Evangelización

Sor Roberta Tremarelli: “Las misiones nos sacan del individualismo para vivir plenamente nuestra condición de bautizados”

Sor Roberta Tremarelli, AMSS, Secretaria General de la infancia Misionera en Roma afirma que «el mundo misionero de hoy muestra la universalidad de la Iglesia, la apertura y la acogida, la circularidad de la solidaridad en la oración y la caridad».

Giovanni Tridente·22 de julio de 2022·Tiempo de lectura: 6 minutos
roberta tremarelli misiones
Foto: Sor Roberta Tremarelli ©OMP España

En esta entrevista concedida a Omnes, Sor Roberta Tremarelli, AMSS, Secretaria General de la Obra de la Santa Infancia de Roma, cuenta el pasado y el presente de una organización cuyas misiones se centran en los niños, una advertencia para todo bautizado

Hermana Roberta, en el gran conjunto de obras misioneras de la Iglesia hay una que quizás no es muy conocida pero que tiene unas raíces muy interesantes que se remontan a la evangelización de China ya a mediados del siglo XIX, la Obra de la Santa Infancia. ¿Cómo surgió este gran proyecto de evangelización?

­– La época propicia para la fundación de la Obra de la Santa Infancia fue la del Papa Gregorio XVI, antiguo Prefecto de la Congregación de Propaganda Fide, durante cuyo papado nacieron muchas congregaciones sacerdotales y congregaciones misioneras femeninas ad gentes, así como numerosas asociaciones laicas, entre ellas la Obra de Propagación de la Fe de Pauline Jaricot.

La Obra de la Santa Infancia nació en Francia, el 19 de mayo de 1843, después de un largo período de reflexión durante el cual el fundador, Charles de Forbin-Janson se preocupó y se interesó por la salvación de los niños chinos destinados, por la pobreza y la ignorancia, a morir sin ser bautizados.

El deseo del fundador era ir como misionero a China, pero nunca tuvo la oportunidad. Y así siguió alimentando su pasión misionera a través de los testimonios y las cartas que le llegaban de los misioneros franceses que habían partido a China.

¿Qué noticias llegaban?

– Gracias a ellos conoció las condiciones de los niños pertenecientes a familias pobres o con dificultades. Los bebés, nada más nacer, eran eliminados, sobre todo si eran niñas y si tenían algún defecto. Los misioneros pidieron ayuda para salvarlos, para acogerlos en las misiones donde fueron bautizados y educados cristianamente. El obispo se tomó en serio el problema y comenzó a sensibilizar a la población.

Podemos imaginar que no fue algo fácil de hacer…

– Desde el principio, Forbin-Janson tuvo muchas dificultades para que se aceptara la idea de crear una nueva Obra Misionera, porque había numerosas fundaciones de Institutos Misioneros en marcha en Francia, y la de Forbin-Janson podía parecer una competencia.

Los propios miembros de la Obra de la Propagación de la Fe se opusieron seriamente a la propuesta del obispo. Pero la novedad de que la institución se dirigiera directamente a los niños para los niños superó toda perplejidad. Como China parecía estar muy lejos para los adultos, el obispo llamó la atención de los niños sobre la situación de los niños chinos y les pidió su voluntad de ayudar a la Iglesia a salvar a los pequeños que mueren sin recibir el bautismo con dos simples compromisos: un Ave María al día y un céntimo al mes. Los chicos se pusieron de acuerdo y, a través de la oración, el sacrificio y los gestos de solidaridad, iniciaron una carrera de hermandad universal que continúa hasta hoy para salvar a los niños de todos los continentes.

¿Con qué objetivos nació esta Obra?

– Los objetivos de la Obra fueron inmediatamente claros tanto para el Fundador como para sus colaboradores: rescatar a una multitud de niños de la muerte y abrir el cielo al mayor número posible de niños a través del Bautismo; hacer de estos niños un instrumento de salvación como maestros, catequistas, médicos, sacerdotes, misioneros. La labor misionera de los niños no era un camino de ida; las oraciones, los sacrificios y la voluntad de los niños europeos eran correspondidos por las oraciones, los sacrificios, la alegría y, a veces, el testimonio de martirio de los niños chinos.

¿Y cuál es el elemento característico?

– El elemento característico es la participación activa de los niños y jóvenes en la labor evangelizadora de la Iglesia. El Fundador otorga a los niños el papel de protagonistas misioneros en la historia de la salvación.

Por primera vez, los pequeños actuaron en la Iglesia como actores pastorales y pronto pasaron a formar parte de la corriente de solidaridad universal: se puso en marcha una verdadera cooperación espiritual y material entre las Iglesias, realizada por los niños, para la santificación y la salvación.

¿Cómo se difunde en el mundo actual?

– Hoy la Obra de la Santa Infancia o Infancia Misionera está extendida en más de 120 países del mundo y el lema inicial «los niños ayudan a los niños» se ha enriquecido «los niños evangelizan a los niños, los niños rezan por los niños, los niños ayudan a los niños en todo el mundo».

Fiel al carisma inicial y al deseo del fundador, sigue proponiéndose ayudar a los niños a desarrollar un espíritu y un protagonismo misioneros, les anima a compartir su fe y sus medios materiales, y promueve, anima y apoya las vocaciones misioneras ad gentes. Es un instrumento de crecimiento en la fe, también en una perspectiva vocacional. Se organiza de forma diferente según el contexto local. Oración, ofrenda y sacrificio son las tres palabras clave de toda Obra Misional Pontificia y también de la Santa Infancia, a las que se añade el testimonio, esencial para la fe cristiana.

El 3 de mayo de 1922 el Papa Pío XI, consciente de la gran aportación que la Obra había hecho a las misiones en unos ochenta años, la hizo suya, reconociéndola como Pontificia. El 4 de diciembre de 1950, el Papa Pío XII instituyó el Día Mundial de la Infancia, declarando el día de la Epifanía como fecha de celebración, pero dando a cada nación la libertad de adaptar la fecha a las necesidades locales.

Usted es su Secretario General en 2017. ¿Cómo ha cambiado el mundo de las misiones en general y la atención a los niños en particular en estos últimos años caracterizados por no pocas «emergencias»?

– Creo que hoy en día se intenta promover cada vez más la conciencia y la responsabilidad misionera desde una edad temprana.

Todavía hay quien, al hablar de misión y de misioneros, piensa en el sacerdote de larga barba que deja su país y se va lejos para anunciar el Evangelio y ayudar a otros pueblos y no vuelve jamás.

Todavía hay muchos misioneros ad gentes, como he informado, pero también hay muchas realidades misioneras comprometidas con el anuncio y la cooperación misionera en su contexto local, para animar a los cristianos a vivir según la naturaleza misionera que brota del Bautismo.

Entre otras cosas, ya no hay países que reciben y otros que dan, no sólo ayuda económica sino una presencia humana prioritaria. El mundo misionero de hoy, si lo miramos bien, nos muestra la universalidad de la Iglesia, la apertura y la acogida, la circularidad de la solidaridad en la oración y la caridad. Elementos que aún no hemos interiorizado realmente para vivirlos en plenitud y profundidad.

Además, hay muchos sacerdotes y laicos fidei donum en misión, no sólo de los países de Europa, sino de todos los continentes; diócesis que organizan experiencias misioneras en el extranjero para los jóvenes.

Cada propuesta debe contribuir a abrir nuestros corazones, mentes y ojos, ayudándonos a salir de nuestro limitado recinto. Esperemos que así sea.

El 22 de mayo, Pauline Jaricot, fundadora de la Obra de la Propagación de la Fe, fue beatificada en Lyon. Una fiel laica que puso toda su existencia al servicio de las misiones. ¿Qué enseñanzas transmite el nuevo beato a los laicos de hoy?

Pauline Jaricot fue una mujer apasionada por Jesús y las misiones, atenta a las necesidades de los demás, a la realidad social del mundo que la rodeaba, y disponible al Espíritu Santo a través de la oración fiel y perseverante. Vivía con los pies en la tierra y el corazón vuelto hacia Dios. Muchos la describen como una mística en acción. Ella deseaba amar a Dios y hacerlo amar por todos los hombres y mujeres. Alimentó su pasión y su compromiso misionero en la Eucaristía y con el sacrificio.

Su vida es una invitación para todos los laicos y laicas a cultivar una relación con el Señor para servir a la Iglesia y en la Iglesia. Su creatividad en el apoyo a las misiones nos impulsa a aprovechar las herramientas que tenemos, pero también a ir más allá proponiendo los altos valores del Evangelio sin miedo a quedarnos solos. Pauline murió pobre y sola, pero en su corazón tenía la alegría que sólo Dios puede dar.

Este año también se celebra el 400 aniversario de la Congregación De Propaganda Fide, ahora Dicasterio para la Evangelización. ¿Cómo podemos hacer que la «pasión» y el compromiso por la evangelización sean cautivadores en un mundo como el nuestro, individualizado y algo «aburrido»?

– Yo diría que la respuesta ya está en la pregunta: la pasión y el compromiso misionero ayudan a salir del individualismo y del egoísmo, a descubrir que pertenecemos a un mundo.

Así que invito a todos los entusiastas de las misiones a reintroducir, con fervor, la animación misionera y la información misionera, bien hecha y con respeto a la dignidad. La pasión se anima con estas dos, apoyadas por el testimonio de vida de quienes las realizan, utilizando un lenguaje inclusivo y acogedor.

A cada uno de nosotros, mujeres consagradas, sacerdotes, laicos, nos corresponde salir, como dice el Papa Francisco, no tanto para darnos a conocer y promover nuestras limitadas iniciativas, sino para anunciar la salvación de Cristo.

¿En qué proyectos participa actualmente como Obra de Infancia Misionera?

– Los proyectos apoyados por el Fondo Universal de Solidaridad (la gran hucha alimentada por los niños y jóvenes misioneros de todo el mundo) de la Obra de la Santa Infancia son varios y a favor de las iglesias particulares de África, Asia, Oceanía y algunas de América Latina, los llamados «territorios de misión». El año pasado se aprobaron más de 15 millones de dólares en subvenciones para niños y jóvenes de hasta 14 años, repartidos entre las siguientes categorías de proyectos:

– Pastoral ordinaria, 16%.

– Formación y animación misionera, 16%.

– Educación escolar, 45%.

– Protección de la vida, 23%.

¿Le apetece hacer un llamamiento a nuestros lectores?

–¡Claro que sí! Más que un llamamiento, una invitación a visitar la web de las Obras Misionales Pontificias, Secretariados Internacionales, www.ppoomm.va para descubrir y profundizar en la realidad de las OMP que todo cristiano debe conocer y promover, para alimentar también su espiritualidad misionera.

Además, para que quienes trabajan con niños y jóvenes compartan el carisma de la Obra de la Santa Infancia y las diversas propuestas, a nivel nacional e internacional, para hacerlos partícipes de esta red mundial de oración y caridad al servicio del Papa.

Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica