Evangelización

Celebración del nombre de María en Austria: “Bajo tu amparo nos acogemos…”

La celebración anual del Nombre de María: un fuerte testimonio de la fe de Austria. La “Comunidad de Oración por la Iglesia y el Mundo”- organiza desde 1958 durante dos días, en torno al 12 de septiembre, la “Celebración del Nombre de María”.

Fritz Brunthaler·19 de septiembre de 2022·Tiempo de lectura: 5 minutos
Maria Namen-Feier

Texto del artículo en alemán aquí

El año es 1683, el 12 de septiembre. Un poderoso ejército turco de 200.000 hombres está a las puertas de Viena. Hace más de 150 años, en 1529, el sultán Suleyman I había fracasado en su intento de conquistar la ciudad imperial, centro del imperio de los Habsburgo. Pero ahora, dada su superioridad militar, nada parece interponerse en el camino del éxito de Kara Mustafá.

Confiando en su nombre

Es cierto que se ha formado un ejército de apoyo para liberar Viena: tropas imperiales, bávaros, sajones, y sobre todo polacos, bajo el mando del rey Jan III Sobieski, pero… ¿qué son estos 65.000 hombres contra una fuerza tres veces superior? Pero los vieneses confían en la ayuda de Dios y en la intercesión de su Madre: el 12 de septiembre, el beato Marco d’Aviano implora la protección del Todopoderoso en la Santa Misa celebrada en el monte Kahlenberg, que se eleva en el norte sobre la ciudad. Luego, con el estandarte de la Virgen que protege con su manto a la cabeza, se produce desde lo alto, y bajando por las laderas, el ataque a las posiciones de los sitiadores. A pesar de su superioridad numérica, estos últimos se ven tan sorprendidos que huyen a toda prisa y dejan atrás muchas piezas de su equipo, entre ellas los cañones de los que más tarde se fundirá la “Pummerin”, la campana más grande de Austria, que cuelga en el templo de San Esteban, la catedral de Viena. En agradecimiento a María, el Papa Inocencio introduce para toda la Iglesia la fiesta del Nombre de María, el domingo después de la Natividad de Nuestra Señora. El Papa Pío la trasladará al 12 de septiembre. En Austria, la fiesta del Nombre de María se celebra realmente con gran festividad.

La “Cruzada de reparación del Rosario”: por la paz en el mundo

Estamos en el año 1947, y es el 2 de febrero: lo que hace casi 300 años, de acuerdo con los tiempos, se creía y rezaba en la guerra y la batalla contra un enemigo incrédulo, ahora, sobre las ruinas de la Segunda Guerra Mundial, servirá únicamente para la paz. Otto Pavlicek, nacido en Innsbruck en 1902, que había crecido alejado de Dios y abandonado durante algún tiempo la Iglesia, experimenta su conversión en 1937: a los 35 años ingresa en la Orden Franciscana y recibe el nombre de religión de Petrus.

En 1941 es ordenado sacerdote. Tiene que alistarse en el ejército y se hace médico. Un año después del final de la guerra, da gracias en Mariazell por su feliz regreso a casa y reza por Austria, su patria, con profunda preocupación. Entonces tiene una inspiración interior: escucha las palabras pronunciadas por la Virgen en Fátima: “Haced lo que os digo y tendréis la paz”. A continuación, el P. Peter Pavlicek funda el 2 de febrero de 1947 la Cruzada de reparación del Rosario”, una comunidad de personas que rezan el rosario: oración por la conversión de las personas y por la paz en el mundo.

Pero también está en juego la libertad de Austria de las cuatro potencias vencedoras que la han ocupado Austria desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Por eso, también se unen a la comunidad de oración altos políticos austriacos, como el entonces canciller federal Leopold Figl y su sucesor Julius Raab.

El número de miembros aumenta rápidamente, la comunidad recibe el apoyo de la archidiócesis de Viena: en 1950 hay 200.000 miembros, en 1955 más de medio millón. El P. Peter también llama a la gente a participar en procesiones de expiación, que ahora se organizan cada año en torno al 12 de septiembre, la fiesta del Nombre de María, y de nuevo acuden numerosos fieles: en 1953 fueron 50.000, en 1954 se contaron 80.000 participantes.

Cuando Rusia dio su consentimiento, contra todo pronóstico, al Acuerdo de Estado en 1955 y, por tanto, aprobó la libertad de Austria, muchos vieron en ello el cumplimiento de sus peticiones a la Virgen. El entonces Canciller Federal, Julius Raab, se expresó así: “Si no se hubiera rezado tanto, si tantas manos en Austria no se hubieran recogido en oración, probablemente no lo habríamos logrado”.

La fiesta del Nombre de María

Para continuar rezando juntos llenos de confianza en el Nombre de María, la “Cruzada de reparación del Rosario” -hoy llamada también “Comunidad de Oración por la Iglesia y el Mundo”- organiza desde 1958 durante dos días, en torno al 12 de septiembre, la “Celebración del Nombre de María”.

Cada año, miles de creyentes y decenas de sacerdotes y obispos se reúnen en la “Stadthalle” de Viena -un lugar donde se celebran grandes eventos, por ejemplo conciertos de música y similares- para rezar juntos, dar testimonio de la fe y para celebrar la Santa Misa. Desde 2011, la celebración tiene lugar en la catedral de Viena. El Papa envía desde Roma su saludo y sus bendiciones a los participantes.

Cada año la celebración tiene un tema diferente: en 2020, el año de la pandemia, se llamaba “En camino hacia Jesús”; en 2021 trataba de la sinodalidad de la Iglesia. Tras la celebración eucarística, la estatua de Fátima se lleva en procesión por el centro de Viena hasta el patio que está delante de la residencia oficial del Presidente Federal de Austria, para la bendición final.

En el año jubilar del 75 aniversario de la Cruzada de reparación del Rosario, se preguntaron los predicadores invitados a la celebración del Nombre de María, el cardenal Christoph Schönborn, arzobispo de Viena, y Franz Lackner, arzobispo de Salzburgo y “Primas Germaniae” de acuerdo con la tradición: “¿Sirve para algo rezar? ¿Y qué es lo que esperamos hoy, como personas que rezan?”, también en relación con la guerra en Ucrania.

La respuesta unánime fue: ¡la oración por la paz es tan necesaria hoy como hace 75 años! El cardenal Schönborn animó a los fieles presentes: «No nos preocupemos, aunque seamos menos. Porque el poder de la realidad de Dios es más fuerte que nuestra debilidad humana”.

La tarea del orante, dijo, consiste por tanto en “ponerse manos a la obra” por el prójimo y por el mundo. “Aunque el hombre moderno haya olvidado que ha olvidado a Dios», dijo el arzobispo Lackner, sin embargo la respuesta no debe ser la resignación, sino la firme esperanza en que el anhelo de redención y justicia del hombre es más fuerte que la indiferencia. “Aunque parezca que somos impotentes con nuestros rosarios, crecerá donde hay anhelo de Dios. Cuando dejamos que nos afecte la situación de los que sufren y la llevamos ante Dios, nuestra oración será escuchada”.

En la década de 1960 la Cruzada de reparación del Rosario se extendió fuera de Austria, al principio sobre todo en Alemania. En la actualidad, unas 700.000 personas de 132 países pertenecen a ella. La Cruzada de reparación del Rosario quiere promover una devoción más profunda a María, basada en la Sagrada Escritura, porque María es un camino seguro hacia Cristo.

La “Madre de los creyentes” pone el Rosario en sus manos como ayuda. También hay que mantener viva la idea de la expiación vicaria, que según el Papa emérito Benedicto XVI es un “hecho primordial del testimonio bíblico”.

La Cruzada de reparación del Rosario también quiere mover a la oración y al sacrificio por la conversión de los pecadores. Los miembros de la Comunidad de Oración deben rezar diariamente al menos un misterio del Rosario y, como fruto del Rosario, hacer el trabajo a conciencia, ser servicial y soportar los sufrimientos y las penas con paciencia, también con espíritu de expiación vicaria.

El P. Petrus Pavlicek murió en el año 1982. La fase diocesana de su proceso de beatificación se cerró en 2001 en la archidiócesis de Viena, y prosigue en Roma desde entonces.

El autorFritz Brunthaler

Austria

Leer más
Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica