Mundo

Una propuesta católica para «una negociación de paz creíble» en Ucrania en 7 puntos

Stefano Zamagni, presidente de la Academia Pontificia de las Ciencias, ha presentado algunos puntos firmes «para una negociación de paz creíble»

Giovanni Tridente·20 de septiembre de 2022·Tiempo de lectura: 3 minutos
Ucrania conflicto
Vehículo de combate de infantería en Izium el 14 de septiembre de 2022 ©CNS Photo

Texto original del artículo en italiano

En pocos días se cumplirán siete meses de conflicto sin sentido en Ucrania que está causando destrucción y muerte, además de poner al mundo entero en estado de sitio debido a las consecuencias económicas y sociales de la guerra.

No es que no haya guerras en otras partes del mundo -como ha señalado repetidamente el Papa Francisco-, pero sentimos este choque más acuciante tanto porque tiene lugar a nuestras puertas, como porque afecta al día a día material de nuestras vidas.

Desde el inicio de la guerra desatada por Rusia, el Papa Francisco ha pedido el fin de las hostilidades más de 80 veces y ha calificado los enfrentamientos de monstruosidad sin sentido, de herejía… de locura. Ha pedido con insistencia la vía del diálogo sin más pretensiones, y que los cristianos imploren a Dios el don de la paz mediante la oración constante.

Diálogo

En su rueda de prensa con los periodistas a su regreso de Kazajstán, dijo que, aunque cueste dinero, hay que «hablar» con el enemigo, porque la prioridad son las vidas que hay que salvar y el fin de los combates. Luego habrá tiempo para arreglar las cosas según la justicia, evaluando las responsabilidades de cada uno, pero lo urgente es parar cuanto antes.

Según las últimas noticias procedentes de las zonas de guerra, parece que Ucrania está recuperando parte de los territorios anteriormente tomados por el ejército ruso. Aunque este escenario puede representar un elemento de optimismo hacia la conclusión del conflicto con la retirada completa de los ocupantes, no se puede descartar que el bando contrario esté (re)preparando una ofensiva aún más violenta. Esperemos que no.

Constructores de la paz

En esta coyuntura, surge una propuesta explícita de la parte católica para llegar cuanto antes a la paz definitiva al menos en esta zona al este de Europa. Lleva la firma nada menos que del presidente de la Academia Pontificia de las Ciencias, el italiano Stefano Zamagni, que en este caso es portavoz del amplio magisterio sobre la llamada a ser «constructores de paz». Reconocido economista y académico, fue también uno de los principales colaboradores del Papa Benedicto XVI en la redacción de la Encíclica Caritas in veritate.

En Italia, Zamagni es también el inspirador y fundador de un grupo político «de inspiración cristiana», centrista y popular, llamado «Insieme», que sitúa el trabajo, la familia, la solidaridad y la paz en lo más alto de su agenda. Por ello, ha escrito una larga contribución que repasa los pasos que condujeron al conflicto, pero al mismo tiempo establece algunos puntos firmes «para una negociación de paz creíble».

Se trata de siete puntos que el autor tiene razones para creer que pueden ser «recibidos favorablemente por las partes en conflicto» si la propuesta se presenta «adecuadamente y se maneja sabiamente a través de los canales diplomáticos».

Al fin y al cabo, concluye Zamagni, «la paz no es un objetivo inalcanzable porque la guerra no es algo que suceda como un terremoto o un tsunami; es el resultado de la elección de las personas que la desean». Y también la paz.

Los siete puntos de la propuesta

He aquí los siete puntos de la propuesta de paz firmada por el Presidente de la Academia Pontificia de las Ciencias:

Primero: «La neutralidad de Ucrania renunciando a su ambición nacional de entrar en la OTAN, pero conservando la plena libertad de formar parte de la UE, con todo lo que ello significa».

Segundo: «Ucrania obtiene la garantía de su soberanía, independencia e integridad territorial; una garantía proporcionada por los 5 miembros permanentes de la ONU (China, Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos), así como por la UE y Turquía».

Tercero: «Rusia mantiene el control de facto de Crimea durante varios años más, tras lo cual las partes buscan, por vía diplomática, un acuerdo permanente de iure. Las comunidades locales gozan de un acceso facilitado tanto a Ucrania como a Rusia, así como de libertad de circulación de personas y recursos financieros».

Cuarto: «Autonomía de las regiones de Lugansk y Donetsk dentro de Ucrania, de la que siguen siendo parte integrante, económica, política y culturalmente».

Quinto: «Acceso garantizado para Rusia y Ucrania a los puertos del Mar Negro, para la realización de actividades comerciales normales».

Sexto: «Levantamiento gradual de las sanciones occidentales a Rusia en paralelo a la retirada de las tropas y el armamento ruso de Ucrania».

Séptimo: «Creación de un Fondo Multilateral para la Reconstrucción y el Desarrollo de las zonas destruidas y gravemente dañadas de Ucrania, un fondo al que Rusia está llamada a contribuir sobre la base de criterios predefinidos de proporcionalidad».

Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica