Vaticano

El Papa Francisco, último llamamiento para Ucrania

Con su llamamiento al fin de la guerra en Ucrania el 2 de octubre de 2022, el Papa Francisco ha marcado una clara línea divisoria y ha aclarado su posición sobre la guerra. Una aclaración que probablemente era necesaria, después de que las palabras y la postura del Papa Francisco hayan dado lugar a las críticas en la propia Ucrania.

Andrea Gagliarducci·7 de octubre de 2022·Tiempo de lectura: 5 minutos
Papa Francisco Ucrania

El Papa besa una bandera ucraniana en septiembre de 2022 ©CNS Photo/Vatican Media

El discurso del 2 de octubre de 2022 del Papa Francisco fue un texto muy estudiado, diplomático y calibrado en cada palabra, destinado precisamente a resaltar la gravedad de la situación. No sabemos qué llevó al Papa a hacer ese llamamiento, si la nueva amenaza nuclear o la situación tras las anexiones rusas de Donetsk. Luhansk, Zaporizhzhia y Kherson, y el discurso de Putin, que ha hecho surgir el fantasma de la amenaza nuclear.

Sin embargo, sabemos que las palabras del Papa Francisco se produjeron en la culminación de un gran esfuerzo diplomático de la Santa Sede, que ha trabajado incansablemente entre bastidores desde el inicio del conflicto.

Discurso del Papa Francisco

El Papa Francisco decidió hablar durante el rezo del Ángelus. El llamamiento al fin de la guerra en Ucrania se hizo en lugar del comentario del Evangelio que suele preceder a la oración del Ángelus. Sólo en otra ocasión había sucedido esto: el 1 de septiembre de 2013, cuando el Papa abordó el tema de la guerra en Siria y lanzó la jornada de oración y ayuno por la paz el 7 de septiembre siguiente.

El riesgo, al hacer esta elección, era dar al discurso del Papa una connotación puramente político-diplomática, sin anclarlo en el Evangelio, como suelen ser todos los discursos del Papa. Como se ha dicho, esto sólo ha ocurrido en otra ocasión. Es una señal de que la situación para el Papa es trágica.

En el discurso, el Papa Francisco subrayó que «ciertas acciones no pueden justificarse nunca», y dijo que es «penoso que el mundo esté aprendiendo la geografía de Ucrania a través de nombres como Bucha, Irpin, Mariupol, Izium, Zaporizhzhia y otros lugares, que se han convertido en lugares de sufrimiento y miedo indescriptibles». ¿Y qué hay del hecho de que la humanidad se enfrente de nuevo a la amenaza atómica? Es absurdo».

Claramente, el Papa estigmatizó así los asesinatos en masa y las pruebas de tortura encontradas en estos lugares.

Por ello, el Papa Francisco se dirigió en primer lugar al Presidente de la Federación Rusa «rogándole que detenga, también por amor a su pueblo, esta espiral de violencia y muerte».

El Papa también hizo un llamamiento al Presidente de Ucrania para que esté «abierto a propuestas serias de paz».

Esto no es una petición al presidente ucraniano para que acepte la invasión. El detalle importante es que esté abierto a propuestas de paz «serias». Para la Santa Sede, las «propuestas de paz serias» deben entenderse como propuestas de paz que no tocan la integridad territorial de Ucrania, que ponen fin al goteo de la guerra, que restablecen el equilibrio en la región. 

Diálogo con la Federación Rusa

La Santa Sede nunca ha dejado de dialogar con la Federación Rusa. El Papa Francisco ha hecho saber en varias ocasiones que está dispuesto a ir a Moscú. El 25 de febrero, cuando la guerra no había hecho más que empezar, decidió, de una manera nada convencional, visitar la embajada de la Federación Rusa en la Santa Sede, buscando un diálogo con el presidente ruso Vladimir Putin, una «ventana» abierta, como señaló el propio Papa.

Esta «ventanita» nunca se abrió. Sin embargo, el diálogo se mantuvo constante. El cardenal Pietro Parolin mantuvo una conversación telefónica con el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, el 8 de marzo de 2022, y se reunió con él al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Según el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, durante la conversación Lavrov «explicaría las razones de la actual crisis en las relaciones entre Rusia y Occidente, resultado de la ‘cruzada’ de la OTAN para destruir a Rusia y dividir el mundo». El Ministerio de Asuntos Exteriores también subrayó que «las medidas adoptadas por nuestro país tienen como objetivo garantizar la independencia y la seguridad, así como contrarrestar las aspiraciones hegemónicas de Estados Unidos de controlar todos los procesos mundiales».

En esa ocasión también se habló de referendos, que, según el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, «son la realización de los derechos legítimos de los habitantes de estos territorios a la autodeterminación y a organizar su vida según sus propias tradiciones civiles, culturales y religiosas».

Obviamente, esta es sólo la versión rusa de la historia. La Santa Sede no ha hecho ninguna comunicación oficial. Sin embargo, se sabe que fue el cardenal Parolin quien solicitó la reunión.

La reunión reveló no sólo una situación complicada, sino también la absoluta dificultad (por no decir imposibilidad) de involucrar a los rusos en una negociación de paz. De ahí, probablemente, el Ángelus del Papa Francisco matizado en sus detalles. Como si fuera consciente de que la Santa Sede no puede ser una fuerza mediadora.

¿Mediación de la Santa Sede para poner fin a la guerra?

No puede ser porque una mediación, para que dé frutos, debe ser deseada por ambas partes. Sin embargo, por el momento, no parece que Rusia esté dispuesta a mediar. Incluso una reciente entrevista con el Metropolitano Antonij, jefe del Departamento de Relaciones Exteriores del Patriarcado de Moscú, mostró que Rusia y la Santa Sede no parecen estar tan cerca.

Por el momento, las relaciones entre el Vaticano y el Patriarcado de Moscú están congeladas», dijo Antonij a la agencia de noticias rusa Interfax. Por mucho que se hable de una relación ecuménica, esta relación también tiene una repercusión política, especialmente por la forma en que el Patriarcado de Moscú está inextricablemente ligado a la presidencia de la Federación Rusa.

Son tiempos muy diferentes a los de junio, cuando fue la agencia gubernamental rusa Ria Novosti la que dio la noticia de que la Federación Rusa apoyaba la mediación de la Santa Sede en la resolución de la guerra en Ucrania. Lo hizo informando de las declaraciones de Alexei Paramonov, director del primer departamento europeo del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, que había señalado, en un cambio de tono muy significativo, que «los dirigentes del Vaticano han declarado repetidamente su disposición a prestar toda la ayuda posible para lograr la paz y detener las hostilidades en Ucrania». Estas observaciones se confirman en la práctica. Mantenemos un diálogo abierto y de confianza sobre una serie de cuestiones, principalmente relacionadas con la situación humanitaria en Ucrania».

¿Qué ha cambiado entre junio y hoy? En primer lugar, el curso de la guerra ha cambiado, y por tanto también la disposición a negociar. Y entonces, el compromiso de la Santa Sede ha cambiado. Que, en el plano diplomático, siempre parte de un punto ineludible: el respeto a la integridad territorial ucraniana.

Integridad territorial ucraniana

El arzobispo Paul Richard Gallagher, «ministro de Asuntos Exteriores» del Vaticano, había llamado a «resistir la tentación de comprometer la integridad territorial ucraniana» al margen de una conferencia en la Pontificia Universidad Gregoriana el 14 de junio.

Gallagher había visitado Ucrania entre el 18 y el 21 de mayo, y durante ese viaje destacó que la Santa Sede «defiende la integridad territorial ucraniana».

Obviamente, para la Santa Sede es necesaria una solución negociada, no bélica.

Como Iglesia, dijo Gallagher, «debemos trabajar por la paz y también hacer hincapié en la dimensión ecuménica». Además, debemos resistir la tentación de comprometer la integridad territorial de Ucrania. Debemos utilizar esto», el de la territorialidad, «como un principio de paz. Esperemos que pronto podamos iniciar las negociaciones para un futuro pacífico».

El gesto del Papa Francisco debe entenderse, pues, en este marco diplomático. La integridad territorial de Ucrania no está en cuestión. Al igual que no se cuestiona el juicio de la Santa Sede sobre la guerra. Baste considerar que ya en 2019, cuando el Papa convocó al Sínodo y a los obispos greco-católicos ucranianos a Roma para una reunión interdicasterial, el cardenal Parolin calificó lo que estaba ocurriendo en Ucrania como una «guerra híbrida».

Con su declaración, el Papa Francisco ha querido aclarar aún más su posición. Tal vez sea una aclaración tardía, ante varias situaciones que han golpeado a una sensible opinión pública ucraniana: desde la decisión de que una mujer rusa y otra ucraniana lleven la cruz en el Vía Crucis del Viernes Santo, un gesto visto como una presión por la reconciliación, hasta la oración por la intelectual rusa Darya Dugina, lanzada sin hacer referencia a la persona, pero vinculando el atentado que causó su muerte a la guerra en Ucrania cuando aún no se sabe quién puso una bomba en su coche.

En cualquier caso, el Papa ha marcado una línea clara, un punto de no retorno. Puede parecer un intento desesperado, un último llamamiento a Ucrania. Pero quizás sea el comienzo de una nueva ofensiva diplomática de la Santa Sede, que se desarrolla entre bastidores.

El autorAndrea Gagliarducci

Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Más en Omnes
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica