Vaticano

Audiencia del Papa: “La Misa no se escucha sin más; se celebra y se vive”

Francisco ha tenido la audiencia general del miércoles 3 de febrero desde la Biblioteca del Palacio Apostólico, en la cual ha reflexionado sobre la relación entre la oración y la liturgia. 

David Fernández Alonso·3 de febrero de 2021·Tiempo de lectura: 3 minutos
audiencia papa francisco

En el primer miércoles de febrero, el Santo Padre Francisco ha tenido la audiencia general desde la Biblioteca del Palacio Apostólico, como ya es habitual por motivo de la emergencia sanitaria.

La catequesis ha tenido lugar tras la lectura de la Carta a los Hebreos en distintos idiomas, que ha servido de inspiración para la predicación del Papa. Este texto habla de los elegidos, de aquellos que se han acercado a la asamblea celestial, a una multitud de ángeles, a una asamblea de los primogénitos cuyo nombre está escrito en el Cielo.

La lectura en árabe ha llamado particularmente la atención, teniendo en el horizonte cercano el viaje apostólico que realizará el Papa a Irak a principios de marzo.

Francisco ha continuado con la catequesis sobre la oración. En la audiencia general de hoy ha reflexionado sobre la relación entre la oración y la liturgia. Ha comenzado recordando la tradicional oración intimista que se había consolidado en algunas épocas de la historia de la Iglesia. Una religiosidad que no reconocía a la liturgia su dimensión e importancia espiritual. Esto llevó a que muchos fieles, participando incluso de la Misa dominical, le hayan restado importancia, y hayan buscado alimento para su fe y su vida espiritual en fuentes devocionales y no en la liturgia.

La Santa Misa no puede ser solamente “escuchada”, como si fuéramos meros espectadores de algo que ocurre sin involucrarnos. La Misa es celebrada, y no solo por el sacerdote que la preside, sino por todos los cristianos que la viven. 

Las raíces de la espiritualidad cristiana

Sin embargo, en los últimos decenios, la Constitución sobre la Liturgia del Vaticano II ha subrayado la importancia en la vida de los cristianos de la divina liturgia, pues en ella se encuentra esa mediación objetiva solicitada por el hecho de que Jesucristo no es una idea o un sentimiento, sino una Persona viviente, y su Misterio, un evento histórico.

La oración de los cristianos pasa a través de mediaciones concretas: la Sagrada Escritura, los Sacramentos, los ritos litúrgicos, la comunidad. En la vida cristiana no se prescinde de la esfera corpórea y material, porque en Jesucristo esta se ha convertido en camino de salvación. Podríamos decir que incluso sí, ahora tenemos que rezar con el cuerpo. El cuerpo entra en la oración”.

Un cristianismo sin liturgia es un cristianismo sin Cristo

La liturgia, ha explicado el Papa, “no es solo oración espontánea, sino acción de la Iglesia y encuentro con Cristo mismo”, y, por lo tanto, “no existe espiritualidad cristiana que no tenga como fuente la celebración de los divinos misterios”.

La liturgia es evento, es acontecimiento, es presencia, es encuentro. Es un encuentro con Cristo. Cristo se hace presente en el Espíritu Santo a través de los signos sacramentales: de aquí deriva para nosotros los cristianos la necesidad de participar en los divinos misterios. Un cristianismo sin liturgia me atrevería a decir que quizás es un cristianismo sin Cristo”.

Incluso en el rito más despojado, – ha afirmado el Santo Padre- como el que algunos cristianos han celebrado y celebran en lugares de prisión, o en el escondite de una casa durante tiempos de persecución, Cristo se hace presente y se entrega a sus fieles.

El fervor es clave para la celebración de la liturgia

La liturgia, además, pide ser celebrada “con fervor”, para “que la gracia derramada en el rito no se disperse, sino que alcance la vivencia de cada uno”.

Cada vez que celebramos un Bautismo, o consagramos el pan y el vino en la Eucaristía, o ungimos con óleo santo el cuerpo de un enfermo, ¡Cristo está aquí! Es Él quien hace, es Él quien está presente. Está presente como cuando sanaba los miembros débiles de un enfermo, o entregaba en la Última Cena su testamento para la salvación del mundo.

La Misa se celebra y se vive

Así, la Misa no puede ser solo “escuchada”: “voy a escuchar Misa”, no es una expresión “correcta”, dijo Francisco, porque la Misa “es siempre celebrada”:

La misa no se puede escuchar sin más, como si nosotros fuéramos solo espectadores de algo que se desliza sin involucrarnos. La Misa siempre es celebrada, y no solo por el sacerdote que la preside, sino por todos los cristianos que la viven. ¡El centro es Cristo! Todos nosotros, en la diversidad de los dones y de los ministerios, todos nos unimos a su acción, porque es Él, Cristo, el Protagonista de la liturgia”.

En la liturgia rezamos con Cristo

Francisco ha hecho referencia a que cuando los primeros cristianos empezaron a vivir su culto, lo hicieron “actualizando los gestos y las palabras de Jesús, con la luz y la fuerza del Espíritu Santo, para que su vida, alcanzada por esa gracia, se convirtiera en sacrificio espiritual ofrecido a Dios. Un enfoque que fue una “revolución”, pues la vida está llamada a convertirse en culto a Dios. Algo que, sin embargo, “no puede suceder sin la oración, especialmente, la oración litúrgica”.

Que este pensamiento nos ayude a todos cuando vamos a misa el domingo: voy a rezar en comunidad, voy a rezar con Cristo que está presente. Cuando vamos a la celebración de un bautismo, por ejemplo, está Cristo allí, presente, que bautiza. “Pero, padre, esto es una idea, una forma de decir…”: no, no es una forma de decir. Cristo está presente y en la liturgia rezas con Cristo a tu lado.

Colabora

¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula

Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica