Vaticano

La Orden de Malta se renueva: se promulga la nueva Carta Constitucional

Tras la crisis originada en 2016 en el seno de la Orden de Malta, el Papa Francisco acaba de promulgar la nueva constitución, a la espera de que el capítulo general del próximo mes de enero de 2023 confirme la normalidad de este largo proceso.

Giovanni Tridente·6 de septiembre de 2022·Tiempo de lectura: 5 minutos
Foto: John T. Dunlap, lugarteniente del gran maestre de la Orden de Malta en funciones. ©CNS/Orden de Malta

Traducción del artículo al inglés

La primera fase de un intrincado asunto en el que se ha visto envuelta la histórica y extendida Soberana Orden Militar Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta (S.M.O.M.), conocida simplemente como “Orden de Malta“, durante varios años, al menos desde 2016, ha llegado a su fin en estos días.

El Papa Francisco, de hecho, con su propio Decreto que entró en vigor el 3 de septiembre, promulgó la nueva carta constitucional de la orden y el correspondiente Código Melitense, revocando al mismo tiempo los altos cargos y disolviendo el Consejo Soberano. El documento ya está disponible en la página web del organismo.

Ahora comienza la segunda fase que llevará al S.M.O.M. a una renovación interna que ha llevado al menos siete años, y numerosas vicisitudes, para identificar las modalidades con la nueva Constitución. El propio Pontífice ha fijado el 25 de enero de 2023, fiesta de la Conversión de San Pablo, como fecha para el Capítulo General Extraordinario, que deberá nombrar a la nueva cúpula de la Orden, incluido el Gran Maestre -vacante desde 2020 tras el fallecimiento de Frey Giacomo Dalla Torre del Tempio di Sanguinetto-, según un Reglamento aprobado por el Papa.

Mientras tanto, se ha constituido un Consejo Soberano provisional de 13 miembros para asistir al delegado especial del Papa (Cardenal Silvano Maria Tomasi) y al lugarteniente del gran maestre (Frey John T. Dunlap), que sigue en funciones, en la preparación del Capítulo General, que será copresidido por este último.

La historia de la Orden

La Orden de Malta tiene una historia secular que se remonta al primer siglo del segundo milenio. Desde 1113 está reconocida como sujeto de derecho internacional y mantiene relaciones diplomáticas con más de 100 Estados, con la Unión Europea y es observadora permanente en las Naciones Unidas.

Es una orden religiosa laica católica que opera en 120 países, donde se dedica principalmente a actividades caritativas, médicas, sociales y humanitarias. Está organizada en 11 Prioratos, 48 Asociaciones Nacionales, 133 misiones diplomáticas, 33 cuerpos de socorro y 1 agencia de ayuda internacional, además de gestionar numerosos hospitales, centros médicos y fundaciones especializadas.

Fue el pontífice Pascual II quien reconoció oficialmente a la comunidad monástica de los “Opitalieri de San Juan de Jerusalén“ con el documento Pie Postulatio Voluntatis, dando un peso de soberanía e independencia a esa primera comunidad monástica que desde medio siglo antes (1048) atendía a los peregrinos pobres en un hospital de Jerusalén, y transformándola en una orden religiosa laica. El primer dirigente y Gran Maestre fue el beato Frey Gerardo, natural de Scala, a pocos kilómetros de Amalfi, en el sur de Italia.

La nueva Carta Constitucional incorpora los objetivos de la Orden, que se refieren principalmente a la promoción de “la gloria de Dios y la santificación de sus miembros“ a través de la defensa de la fe y la atención a los pobres y a los que sufren “al servicio del Santo Padre“. Sus miembros son conducidos “a ser discípulos creíbles de Cristo“ y toda la Orden “da testimonio de las virtudes cristianas de la caridad y la fraternidad“.

Los acontecimientos de los últimos años

En varias ocasiones, la Santa Sede ha intervenido ante los Caballeros de Malta para afirmar su identidad y ayudarles a superar las crisis, como informa el Papa Francisco en su último decreto. Y esto también ha ocurrido durante este pontificado, según una serie de vicisitudes que han representado una división interna de sus miembros, que comenzó con una defenestración inicial de uno de los anteriores grandes cancilleres (Albrecht Freiherr von Boeselager) en diciembre de 2016.

En ese momento, el patronato de la orden fue confiado al Cardenal Raymond Leo Burke (nombrado por el Papa Francisco el 8 de noviembre de 2014), que ya era miembro desde 2011. La finalidad de este cargo es representar al Pontífice y promover los intereses espirituales de la orden, así como mantener las relaciones con la Santa Sede. El Gran Maestre de la Orden fue Frey Matthew Festing.

En esta coyuntura, entre finales de 2016 y principios de 2017, se produjeron los primeros desencuentros, que luego llevarían en los años siguientes a diversas medidas del Pontífice para una completa reorganización de la orden y de sus relaciones con la Sede Apostólica.

El origen de las vicisitudes, como se ha dicho, se remonta a la destitución forzosa del gran canciller Boaselager a principios de diciembre de 2016, acusado de haber distribuido preservativos durante una iniciativa humanitaria en Myanmar en años anteriores. Se ha defendido afirmando que desconocía el asunto, que se decidió a nivel local, y que intervino en cuanto tuvo conocimiento de él.

El entonces cardenal Patronus había informado al Papa, probablemente para obtener su respaldo a la decisión de destituir al gran canciller Boaselager, pero parece que en una carta dirigida a Burke y a la orden, el Pontífice, al tiempo que subrayaba la relevancia moral de la cuestión, había pedido una resolución “dialogada“ para entender las razones del incidente, sin ningún sobresalto particular. Pero esta práctica no se llevó a cabo. A continuación, un par de misivas de la Secretaría de Estado, firmadas por el cardenal Pietro Parolin, se dirigieron al Gran Maestre para subrayar lo que el Papa había pedido: “el diálogo sobre cómo abordar y resolver cualquier problema“.

La solicitud del Papa

En este punto, unas semanas después, el 22 de diciembre de 2016, el Pontífice creó una primera comisión de investigación para esclarecer el asunto, de la que formaban parte, entre otros, el entonces monseñor Silvano Maria Tomasi y el canonista jesuita Gianfranco Ghirlanda, ambos ahora cardenales.

En enero de 2017 se produjo una nueva etapa en el asunto, con la dimisión del gran maestre Festing, un cargo habitualmente vitalicio, solicitada por el Papa después de que el propio líder de la orden se opusiera a la comisión papal, reivindicando la plena autonomía de los Caballeros de Malta y negando cualquier colaboración.

Al mes siguiente, el Papa Francisco, «en vista del capítulo extraordinario que deberá elegir al nuevo gran maestre» de la S.M.O.M., nombra como delegado especial al entonces sustituto para asuntos generales de la Secretaría de Estado, el Cardenal Angelo Becciu, llamado a colaborar con el lugarteniente interino «para el mayor bien de la orden y la reconciliación entre todos sus componentes, religiosos y laicos».

El 2 de mayo de 2018, Frey Giacomo Dalla Torre, persona equilibrada y excelente mediador entre sensibilidades y conflictos internos, fue elegido gran maestre, pero falleció prematuramente el 29 de abril de 2020. Mientras tanto, el Papa había renovado el nombramiento de Becciu para continuar “el camino de la renovación espiritual y jurídica“ de la Orden, pero este proceso se interrumpió por su renuncia tras el notorio asunto del “Palacio de Londres“. Le sucedió el 1 de noviembre de 2020 el scalabriniano Silvano Maria Tomasi, con la tarea de continuar el cargo “hasta la conclusión del proceso de actualización de la Carta Constitucional“.

El 11 de noviembre de 2020, la orden eligió por amplia mayoría al nuevo lugarteniente de gran maestre, Frey Marco Luzzago, que también falleció por enfermedad el 8 de junio de este año. A la semana siguiente el Papa Francisco nombra al canadiense Fra’ John Dunlap como nuevo lugarteniente, reconociendo que la orden está “viviendo un nuevo momento de consternación e incertidumbre“.

Meses después la orden ha dado por concluido el proceso de reforma constitucional y se prepara para celebrar el capítulo general extraordinario el 25 de enero, con la esperanza del Papa Francisco de que finalmente se pueda salvaguardar la unidad “y el bien mayor“ de la S.M.O.M.

Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica