Tribuna

No es un día más ¡Es el Día Internacional de la Vida!

Omnes·2 de abril de 2019·Tiempo de lectura: 3 minutos

El 25 de marzo se celebró en España y en numerosos países, en especial hispanoamericanos, el Día Internacional de la Vida. La autora describe la multitudinaria marcha del día 24 en Madrid y sus mensajes. El lema Sí a la Vida refleja la fuerza de la cultura de la vida.

-Texto ALICIA LATORRE

—Presidenta de la Federación Española de Asociaciones Provida, coordinadora de la Plataforma Sí a la vidapresidencia@provida.es

No es una marcha cualquiera, no es un día más. ¡Es el Día internacional de la Vida! Es la celebración de todos, el momento de unirnos sin excepción por la más justa y urgente de las causas. Y por eso, un año más, hemos salido a la calle. Y ha sido maravilloso. Si estuviste, no necesito explicártelo. Si no pudiste ir, busca las imágenes y el video en www.sialavida.es Es tanto bueno lo que se sembró, que sólo podemos dar gracias a Dios y a tantas personas que lo han hecho posible con su trabajo, paciencia y entusiasmo.

¿Por qué el 25 de marzo y desde cuándo en España? En 2003 se celebró en Madrid el primer Congreso Internacional Provida. En él participaron y ayudaron a su preparación asociaciones con una larga trayectoria de ayuda a las mujeres embarazadas en dificultades integradas en la Federación Española de Asociaciones ProVida. En este Congreso y tras una encuesta mundial realizada a más de 20.000 grupos y asociaciones distintos países, se acordó por abrumadora mayoría declarar el 25 de marzo como el Día Internacional de la Vida. Esta jornada ya se celebraba en algunos países y a partir de entonces, en muchos más. Primero El Salvador en 1993; más tarde, Argentina, con el Día del Niño por nacer; y también Guatemala, Chile y Costa Rica. Le siguieron Nicaragua y República Dominicana. Y actualmente se celebra este día en Venezuela, Uruguay, Perú, México, Cuba, Ecuador, Filipinas, Austria, etc. 

En España, en 2011 se dio un paso más y definitivo. Las asociaciones existentes, junto con otras de reciente creación, decidieron que cada año, en torno al 25 de marzo, saldrían juntos a la calle para dar un testimonio unitario en defensa de toda vida humana. Se unieron también asociaciones del ámbito de la investigación, de la sanidad y educación, de la defensa de la familia y el trabajo con personas de capacidades y necesidades distintas. Con el fin de garantizar la unidad y la continuidad, fijaron unos acuerdos mínimos. Así eligieron el verde como símbolo de la esperanza. El lema elegido fue Sí a la Vida que implicaba una respuesta positiva y constructiva en todas las situaciones y dilemas personales y sociales relativos en la vida humana y su dignidad. Entre todos financiarían el acto. Así se formó la plataforma Sí a la Vida que agrupa a unas quinientas asociaciones que en España defienden la vida desde su concepción hasta su fin natural. También cuenta con adhesiones internacionales. Llevamos nueve años de andadura.   

¿Cuál es el mensaje? ¿Qué se pretende? En primer lugar, mostrar la grandeza de la vida humana.  Por eso afirmamos en el primer punto del manifiesto que toda vida humana es valiosa, única e irrepetible y tiene una dignidad que no pierde con la edad, la enfermedad o las circunstancias adversas. Por eso tiene derecho a que se le reconozca, sin excepción, su derecho a la vida, tanto en la ley como en la vida cotidiana, con unas condiciones acordes a su dignidad, especialmente en los momentos de mayor vulnerabilidad”.

También “apoyamos una investigación y medicina avanzadas, que respetan y cuidan la vida humana de principio a fin, la procreación natural y la humanización a todos los niveles. Por tanto, rechazamos las técnicas que destruyen, manipulan y comercian con vidas humanas en cualquier fase de su existencia”.    

No nos gusta nada que se desvíe el objetivo de esta convocatoria o se utilice como propaganda electoral ni que se resalte más si ha ido éste o aquel político. Pero no querer banderas políticas no implica pasividad ante la política, ni mucho menos. Por eso “pedimos a los políticos  de todo signo, que la defensa de la vida humana y su cuidado, sea un asunto prioritario y urgente, en el que se impliquen con conocimiento y convencimiento y legislen sin  fisuras ni excepciones, por el derecho a la vida de todos, por ayudar a las embarazadas en dificultades, por permitir el acceso a los cuidados paliativos a quienes lo precisen y por atender adecuadamente a las personas con necesidades especiales, a las que se encuentran enfermas, son ancianas o  sufren violencia de cualquier tipo”.

No estamos solos en estas peticiones. Especialmente en Hispanoamérica están librando una crudelísima batalla ante quienes quieren introducir el aborto en sus leyes. Hemos estado muy en contacto con ellos y en el acto tuvimos unas palabras de unión y de aliento. Todo salió realmente bien, y estamos muy contentos. Casi setecientos voluntarios jóvenes son una muestra de la vitalidad de la iniciativa: un inmenso gracias a todos.                                

El año que viene, si Dios quiere, la cita es el 22 de marzo, siempre buscando el domingo más cercano al 25. El último punto del manifiesto que resume nuestro pensamiento y compromiso:“Estamos convencidos de la fuerza arrolladora de la cultura de la vida y su poder transformador y terapéutico. Por ello estamos aquí un año más, dispuestos a seguir trabajando por ella día a día, a mostrar la verdad y generosidad que encierra. Por eso seguiremos fieles a esta cita del Día internacional de la Vida. Por eso decimos unidos un fuerte y firme ¡Sí a la Vida!”.

Colabora

¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula

Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica