Vaticano

Un representante de la Santa Sede en Vietnam, ¿preludio de un camino similar con China?

El pasado 27 de julio, durante la visita del presidente vietnamita Vo Van Thuong al Vaticano, se hizo oficial que Vietnam y la Santa Sede habían ultimado el acuerdo para que la Santa Sede pueda nombrar a un representante residente en Hanoi.

Andrea Gagliarducci·1 de agosto de 2023·Tiempo de lectura: 4 minutos

El Papa Francisco reunido con el presidente de Vietnam, Vo Van Thuong, el pasado 27 de julio ©OSV/CNS photo/Vatican Media

Este acuerdo es un paso adelante hacia la normalización de las relaciones diplomáticas, que solo se producirá al final cuando se defina el acuerdo para el intercambio de embajadores. Pero es un avance importante, si se tiene en cuenta que se ha llegado a él tras larguísimas negociaciones, diez reuniones de un comité conjunto Vietnam-Santa Sede hecho a nivel de “viceministros de Exteriores”, un acuerdo para el nombramiento de obispos y la presencia, ya desde 2011, de un representante no residente de la Santa Sede en Vietnam, que ha sido nuncio en Singapur desde el principio.

Si, por tanto, Vietnam no es todavía el 185º Estado que mantiene relaciones diplomáticas plenas con la Santa Sede, el hecho de que exista un representante residente es un avance nada desdeñable. De hecho, puede ser incluso un precedente importante en lo que respecta a las relaciones entre la Santa Sede y China. Es bien sabido, de hecho, que el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado vaticano, está presionando para que haya un representante residente de la Santa Sede en Pekín, para no establecer relaciones diplomáticas, pero al menos tener una presencia de la Santa Sede que pueda observar de cerca la situación de los cristianos y trabajar con el gobierno de Pekín para que se entienda bien la situación de los cristianos y la posición de la Santa Sede.

¿Un acuerdo con perspectiva china?

Por supuesto, comparar China y Vietnam no es del todo correcto. En Vietnam hay 8 millones de católicos, el 6,7% de la población, y el “peso específico” de la población católica en el país es muy fuerte. Las relaciones con el gobierno han sido fluctuantes, pasando de la persecución abierta al diálogo, hasta cuestiones de libertad religiosa que han amenazado con socavar incluso el trabajo realizado para normalizar las relaciones diplomáticas.

Sin embargo, también hay similitudes que no deben subestimarse.

Vietnam es una república socialista, como China. Como en el caso de China, también en Vietnam la figura clave en la redefinición de las relaciones diplomáticas fue el cardenal Etchegaray. Visitó oficialmente el país en 1989, abriendo el camino a las posteriores visitas de una serie de delegaciones papales a las diócesis vietnamitas. E incluso con Vietnam, la Santa Sede pudo iniciar un camino de normalización que comenzó con un acuerdo sobre el nombramiento de obispos, que fue en cierto modo precursor del acuerdo con China.

El modelo vietnamita para el nombramiento de obispos funciona así: hay un periodo de consulta, al final del cual el representante papal envía los resultados a la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, que sigue teniendo jurisdicción sobre Vietnam. Esta última finaliza la lista de tres candidatos, que se presenta al Papa, quien hace su elección. Solo después de la elección del Papa, la Santa Sede discute el candidato seleccionado con el gobierno vietnamita. El gobierno vietnamita examina la candidatura y finalmente acepta al candidato. A continuación, la Santa Sede anuncia el nombramiento del obispo.

No sabemos cómo es el modelo chino, fruto de un acuerdo provisional, pero es plausible que el procedimiento no se desvíe mucho de este acuerdo. Este acuerdo también fue propiciado por el cardenal Pietro Parolin, en 1996, cuando era subsecretario para las Relaciones con los Estados, es decir, viceministro de Asuntos Exteriores del Vaticano.

Ahora, Vietnam da un paso más hacia las relaciones diplomáticas plenas al aceptar un representante residente de la Santa Sede en Hanoi. Y cabe preguntarse si China también dará este paso en un futuro próximo.

El protocolo entre Vietnam y la Santa Sede

En la comunicación en la que se anunciaba el protocolo, se afirmaba que “en las conversaciones entre el Presidente Vo Van Thuong y el Papa Francisco, y el Cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin respectivamente, las dos partes expresaron su gran aprecio por el notable progreso en las relaciones entre Vietnam y la Santa Sede, y las contribuciones positivas de la Comunidad Católica de Vietnam hasta el momento”.

Además, “ambas partes expresaron su confianza en que el Representante Pontificio Residente cumplirá con los requisitos de la función y el mandato otorgados en el Acuerdo, proporcionará apoyo a la comunidad católica vietnamita en sus compromisos en el espíritu de la ley y, siempre inspirados por el Magisterio de la Iglesia, para cumplir con la vocación de ‘acompañar a la nación’ y ser ‘buenos católicos y buenos ciudadanos’, y contribuir al desarrollo del país, mientras que el representante será un puente para avanzar en las relaciones entre Vietnam y la Santa Sede”.

Las relaciones entre la Santa Sede y Vietnam

Desde 1975, cuando el Delegado Apostólico en Vietnam fue expulsado por el gobierno comunista, no ha habido ningún representante permanente de la Santa Sede en Vietnam.

El actual representante no residente es el nuncio en Singapur, el arzobispo Marek Zalewski, que ha visitado Vietnam con frecuencia en los últimos años, continuando la labor de puente que había iniciado su predecesor, el arzobispo Leopoldo Girelli, primer representante no residente de la Santa Sede en Hanoi. Las negociaciones han durado 14 años, con diez reuniones que han visto una continua solidificación de las relaciones.

Además, si en 2018 Cáritas Vietnam ha podido celebrar el décimo aniversario de su reapertura tras 32 años de cierre forzado por el régimen comunista, se debe también a este difícil trabajo de diálogo.

Vietnam es tierra de mártires. Uno de sus santos más conocido es el cardenal François Xavier Van Thuan, que pasó trece años en prisión, nueve de ellos en régimen de aislamiento, y luego fue llamado al Vaticano para ejercer primero de vicepresidente y luego de presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz.

El autorAndrea Gagliarducci

Leer más
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica
Banner publicidad
Banner publicidad