la primera piedra de la nueva catedral del norte de la ciudad no vería la majestuosa catedral abrir sus puertas el primer día porque murió antes de la memorable fecha. “Se tardó en construir debido a la Guerra Civil”, recuerda el padre Salvo.

El rector también reconoce la bendición de formar parte de ambas iglesias: “Poder tener ese legado es un gran privilegio, y es algo hermoso, y me emociona”. También define lo que es una catedral: “Una catedral es el lugar donde está la sede del arzobispo de la diócesis; aquí está la sede del cardenal Dolan, así que esto es la catedral, pero la historia de ambas está unida”.

¡Es algo hermoso!

Las dos iglesias están inextricablemente unidas y tienen puntos en común; la forma en que se gestiona diariamente la catedral vieja de san Patricio “es más parecida a una parroquia normal en lo que se refiere al número de feligreses y a las obligaciones con la gente…”. Pero como “es un lugar tan especial” y está “en una ubicación tan privilegiada en la ciudad de Nueva York, también es otro lugar donde hay un montón de grandes eventos que tienen lugar casi semanalmente”, dice el padre Salvo.

También se muestra orgulloso y feliz de hablar a Omnes de la “vibrante comunidad de jóvenes adultos” de “Old Saint Patrick” y presume de su Misa dominical de las 19.00 horas. Dice que todos los domingos a esa hora, “la iglesia está llena de jóvenes adultos; jóvenes adultos con mucho talento, inteligentes y fieles que no necesitan estar allí, y muchos de sus compañeros no están allí por desgracia, pero ellos están, y están fielmente allí, y es algo tan hermoso de presenciar”. Continúa diciendo que “no se trata sólo de que expresen su fe, sino también de poder servirles, y no sólo de ayudarles a crecer en la fe, sino también de proporcionarles una plataforma para que conozcan a otros jóvenes adultos que también se preocupan por su fe”.

Este artículo es la segunda parte de mi entrevista con el padre Enrique Salvo. Pronto publicaremos la tercera parte.

Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica
Banner publicidad
Banner publicidad