Vaticano

Rezar por la unidad, tarea principal de nuestro camino

Las segundas Vísperas de la Solemnidad de la Conversión de San Pablo, marcaron la conlusión de la 57ª Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos.

Antonino Piccione·26 de enero de 2024·Tiempo de lectura: 5 minutos
unidad

Foto: El Papa junto al arzobispo anglicano Ian Ernest, monseñor Diego Giovanni Ravelli, el Metropolitano ortodoxo Polykarpos, el Cardenal Kurt Koch y el arzobispo anglicano Justin Welby de Canterbury. (CNS photo/Vatican Media)

No “¿quién es mi prójimo?”, sino “¿me hago prójimo?”. Reflexionando sobre la parábola del Buen Samaritano, el Papa Francisco pronunció su homilía durante las segundas Vísperas de la Solemnidad de la Conversión de San Pablo, al concluir la 57ª Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos sobre el tema “Ama al Señor tu Dios… y ama a tu prójimo como a ti mismo”.

La Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

Se trata de una iniciativa ecuménica de oración en la que todas las confesiones cristianas rezan juntas por la consecución de la plena unidad que es voluntad de Cristo. Tradicionalmente, tiene lugar del 18 al 25 de enero, porque cae entre la Fiesta de la Cátedra de San Pedro y la Fiesta de la Conversión de San Pablo.

Fue iniciada oficialmente por el reverendo episcopaliano Paul Wattson en Graymoor (Nueva York) en 1908 como Octavario por la Unidad de la Iglesia, con la esperanza de que se convirtiera en una práctica común.

Desde 1968, el tema y los textos de la oración han sido elaborados conjuntamente por la Comisión Fe y Constitución del Consejo Ecuménico de las Iglesias, para los protestantes y ortodoxos, y el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, para los católicos.

Para 2024, el tema elegido está tomado del Evangelio de Lucas: “Ama al Señor tu Dios… y ama a tu prójimo como a ti mismo”.  

“Ama al Señor tu Dios… y ama a tu prójimo como a ti mismo”

Los textos de los comentarios, las oraciones y las indicaciones sobre cómo vivir este momento fueron preparados por un Grupo Ecuménico de Burkina Faso, coordinado por la Comunidad local Chemin Neuf. Vivir juntos esta experiencia, informaron sus miembros, fue un verdadero camino de conversión ecuménica que les llevó a reconocer que el amor de Cristo une a todos los cristianos y es más fuerte que sus divisiones

Alrededor de 1.500 personas estuvieron presentes en la basílica de San Pablo Extramuros, con representantes de distintas confesiones cristianas, entre ellos el Arzobispo de Canterbury Justin Welby, el Metropolitano ortodoxo Policarpo y representantes de la Comisión Mixta para el Diálogo entre la Iglesia Católica y otras Iglesias.

Ante la tumba del Apóstol de las gentes, el Papa reiteró que “sólo este amor que se convierte en servicio gratuito, sólo este amor que Jesús proclamó y vivió acercará a los cristianos separados entre sí. Sí, sólo este amor, que no vuelve al pasado para distanciarse o señalar con el dedo, sólo este amor que en nombre de Dios pone al hermano ante la férrea defensa del propio sistema religioso, nos unirá. Primero el hermano, después el sistema”.

“Entre nosotros -continuó el Pontífice- nunca debemos hacernos la pregunta ‘¿quién es mi prójimo? Porque cada bautizado pertenece al mismo Cuerpo de Cristo; más aún, porque cada persona en el mundo es mi hermano o hermana, y todos componemos la ‘sinfonía de la humanidad’, de la que Cristo es el primogénito y el redentor. Por tanto, no “¿quién es mi prójimo?”, sino “¿me hago yo prójimo?”. ¿Me hago prójimo yo y luego mi comunidad, mi Iglesia, mi espiritualidad? ¿O permanecen atrincherados en la defensa de sus propios intereses, celosos de su autonomía, encerrados en el cálculo de sus propias ventajas, entablando relaciones con los demás sólo para obtener algo de ellos? Si así fuera, no se trataría sólo de errores estratégicos, sino de infidelidad al Evangelio”.

Como Pablo, necesitamos “dejar de lado la centralidad de nuestras ideas para buscar la voz del Señor y dejarle a Él la iniciativa y el espacio. Necesitamos esta conversión de perspectiva y, ante todo, de corazón. Al rezar juntos, reconozcamos, partiendo cada uno de sí mismo, que necesitamos convertirnos, dejar que el Señor cambie nuestros corazones. Este es el camino: caminar juntos y servir juntos, anteponiendo la oración. En efecto, cuando los cristianos maduran en el servicio a Dios y al prójimo, crecen también en la comprensión mutua. Juntos -concluyó Francisco-, como hermanos y hermanas en Cristo, rezamos con Pablo diciendo: “¿Qué haremos, Señor?”.

Y al hacer la pregunta ya hay una respuesta, porque la primera respuesta es la oración. Orar por la unidad es la primera tarea de nuestro camino”. Como a Pablo, “levántate”, nos dice Jesús a cada uno de nosotros y a nuestra búsqueda de la unidad. Levantémonos, pues, en nombre de Cristo, de nuestro cansancio y de nuestras costumbres, y sigamos adelante, avancemos, porque Él lo quiere, y lo quiere para que el mundo crea”.

Tras el Papa, intervino brevemente el arzobispo Welby, que invitó a todos a rezar por la unidad de los cristianos en un momento en el que no hay libertad en el mundo. Antes de la bendición final, Francisco y el arzobispo de Canterbury dieron a una serie de parejas de obispos católicos y anglicanos, como había anticipado el Pontífice en su homilía, “el mandato de seguir dando testimonio de la unidad querida por Dios para su Iglesia en sus respectivas regiones”, avanzando juntos para difundir la misericordia y la paz de Dios en un mundo necesitado”, para que “donde ejercéis vuestro ministerio, podáis juntos dar testimonio de la esperanza que no engaña y de la unidad por la que oró nuestro Salvador”.

Por último, el prefecto del Dicasterio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, el cardenal suizo Kurt Koch, dirigió su agradecimiento al Pontífice.

Deseo de La Paz

Entre los momentos destacados de la Semana, cabe recordar el deseo expresado el 24 de enero por el Custodio de Tierra Santa, el padre Francis Patton, durante la Vigilia por la unidad de los cristianos celebrada en la iglesia parroquial latina de San Salvador de Jerusalén: “Es importante y significativo sintonizar con el don de la unidad que ya nos ha sido dado por Cristo a través del bautismo y la efusión del Espíritu en este tiempo difícil en el que nos encontramos, caracterizado por el conflicto, el odio y el deseo de venganza en lugar de la tensión hacia la unidad y la reconciliación”.

El Custodio recordó que “el amor a Dios y al prójimo tiene que ver con la vida cotidiana y tiene que ver con nuestra manera de entrar en relación con la persona humana, cualquier persona humana: sufriente, golpeada, despojada de su dignidad”.

Para Patton, “el punto de encuentro entre nosotros no hay que buscarlo principalmente en el plano teórico de las ideas (que pueden unir o dividir), sino en el plano práctico del amor a las personas que Dios pone en nuestro camino, aquí y hoy, sin distinción de sexo, edad, etnia o incluso religión”. El Custodio también nos invitó a ponernos “en la piel del hombre robado, golpeado y abandonado en el camino”. 

Este personaje de la parábola nos enseña que, como cristianos de Tierra Santa, ya tenemos un elemento ecuménico que nos une a todos y que es el elemento del sufrimiento común, lo que en casos extremos se llama el ecumenismo de la sangre. Cuando nos atacan, no nos atacan porque seamos católicos u ortodoxos o armenios o siriacos o coptos o anglicanos o luteranos. Nos atacan simplemente porque somos cristianos”.

Esto, añadió, “nos recuerda que incluso si todavía no nos percibimos como unidos, aquellos que quieren golpearnos ya nos perciben como uno. Creo que en esto hay una solicitud del Espíritu para que también nosotros aprendamos a reconocernos cada vez más como parte de un único cuerpo que es golpeado y humillado y que, por tanto, tiene la posibilidad de manifestar alguna forma de unidad que ya existe en la participación en la pasión del Señor, dado que todavía no somos capaces de compartir juntos su gloria”.

El autorAntonino Piccione

Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica