Ecología integral

“Se necesita un cambio de sistema donde las personas sean el centro”

Las entidades de inspiración católica que promueven la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) celebran la solemnidad de san José obrero, patrono de los trabajadores recordando las consecuencias que la pandemia ha tenido en los trabajadores más vulnerables.

Maria José Atienza·28 de abril de 2021·Tiempo de lectura: 2 minutos
trabajo decente primero de mayo

Las entidades que conforman la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente han hecho público un manifiesto con motivo de la próxima celebración, el 1 de mayo, del Día Internacional del trabajo y la solemnidad de san José obrero.

En este manifiesto han querido destacar que la “crisis ha puesto de relieve la necesidad de un cambio de sistema productivo, basado en trabajos que aporten valor, sujetos de unas condiciones laborales dignas, y donde las personas estén en el centro”.

Tomando como ejemplo la figura de san José, de quien el propio Jesús aprendió el valor del trabajo, ITD ha subrayado “la importancia del trabajo como actividad humana que acrecienta la dignidad de cada persona y de sus familias”.

Aumento de inestabilidad laboral por el Covid

El impacto de la pandemia es uno de los factores que “ha acelerado los procesos que debilitan el derecho al trabajo, y empobrecen, precarizan y descartan a millones de trabajadoras y trabajadores, principalmente mujeres y jóvenes”.

Entre las consecuencias que el Covid ha tenido en las economías familiares y mundiales, estas entidades apuntan la destrucción de miles de empleos y los despidos en los que han terminado muchos de los ERTE, así como la ineficacia de “las medidas de protección social diseñada para paliar los efectos de la crisis  que no ha llegado a las personas que más lo necesitan, como tampoco ha sucedido con el subsidio temporal previsto para las trabajadoras del hogar o el ingreso mínimo vital”.

Puntos de trabajo para un cambio de sistema

Por todo ello, Iglesia por el Trabajo decente ha en la necesidad de unirse en oración como Iglesia y “adoptar las medidas necesarias para conseguir que el trabajo decente sea una realidad accesible para todas las personas, con condiciones que permitan mantener una vida digna y una protección social que llegue a todas las personas que lo necesitan” a través de los siguientes puntos:

– Redefinir la idea del trabajo como actividad humana y configurar nuevas políticas –los cuidados, la reducción de la jornada laboral, etc.— que aseguren a cada persona trabajadora “alguna manera de aportar sus capacidades y su esfuerzo” a la construcción del bien común.

– Potenciar el trabajo con derechos, seguro, “libre, creativo, participativo y solidario” (EG 192) en cualquier relación laboral y para todas las personas, sin distinción de edad, sexo o procedencia.

 – Garantizar el acceso a medidas de protección social para aquellas personas que no puedan trabajar o que sus condiciones laborales no les permitan llegar “a fin de mes”.

– Lograr el reconocimiento social y laboral de los empleos esenciales para la vida, con unas condiciones laborales dignas.

– Promover un diálogo con toda la comunidad política, sociedad e instituciones para configurar un nuevo contrato social basado en la centralidad de la persona, el trabajo decente y el cuidado del planeta.

– Impulsar la incorporación de la juventud al mercado laboral en una sociedad golpeada por una crisis sanitaria social y económica creando oportunidades reales de acceso al trabajo digno.

Colabora

¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula

Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica