Vocaciones

Imanol Atxalandabaso: “El Señor me metió un gol en el último minuto”

Un largo proceso interior llevó a Imanol Atxalandabaso, con 46 años y una vida ligada al fútbol profesional a colgar la camiseta y el silbato y entrar en el seminario de Bilbao.

Maria José Atienza·26 de julio de 2021·Tiempo de lectura: 6 minutos
Imanol atxa
Foto: Ordenación de Imanol. ©Diócesis de Bilbao

Aunque la vocación “siempre estuvo ahí”, la vida de Imanol Atxalandabaso no siempre fue igual en su cercanía con la Iglesia, este partido tuvo prórroga y llegó hasta ya pasados los cuarenta años. Pero la inquietud continuaba e Imanol decidió entrar en el seminario para no morir sin tener la certeza de que aquello era a lo que Dios le llamaba. Y Dios ganó la jugada, o mejor, ganaron ambos, porque no sólo le metió el gol anhelado sino que le fichó “sine die”. Ordenado sacerdote en 2021, ha conversado con Omnes sobre esta llamada, la reacción de su familia y compañeros y el partido que juega ahora en el “mejor equipo”.

¿Cuál es el proceso por el que una persona con la vida “más que hecha” decide dar un giro y entrar con 46 años en el seminario? ¿cuál era su vida anteriormente?

-Efectivamente, es un proceso. No es un giro de un día para otro. Digamos que hay una serie de cuestiones en mi vida sobre las que no tenía la más mínima posibilidad de control y que favorecieron: primero, un recuperar la vida sacramental explícita y segundo, a partir de esa profundización plantearme la vocación como opción de vida.

Pedí ayuda y consejo a personas de mi entorno y finalmente me derivaron al rector del Seminario diocesano, quien me acompañó durante más de un año en el proceso de discernimiento hasta que decidí debía dar el paso y comprobar si lo que sentía era o no de Dios. Entendí que la única manera de saberlo era con el ingreso en el Seminario y que con el tiempo las cosas se irían aclarando.

Comprendí entonces que el Seminario además de ser un espacio de formación y oración es un espacio de discernimiento. Con las lógicas cautelas y miedos, pues quedaba en juego una vida hecha y encauzada y que podía convertirse indistintamente tanto en el acierto como en el error de mi vida.

Recuerdo que le dije al rector: “no me puedo morir sin saberlo” y nos pusimos manos a la obra sabiendo que iba a ser un proceso en el que iba a tener altibajos, como en cualquier otro; pero sabiendo que en el mismo no estaba sólo. Tenía al mejor Míster y a un gran equipo a mi disposición.

Subrayo lo de proceso y creo que no tiene ningún interés cómo era mi vida con anterioridad. Decir simplemente, que estuve trabajando en algo que me gusta, porque me sigue gustando, me sentía un privilegiado al trabajar en algo que me gustaba y encima me pagaban. En una labor que tiene igualmente una dimensión de servicio.

La vocación ¿estaba latente desde antes o simplemente no lo había pensado como una posibilidad… en términos futbolísticos: ¿Le metió Dios un gol de brasileña o lo veía venir, como un penalti?

-La vocación siempre ha estado latente, con independencia de cuál haya sido mi grado de adhesión al Señor en cada momento o, dicho de otro modo, mi distancia con la Iglesia y con Dios.

Como se ha dicho ya, fue un proceso, por lo que no podemos hablar de un gol del Señor con filigranas, sino más bien de un partido largo, disputado, trabado, con terreno de juego embarrado, en condiciones climatológicas adversas, igualado, muy táctico y con gol del Señor en el último minuto.

Y es que hasta que no pita el árbitro el final sigue el partido.

Ha sido un partido largo, disputado, trabado, con terreno de juego embarrado, en condiciones climatológicas adversas, igualado, muy táctico y con gol del Señor en el último minuto.

Imanol Atxalandabaso

¿Cómo cambia la vida de oración y de entrega a los demás, las perspectivas una vez que decide ser sacerdote?

-La vida de oración, por supuesto. La entrega a los demás en mayor o menor medida siempre la he vivido allá donde he estado y en donde estoy. Puede darse de múltiples maneras, la diferencia radica en que como sacerdote la vida de oración y servicio se convierten en opción de vida.

Es el dar cumplimiento al doble mandato del amor, amar a Dios por encina de todas las cosas y amar al prójimo como a uno mismo.

¿Cómo reaccionaron los amigos, la familia, en el trabajo? ¿Piensa que hubieran reaccionado igual hace 20 o 30 años?

-La reacción de la familia fue de lo más normal, con independencia del grado de acercamiento a la Iglesia en la actualidad, todos hemos recibido una educación cristiana y en nuestro interior están presentes los valores cristianos; por lo que la reacción fue de aceptación y en muchos casos de explícita alegría.

Entre los amigos la cuestión ha sido ante todo de respeto, desde la alegría e incluso no faltó quien me dijo que por una parte le extrañaba, pero por otra no. Pero la reacción que más me llamó la atención fue la de algunos de mis amigos, abiertamente alejados de la Iglesia, quienes me dijeron que se alegraban mucho por mí y que siguiera adelante, que todo iría bien y no escondieron un cierto punto de alegría y satisfacción.

Estaba trabajando en la Federación Vizcaína de Fútbol y llevaba quince años allí; concretamente, formaba parte del equipo directivo del colegio de árbitros y llevaba además la oficina. Tomada la decisión de ingresar en el Seminario le llamé al Presidente de la Federación y le pedí con tiempo suficiente que me buscara una persona de relevo porque iba a dejar la entidad. La reacción del Presidente fue de aceptación y me dijo que estuviera tranquilo que íbamos a preparar los papeles para una excedencia y que mientras él fuera Presidente siempre tendría un puesto de trabajo en la Federación. Se lo agradecí, pero no le dije adónde iba.

En el trabajo, por otra parte, algunas de las personas más cercanas con la que trabajé son personas de fe y colaboradoras en diversas funciones. Puedo contar la anécdota de que en mi ordenador del trabajo se llevaban mediante un programa contable las cuentas de una parroquia, pues el ecónomo era un directivo y voluntario de la Federación.

El curso en el Seminario comienza a primeros de septiembre y a finales del mes de julio de ese año un destacado dirigente del fútbol de Bizkaia me dijo que me invitaba a comer que quería estar conmigo. Por supuesto acepté, pues además era una de esas personas que encuentras en el camino y con las que es muy fácil entablar amistad. Me preguntó qué era lo que tenía pensado y lo puse en común porque estaba preocupado. Creyó que dejaba la Federación porque estaba descontento o algo así y se sentía culpable. Le tranquilicé y me dio las gracias. Me dijo que estaba enfermo y que la enfermedad avanzaba día a día. Murió en diciembre de ese mismo año.

La reacción hace 20 o 30 años creo que hubiera sido la misma, de alegría y aceptación, por una parte; aunque la secularización no estuviera tan presente. Si bien, creo que entre mis amigos juega a favor el paso de la edad; ahora todos más maduros y perfectamente asentados en sus vidas y con una más enriquecida perspectiva vital.

“Volver a las aulas” aunque sea de un seminario, con formadores más jóvenes incluso que uno mismo, no debe ser fácil ¿No?

-Efectivamente, la vuelta a las aulas se me hizo difícil; pero no por la vuelta en sí. Sino porque el sistema universitario había sufrido una reforma de tal magnitud que no tenía nada que ver con el anterior. El sistema Bolonia basado en trabajos y en una evaluación continua no permite conciliar la vida laboral a la vez que estudiar. A lo que hay que añadir la evolución tecnológica, la implantación de sistemas de intranet, etc… Pero el sistema actual universitario tiene una ventaja y es que no te juegas el curso en las dos horas que dura un examen final.

Además, la diferencia de edad con los seminaristas ha sido dispar, pues en la actualidad la media de edad parece ser que es mayor. Hay seminaristas de 18 años, pero también de 30 en adelante. Debo dar gracias a Dios que la comunión ha reinado siempre en nuestro Seminario y cuando ha habido un problema lo he hablado de frente para evitar que se enquiste y este método ha funcionado siempre bien.

Curiosamente, la edad de los formadores era más parecida a la mía que a la del resto de seminaristas y ello indudablemente me ha dado la posibilidad de conectar bien con ellos y tener una relación personal estrecha por afinidad generacional.

Aunque la verdadera dificultad estuvo en adaptarme al ritmo de vida del Seminario; es un ritmo muy exigente para poder cumplir con su función de ser casa de formación, de oración y discernimiento.

¿Cómo es su vida ahora? ¿qué le hace más feliz?  

-Ahora mismo he terminado las últimas cuestiones de orden académico: el Curso Pastoral en el Instituto Diocesano de Teología y Pastoral y un postgtrado en materia de salud en la Universidad de Deusto. Un curso exigente con muchas horas de clase presencial y por supuesto de trabajo individual. Me hubiera gustado estar más horas dedicado a la pastoral, pero no me ha resultado posible por el COVID y por la actividad académica. Ahora con el cambio de curso da inicio esta nueva vida o si se prefiere he ido entrando de manera gradual y la plena incorporación será con el cambio de curso, si bien la gracia sacramental está ahí siempre presente.

Lo que me hace feliz es estar con la gente.

Imanol Atxalandabaso

Tengo que agradecer explícitamente a las personas con la que he hecho equipo en la actividad pastoral, pues han sido siempre respetuosas y consideradas sabedoras de las responsabilidades que tenía asignadas en el orden académico y por las facilidades para que se produzca mi gradual incorporación en la actividad ministerial.

Lo que me hace feliz es estar con la gente. Un ejemplo, hace unos días venía de estar todo el día en el hospital, estaba cansado y había sido un día de calor; al salir del aparcamiento me senté en un banco a la sombra dejando la bolsa con todos los arreos en un lado. No pasaron cinco minutos y dos señoras de edad se acercaron y me saludaron. Estuvimos hablando un buen rato, pero se me pasó enseguida. Caí en la cuenta de que eran dos mujeres que viven solas y que necesitaban hablar. Pues nada, a servir. Allí estuve con ellas y feliz por verlas felices.

Leer más
Colabora

¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula

Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica