Cultura

Reliquias de Nuestro Señor: los lugares santos

La tierra que pisó Jesucristo constituye una auténtica reliquia, y nos ayuda a acercarnos más a su persona y mensaje. Repasamos algunos de los lugares relacionados con su vida, unidos a las escenas de su biografía. 

Alejandro Vázquez-Dodero·1 de abril de 2021·Tiempo de lectura: 7 minutos
tierra santa
Foto: Anton Mislawsky / Unsplash

Los lugares en los que vivió Jesucristo, o los que visitó, constituyen auténticas reliquias. Como señalábamos en un fascículo anterior, cualquier elemento que haya formado parte de su vida o con el que haya estado en contacto, invita a acercarse con mayor piedad a su persona y mensaje y se tiene por reliquia. Así sucede igualmente con cualquier santo de la Historia del Catolicismo: lo que usó o donde vivió adquiere ese carácter de reliquia.

En esos lugares relacionados con la biografía de Nuestro Señor se han ido edificando iglesias a lo largo del tiempo, para conmemorar su presencia e invitar a contemplar el paso del Hijo de Dios por esos lugares y, de algún modo, orar y agradecer tales gracias.

De entre los diversos criterios que caben de exposición de esos lugares, hemos optado por el cronológico. Es decir, nos referiremos a los lugares en los que estuvo Cristo, por orden, desde su nacimiento hasta su crucifixión, muerte y resurrección. Además, para contextualizar, nos referiremos a algún acontecimiento de la vida del Señor en cada uno de esos lugares. 

Nazaret

La ciudad árabe de Nazaret, hoy día la más grande de Israel, se encuentra en un valle natural a 320 metros por encima del nivel del mar, a unos 25 kilómetros del Mar de Galilea. 

Se trataría, en la época de Jesús, de una ciudad discreta, de bien pocas casas cueva de las de ese entorno. Actualmente tendrá unos 50 mil habitantes, musulmanes y cristianos. Estaría ya habitada en la edad de bronce, y se han descubierto varias casas-cuevas que serían viviendas con las dependencias propias de entonces. Con el tiempo, tras la muerte de Jesús, surgiría la comunidad judeo-cristiana, transformando algunas de esas casas-cueva en iglesias en las que se reunirían los primeros discípulos del Señor para el culto.

En Nazaret tuvo lugar el milagro de la Encarnación del Señor. Allí Miriam, una joven judía, tendría el honor de pasar a ser la Madre de Dios concibiendo en sus entrañas a Jesucristo por obra y gracia del Espíritu Santo. El arcángel san Gabriel se le aparecería con esa misión única, que Ella acogió en plenitud.

Angelus Domini nuntiavit hic Mariae

En esa ciudad destaca la basílica de la Anunciación, conmemorativa de la Encarnación del Señor y donde la tradición sostiene vivió la Virgen María. Esta basílica es el centro de Nazaret, y dentro de ella la gruta, en la que se permite una variación al texto de la oración del ángelus: se significa que ahí mismo anunció el ángel del Señor a María su embajada con el Angelus Domini nuntiavit hic Mariae. Esa inclusión del “hic”, que consta grabada en el frontal del altar de la basílica, significa que ahí mismo tuvo lugar ese misterioso acto de amor de Dios con la humanidad encarnándose en su seno inmaculado.

En Nazaret vivirá Jesús su infancia junto a José y María. Trabajaría en el taller de su padre, ya que se le conocía como “el hijo del carpintero” (cfr. Mt. 13:55).

Además de la gran basílica de la Anunciación contamos también con la iglesia de San José, donde el santo tendría su taller; y la iglesia Sinagoga, donde el Señor predicaría, dentro de la sinagoga o templo judío de la época.

La casa de Nazaret donde, según la tradición, tuvo lugar la Anunciación y luego vivirían Jesús, María y José, se encuentra en Loreto. Durante las Cruzadas, ante el avance de los musulmanes, los cristianos pensaron que el mejor modo de proteger la “santa casa” sería trasladarla de lugar. La familia Angeli a finales del siglo XIII se encargaría del traslado, en primer lugar a la actual Croacia, luego a Ancona y finalmente a Loreto, donde se halla en la actualidad. Científicamente parece descartado que la casa fuera trasladada por hombres, y las pruebas realizadas sobre la misma confirman que se trata de una edificación del siglo I. Así, la tradición sostiene que fue traslada por ángeles, y de ahí que la Virgen de Loreto sea la patrona de los aviadores.

Aim Karim

Es una antigua población del distrito de Jerusalén, donde según la tradición cristiana se produjo la visitación de María –ya en estado y a la espera de la llegada de Jesús– a su prima santa Isabel, embarazada de Juan el Bautista.

Así, refiriéndonos a ese episodio de la vida de Jesús, situamos al Señor allí porque estuvo su Madre aguardando su nacimiento en su seno.

Belén

Ciudad palestina situada en la región de Cisjordania, en los montes de Judea. Es el lugar atribuido al Nacimiento de Jesús. Además, es el lugar atribuido al nacimiento y coronación del rey David.

Actualmente se halla rodeada por murallas instaladas por el gobierno de Israel, y varios pasos de control, como medida de seguridad frente al pueblo palestino.

A Belén llegaron los Reyes Magos para adorar al Niño Jesús recién nacido. Desde Belén huiría san José con María y el Niño a Egipto, habida cuenta la orden decretada por Herodes de matar a los niños de menos de dos años, tras sentirse engañado por los Reyes Magos tras interpelarles acerca de su presencia en sus dominios y la respuesta recibida.

Caná

Ciudad situada a 10 km al sur de Tiro –actual Líbano– y a doce de la frontera norte de Israel.

Famosa por ser el lugar donde Jesús realizó el primer milagro: la transformación de agua en vino durante la celebración de una boda. Muchas parejas cristianas acuden a esa ciudad para renovar su matrimonio.

Río Jordán

Este río nace en las estribaciones septentrionales del monte Hermón, atraviesa el sureste del Líbano hacia el sur, entra en Israel y desemboca en la costa norte del mar de Galilea.

En él san Juan Bautista bautizó a Jesús justo antes de comenzar éste su ministerio público.

Mar de Galilea o lago de Tiberíades o de Genesaret

Es un lago de 21 km de longitud norte-sur y 12 km este-oeste, a una altura de 212 m bajo el nivel del mar, lo que le convierte en el lago de agua dulce más bajo del mundo.

Es importante para los cristianos ya que Jesús desarrolló buena parte de su actividad pública en torno a él, fijando su residencia en la ciudad de Cafarnaúm, al norte del lago.

Allí escogió a sus primeros discípulos, en su mayor parte pescadores. Además, en él realizó Jesús muchos milagros, como la calma de la tempestad o el caminar sobre el agua.

Cafarnaúm y el monte de las Bienaventuranzas

Cafarnaúm es un poblado pesquero ubicado en la antigua Galilea, Israel, a orillas del mar de Galilea.

Muy cerca de Cafarnaúm se halla el monte donde Jesús pronunció el discurso referido a las Bienaventuranzas o síntesis de la moralidad del mensaje de Cristo.

Betania

Se trata de una aldea situada en la falda oriental del Monte de los Olivos, en el camino de Jerusalén a Jericó, actualmente denominada Al Azariyeh.

En Betania vivían los hermanos Lázaro, Marta y María, amigos de Jesús, a quienes visitó en varias ocasiones. Desconocemos cómo se originó esa amistad, pero sí sabemos que les unía una sincera y gran amistad, por los varios detalles de cercanía que muestran los santos Evangelios. Esos tres hermanos hospedarían en repetidas ocasiones al Señor en su hogar.

En esa ciudad tendría lugar precisamente el gran milagro de la resurrección de ese amigo suyo, Lázaro. Fue tal la devoción que tuvieron en la época a ese santo lugar que se construyó un santuario junto a la tumba de Lázaro. En él se representan diversas escenas de esos encuentros de Jesús con esa familia amiga.

En Betania también vivía Simón el leproso, en cuyo hogar una mujer –María hermana de Lázaro, ya comentada, u otra María, la de Magdala– ungió a Jesús con perfume sobre su cabeza como muestra de veneración.

Jerusalén

La ciudad santa de Jerusalén se sitúa en Oriento Próximo, en los montes de Judea, entre el mar Mediterráneo y la ribera norte del mar Muerto. Ciudad afligida desde antiguo por continuas diputas sobre su soberanía y capitalidad, a fecha de hoy es la capital del Estado de Israel, si bien el Estado de Palestina reivindica la parte oriental como su propia capital. En 1980, como consecuencia de una resolución del consejo de seguridad de la ONU y en respuesta al intento de anexión a sus dominios por parte de Israel de esa zona oriental, varios países resolvieron trasladar sus embajadas de Jerusalén a la ciudad de Tel Aviv, que administrativa y políticamente vendría a ser la capital de Israel.

Jerusalén tiene un profundo significado religioso, y las tres grandes religiones monoteístas –Judaísmo, Cristianismo e Islam– la tienen por ciudad sagrada. Para el Judaísmo es allí donde el rey David estableció la capital del reino de Israel, donde se asentó el Arca de la Alianza y se construyó el templo hacia donde deben dirigirse las plegarias. Para los cristianos es allí donde fundamentalmente predicó Jesús, fue crucificado y resucitó. Para el Islam es la tercera ciudad sagrada, desde ella el profeta Mahoma subió al cielo, y allí dirigían su mirada al inicio los musulmanes al orar, antes de pasar a hacerlo a La Meca, en Arabia Saudita.

Lugares destacados en Jerusalén

En la ciudad de Jerusalén hay multitud de iglesias, que conmemoran algún acontecimiento ligado a la vida del Señor. Para los cristianos destacan, entre otras, las siguientes:

  • Basílica del Santo Sepulcro: en ella se encuentra el Calvario, donde fue crucificado Jesús, y el sepulcro donde fue sepultado. También es conocida como la basílica de la Resurrección, pues en ese sitio tuvo también lugar la resurrección del Señor.
  • Cenáculo: donde celebró Jesús la Última Cena, instituyendo la Eucaristía; además, fue donde se apareció a los apóstoles y donde recibieron en Pentecostés al Espíritu Santo.
  • Basílica de la Agonía: sita en el Monte de los Olivos, conmemora el momento en que Jesús pasó sus últimos momentos antes de emprender la Vía Dolora camino del Calvario.
  • Iglesia del Domus Flevit: conmemora el lugar desde donde el Domingo de Ramos el Señor contempló Jerusalén y lloró afligido por ella.
  • Iglesia de la Flagelación: se encuentra en la Ciudad Vieja de Jerusalén, y en su ubicación fue flagelado el Señor al inicio de su ascensión al Calvario.
  • Iglesia del Padrenuestro: en ese lugar Jesús enseñó a los discípulos esa oración dominical.
  • Iglesia de San Pedro in Gallicantu: recuerda el lugar donde estaba la casa de Caifás, quien juzgó a Cristo para su posterior condena de muerte en la Cruz.
  • Litostrotos: donde Jesús fue coronado de espinas y ultrajado por los soldados romanos.
  • Vía Dolorosa: se refiere al camino que siguió Jesús hasta el Calvario, con la cruz a cuestas. A lo largo de ese camino constan marcadas las estaciones o momentos de su suplicio hacia el lugar en el que sería crucificado. 
  • Abadía de la Dormición: esta abadía recuerda el sitio donde tuvo lugar la dormición de María antes de ser asunta al cielo.
  • Iglesia de santa Ana: conmemora el lugar donde nació la Virgen María, dedicando el nombre del templo al de su madre, Ana.
  • Edículo de la Ascensión: desde allí Jesús ascendió al cielo.
Colabora

¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Fondo La brújula La brújula
Newsletter

Todas las semanas, la actualidad católica con análisis y opinión

Recibe el resumen editorial todas las semanas