Libros

Cultivar la mirada del amor

José Miguel Granados nos recomienda la lectura de La pequeña Dorrit, como ejemplo del cultivo de una mirada de amor, como actitud que “engrandece a la persona, acierta siempre en su actuar y difunde la belleza eterna a su alrededor”.

José Miguel Granados·28 de abril de 2021·Tiempo de lectura: 2 minutos
little dorrit

Amy es la joven protagonista que da título a uno de los grandes relatos de Charles Dickens: La pequeña Dorrit. Nacida en la penosa cárcel para deudores, donde vive con su padre, se muestra siempre servicial, bondadosa y sonriente.

La mirada de cariño de Amy

Pone constantemente una pincelada de color vivo en un entorno gris, una nota de generosidad y alegría en un mundo sucio, egoísta y triste. Su hermano y su hermana, frívolos y aprovechados, se hallan imbuidos de una visión superficial y mundana. Ella, en cambio, posee la sabiduría del corazón, la clarividencia de quien ama y transmite a todos la hermosura de vivir. 

Libro

Título: La pequeña Dorrit
Autor: Charles Dickens
Editorial: Alba
Páginas: 840

Amy mira siempre con cariño a su padre que, en su condición de pobreza miserable, mantiene su ridículo orgullo de casta: gusta de recibir el apelativo de padre de la prisión (Father of the Marshelsea), y acepta limosnas como “reconocimientos”. Amy cuida también a Maggy, una mujer deficiente con mente de niña, que la llama su “pequeña madre”. Para mantener a su padre, sale cada día a trabajar de costurera en la casa de la señora Clenam, una mujer atenazada por su pasado, debido a su conciencia rigorista y angustiada. 

Educar la mirada

Educar la mirada constituye una tarea imprescindible en la vida. Especialmente para la vocación y misión conyugal y familiar. Cuando, al principio del enamoramiento, la afectividad encendida prevalece, resulta espontáneo y fácil mirar con entusiasmo al ser amado. Pero los sentimientos fluctúan, los estados de ánimo tienden a perder pronto su intensidad, y el ardor de la pasión suele apagarse paulatinamente. Con el tiempo, afloran en la percepción los defectos del otro, hasta llegar a sentir la convivencia como algo arduo y, en ocasiones, insoportable. 

Por ello, es necesario trabajar con sabiduría y tesón las actitudes interiores, mediante el cultivo de las virtudes humanas: la paciencia animosa para soportar las dificultades de la convivencia y del carácter; la amabilidad sonriente para querer con afecto desinteresado; la sencillez y el buen humor que propician un entorno de cariño; la humildad y la serenidad para superar la arrogancia y los ataques de ira; la bondad y la comprensión que evitan el juicio condenatorio; el afán de servicio que no busca recompensa; el sentido positivo para remontar el desaliento y renovar la ilusión.

Don de la gracia: la mirada de Cristo

Esta mirada de amor se obtiene de modo especial cuando acudimos con perseverancia a las fuentes de la gracia divina, como son la escucha orante de la palabra de Dios, el recurso frecuente a los sacramentos, el acompañamiento espiritual o la participación en la vida de la comunidad cristiana. Entonces, el Espíritu Santo nos concede el don de una mirada de misericordia hacia las faltas ajenas o propias: una mirada de perdón, según el modelo de Cristo, que acogió siempre a los pecadores; una mirada de caridad, que “goza con la verdad, todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo o soporta” (1 Co 13,6-7); una mirada de esperanzaque cree siempre en la capacidad de conversión y de mejora de las personas. 

Bendecida con el amor correspondido de Arthur, el hijo de la señora Clenam, Amy continúa su existencia derramando ternura. Al bajar las escaleras de la capilla donde contraen matrimonio, “descendieron a una vida sencilla, útil y feliz”. Derrochando cariño con todos, y especialmente con sus hermanos, cuya actitud superficial los llevó por derroteros desastrosos. 

Pues, en definitiva, la mirada de amor -adquirida como disposición estable, mediante la adecuada educación del corazón- constituye la actitud adecuada que engrandece a la persona, acierta siempre en su actuar y difunde la belleza eterna a su alrededor.

Colabora

¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Fondo La brújula La brújula
Newsletter

Todas las semanas, la actualidad católica con análisis y opinión

Recibe el resumen editorial todas las semanas