Familia

Mujeres y jóvenes, “emocionalmente vulnerables” en las redes sociales

Las mujeres y los más jóvenes, en especial de 18 a 21 años, son los colectivos que se sienten emocionalmente más vulnerables en las redes sociales, según un informe de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, presentado por The Family Watch, “think tank” internacional de estudios sobre la familia.

Francisco Otamendi·13 de julio de 2022·Tiempo de lectura: 4 minutos
redes sociales

Las mujeres se sienten más vulnerables en las redes sociales que los varones, según una Investigación realizada con 1.500 jóvenes de 18 a 30 años, llevada a cabo en marzo de este año por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, plasmada en el informe “Jóvenes y vulnerabilidad en Entornos Digitales”, en el que ha participado también un equipo de investigación de la fundación The Family Watch.

El objeto del estudio, presentado hoy, ha sido conocer las percepciones, emociones y actitudes entre los jóvenes entre 18 y 30 años, ante aquellos comportamientos/contenidos/interacciones llevados a cabo en Internet, que les hacen sentir más vulnerables, en función de factores como el uso, es decir, el tiempo de exposición; la actividad realizada; y las emociones. El  50 % de los jóvenes es consciente del tiempo diario que dedica a las redes sociales, alrededor de 4 horas al día, o más.

Hasta ahora no ha habido estudios sobre la vulnerabilidad o impacto emocional de las redes en jóvenes, han señalado Sonia Carcelén y María Galmes, profesoras de las facultades de Comunicación y Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense autoras de la investigación junto a Mónica Díaz de Bustamante y María José Narros.

“Un gran número de jóvenes han tenido sensaciones negativas cuando navegan por internet”, señala el informe. La inseguridad (43,9 %), la falta de respeto (44,7 %), y la presión social (44,5 %) son las tres emociones que los jóvenes han sentido con mayor frecuencia en internet, “a menudo o algunas veces”.

Según el estudio, las mujeres sienten más a menudo en las redes sociales “ansiedad, inseguridad, sentirse vacías, presión social, pérdida de control y vergüenza ante extraños”, etcétera. Y las/los más jóvenes, entre 18 y 21 años, encabezan el ranking de vulnerabilidad al sentir “ansiedad, falta de respeto, inseguridad, sentirse vacío, y con vergüenza”.

“Pagas con tus datos, tu vida privada”

Las mujeres son más conscientes que los hombres del riesgo de actividades con mayor vulnerabilidad, en especial ante extraños, subrayan las investigadoras, al pensar que “han dejado toda la información en un ente llamado internet”. “Internet es gratuito, no pagas dinero, pero pagas regalando tu vida, tus datos, tu vida privada”, añadieron.

También ellas perciben un mayor peligro en aquellas actividades desarrolladas en el entorno online, en las que se puede poner en riesgo la parte más personal y privada del individuo (‘ciberbulling’, fácil acceso a contenido para adultos y contacto con extraños).

El 89 por ciento de las mujeres y el 87 por ciento de los hombres reconoce que utiliza las redes sociales todos los días, y al 55 por ciento de ellas les frustra que las empresas puedan utilizar sus conversaciones personales con objetivos comerciales.

El informe señala algunos datos más. La mayoría de los chicos juegan en eGames y con videojuegos “todos o casi todos los días en internet”, y “un tercio de los jóvenes (32,3 %) declara jugar a juegos de azar (Lotería, ONCE), o Apuestas online con relativa frecuencia (todos los días o casi todos los días en internet)”.

Propuestas para la protección

En cuanto a la protección, en especial en relación a las mujeres, las autoras del informe apelaron al “autocontrol”. “La primera medida es sentirse fuerte, estar fuerte con una misma, la autoestima”, y resaltaron la necesidad del respeto en las redes y, en su caso, la denuncia. También se refirieron, en todos los casos, a las herramientas tecnológicas como una medida de autocontrol.

Casi un 50 % de los jóvenes piensa que el anonimato de las redes sociales da derecho a que cualquier persona pueda hacer cualquier comentario dañino sin miedo a las posibles consecuencias.

Además, cuando esos comentarios son críticas directas hacia la persona por el contenido personal que publica en una red social (sobre todo en Instagram), son los más jóvenes los que se sienten más vulnerables.

Existe también un gran consenso entre los jóvenes, según el estudio, al señalar que las instituciones públicas deberían poner en marcha planes de prevención y educación dirigidos a públicos más vulnerables (ej. menores) para concienciar de los riesgos de un uso indebido de Internet.

Por último, un 43 % de los jóvenes considera que es importante compartir con otras personas sus experiencias negativas vividas en el entorno online, para que puedan protegerse mejor ante determinadas situaciones de vulnerabilidad.

Para María José Olesti, directora general de The Family Watch, “el papel de la familia una vez más es esencial para dotar de herramientas a los jóvenes que les ayuden a defenderse adecuadamente cuando acceden a las redes.

Una buena comunicación en la familia, una vez más, es fundamental para poder detectar posibles problemáticas y, por lo tanto, establecer medidas que palien las consecuencias de un uso indebido de Internet”.

El autorFrancisco Otamendi
Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica