Mundo

La Navidad y otras devociones en África

La Nochebuena, la Navidad, el Miércoles de Ceniza o la Cuaresma, son algunas de las fechas litúrgicas que más cuidan los cristianos del continente africano.

Martyn Drakard·23 de diciembre de 2021·Tiempo de lectura: 3 minutos
Foto: Laura Nyhuis / Unsplash

Entre los cristianos africanos, las principales fiestas cristianas se celebran a lo grande. En su libro más conocido, Memorias de África, Karen Blixen describe una típica misa de Nochebuena en la misión francesa cerca de Nairobi, acompañada por el tímido niño kikuyu Kamante, que echaba una mano a todo en su granja, pero que, mientras recibía tratamiento médico en la misión presbiteriana escocesa había sido advertido de la estatua de una mujer en la misión católica y tenía miedo de asistir, pero fue conquistado por el ambiente festivo, el Belén de Navidad «recién salido de París», los cientos de velas y la congregación alegremente vestida, y perdió todo su miedo.

La tradición de la misa de medianoche sigue prosperando aquí, aunque algunas parroquias de las ciudades más grandes las han suspendido por miedo a la inseguridad. Se preparan con tiempo y se esperan con mucha expectación. Un nacimiento es un gran acontecimiento en África, y el Nacimiento del Niño Jesús tiene su sabor único, que nunca defrauda, y los fieles quieren estar allí a medianoche para dar la bienvenida al día 25 una vez más.
Pero la Navidad es un día de regalos, el día del año en que todos los miembros de la familia se reúnen para celebrarlo, un día de historias y recuerdos.

En África, «familia» significa la familia extensa, que suele ser bastante numerosa. Y «Navidad» significa la semana que transcurre hasta el día de Año Nuevo, un tiempo de descanso, de visitas de parientes, vecinos, amigos, de generosidad y hospitalidad abierta. También es un tiempo de ganancias rápidas para los medios de transporte privados, los autobuses, los taxis públicos que duplican sus tarifas contando con la desesperación de los habitantes de la ciudad por llegar a la casa del pueblo a tiempo para la fiesta. Es el único momento del año en que una capital ruidosa y frenética como Nairobi experimenta paz y tranquilidad.

La larga misa de la Vigilia Pascual también se observa ampliamente, pero quizá lo más significativo sea la Pasión del Viernes Santo. Kampala, la capital ugandesa, por ejemplo, acoge un Vía Crucis ecuménico por el centro de la ciudad. Además, cada iglesia católica realiza su propio Vía Crucis, que culmina con las ceremonias del Viernes Santo, y muchos intentan encajar el visionado de La Pasión de Cristo, de Mel Gibson.

En los pueblos, el Vía Crucis ocupa gran parte del día, y un hombre (o una mujer, si no hay ningún hombre que se ofrezca) lleva una pesada cruz durante varios kilómetros por el pueblo, a través de campos y crestas, como si dijera: Jesucristo llevó la suya; lo que yo sufro es poco en comparación. Y esto, a menudo en plena temporada de lluvias.

Pero quizá lo más llamativo de todo es la seriedad que se da al Miércoles de Ceniza, tal y como se celebra en las iglesias católicas. No es una fiesta de obligación y, sin embargo, puede ser el día del año litúrgico que más gente atrae, y no sólo los católicos. En este día los párrocos tienen que organizar muchas más misas. ¿Y cuál es el atractivo? Las cenizas y lo que parecen simbolizar: la contrición, el pecado, el perdón, la naturaleza transitoria de esta vida presente y la muerte; y también afirmar la propia identidad como católico. La gente se conmueve con las palabras: Hombre, polvo eres y en polvo te convertirás. Se ha convertido en una tradición tal que los empresarios no sólo permiten a sus empleados tiempo libre para asistir a la misa, sino que algunos incluso les recuerdan que deben asistir. También ocurre que, si los fieles faltan a la misa propiamente dicha, acuden por la noche al sacerdote para pedirle «la ceniza».

Los africanos no se privan de ayunar durante la Cuaresma, y no sólo de renunciar a los dulces y al chocolate durante este periodo. La prescripción de la Iglesia sobre la cantidad de alimentos que se pueden consumir en los días de ayuno tiene poco sentido aquí, así como la abstención de carne. Para la mayoría de los fieles la carne es ya un lujo. La mayoría de la población come cuando tiene hambre, si puede, y se ha acostumbrado durante mucho tiempo a hacer una comida al día, simplemente porque no puede permitirse dos comidas o más. Sin embargo, tanto si el ayuno es por necesidad como por devoción, los fieles se lo toman en serio, y puede incluir no tomar agua durante muchas horas. La Cuaresma aquí tiene lugar durante la estación más calurosa y seca del año, justo antes de que se produzcan las lluvias en torno a la Semana Santa.

Por último, la muerte, se trata con mucha solemnidad. Es un serio deber social y comunitario asegurarse de que el fallecido reciba una «digna despedida» a la otra vida. Cuando las circunstancias lo permiten, los familiares y amigos asisten a su velatorio. A veces se cantan sus alabanzas en el servicio fúnebre, literalmente en algunos lugares, y se baila; el panegírico y los discursos que alaban su vida, su contribución a la comunidad o al país y sus virtudes ocuparán gran parte del día. Cualquier otra cosa se considera irrespetuosa y vergonzosa.

Puede que África esté atrasada y desfasada en muchas cosas, pero en lo esencial quizá haya acertado.

Colabora

¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula

Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica