Vaticano

Sobre el futuro del planeta y la necesidad de la educación

En los últimos días se han desarrollado dos encuentros en el Vaticano con la participación de numerosos representantes de diferentes confesiones religiosas; para reflexionar sobre los desafíos del «hogar común», y con motivo de una iniciativa educativa.

Giovanni Tridente·7 de octubre de 2021·Tiempo de lectura: 3 minutos
papa ecología
Foto: ©2021 Catholic News Service / U.S. Conference of Catholic Bishops.

Las religiones han reflexionado juntas sobre el futuro del planeta y la necesidad urgente de educación. En el marco de la Santa Sede y en presencia del Papa Francisco, se han desarrollado dos encuentros en el Vaticano con la participación de numerosos representantes de diferentes confesiones religiosas.

Sobre el cambio climático

El primer encuentro fue promovido junto con las embajadas de Gran Bretaña e Italia en la Santa Sede, con vistas a la reunión COP26 de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, que se celebrará en Glasgow a partir del 31 de octubre. Al dirigirse a los participantes en este encuentro, el Pontífice destacó la necesidad de que los líderes religiosos y los científicos dialoguen y colaboren para apuntar juntos hacia respuestas eficaces a la crisis ecológica y de valores que vive el mundo.

Es necesario partir de la conciencia de que «en el mundo todo está íntimamente unido» y que las mismas creencias y tradiciones religiosas son en cierto modo una demostración de los «signos de la armonía divina presente en el mundo natural», ya que «ninguna criatura se basta a sí misma» y «todas existen en dependencia unas de otras, para complementarse y servirse mutuamente».

Con esta conciencia también es necesario identificar «comportamientos y soluciones» que puedan reparar «las consecuencias perjudiciales de nuestras acciones», pero lo que se necesita es el compromiso de todos con «una mirada abierta a la interdependencia y al compartir».

Para el Papa Francisco, es necesario oponerse fundamentalmente a lo que ha definido repetidamente como la «cultura del abandono», que siembra «semillas de conflicto: codicia, indiferencia, ignorancia, miedo, injusticia, persecución y violencia».

De ahí la idea de hacer un llamamiento conjunto a los líderes de las naciones que asisten a la COP26 «para que tomen conciencia de los desafíos sin precedentes que nos amenazan a nosotros y a la vida en nuestro magnífico hogar común, la Tierra» y, al mismo tiempo, presionen para que se tomen «medidas urgentes, radicales y responsables» ante la grave amenaza del cambio climático.

En esencia, los líderes religiosos reclaman que «las emisiones netas de carbono se reduzcan a cero lo antes posible» para limitar el aumento de la temperatura media mundial a 1,5ºC por encima de los niveles preindustriales. La perspectiva dentro de la cual esto debe ocurrir es la de «un tiempo de gracia, una oportunidad que no podemos desperdiciar».

Por una mejor educación

En el frente educativo, también central para la construcción del futuro del planeta, los líderes religiosos fueron convocados en los últimos días a una reunión sobre la iniciativa del Pacto Mundial por la Educación, lanzada por el Santo Padre el 12 de septiembre de 2019, «por una educación más abierta e incluyente, capaz de la escucha paciente, del diálogo constructivo y de la mutua comprensión».

Dirigiéndose a los representantes de otras confesiones, el Pontífice señaló que si en el pasado las diferencias creaban contrastes entre las mismas religiones, hoy se preguntan cómo educar a los jóvenes para la convivencia pacífica y el respeto mutuo.

Esto significa también defender la identidad y la dignidad de cada persona y enseñarles a acoger a todos sin discriminación. Lo mismo ocurre con los derechos de las mujeres, los menores y los débiles, y en la comprensión de un estilo de vida «más sobrio y ecosostenible».

De hecho, explicó Francisco, «la educación nos compromete a amar a nuestra madre tierra y a evitar el despilfarro de alimentos y recursos», haciéndonos partícipes de «los bienes que Dios nos ha dado para la vida de todos». Hay que perseguir, en definitiva, cuando los exponentes de las diferentes tradiciones religiosas, esa «armonía de la integridad humana» a través de la cabeza, las manos, el corazón y el alma: «que se piense lo que se siente y se hace; que se sienta lo que se piensa y se hace; que se haga lo que se siente y se piensa».

Colabora

¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula

Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica