Mundo

La mujer africana

De un tiempo a esta parte se observa un cambio radical del paradigma de la mujer africana, especialmente en Kenia, tanto en el ámbito social, como profesional o social.

Martyn Drakard·16 de diciembre de 2021·Tiempo de lectura: 3 minutos
mujer africana

Desde que el continente africano se abrió al mundo exterior, ha sido escenario de todo tipo de tragedias humanas. Ahora, unos 150 años después de que los grandes exploradores europeos se aventuraran en el interior, la transformación ha sido inmensa. Un ámbito en el que se nota y se siente este enorme cambio es la vida de la mujer africana.

En Kenia, hace sesenta años, era bastante normal ver a mujeres de todas las edades cargando enormes fardos de leña al hombro, dirigiéndose a su casa para encender el fuego y preparar la cena. Aquellos días han quedado atrás. Ahora, gracias a la mejora del nivel de vida, a la educación y la sanidad universales y, sobre todo, a la tecnología, la mujer africana está al mismo nivel que sus hermanas de los países occidentales.

Las mujeres están presentes en prácticamente todas las profesiones. En el parlamento, aunque en la región, Kenia está por detrás de Uganda y muy por detrás de Ruanda. En la enseñanza primaria, las mujeres han tomado el relevo y están muy representadas en la secundaria y la universidad. En la profesión jurídica pronto superarán a los hombres y el actual Presidente del Tribunal Supremo de Kenia es una mujer. Se prevé que ocurra algo similar entre los médicos. En los deportes, las mujeres atletas son conocidas en todo el mundo, y se están abriendo paso en deportes masculinos como el boxeo y el rugby. Ya están presentes desde hace tiempo en ámbitos como la moda, los medios de comunicación y el turismo. Y más recientemente como pilotos de avión.

La mujer africana ha tomado la tecnología, en forma de teléfono móvil, como un pez en el agua: le ayuda a estar en contacto continuo con la familia y a transferir dinero, a través de «M-pesa», un invento keniano. También la pone en contacto con el resto del mundo. Parece que la mujer africana no sólo quiere alcanzar a las mujeres de todo el mundo, sino incluso superarlas.

Además, y esto es importante: Kenia no está gobernada por un autócrata, como gran parte de África, sino que goza de un sistema democrático que elige a su presidente cada cinco años sin falta. Como escribe Charles Onyango-Obbo en el Daily Nation el 21 de octubre de 2021: «Kenia ha superado probablemente a Estados Unidos como el país en el que, inmediatamente después de terminar unas elecciones generales, comienza la campaña para las siguientes», y «Kenia es el país más litigioso políticamente de África. Prácticamente todas las decisiones gubernamentales y presidenciales acaban en los tribunales». En otras palabras, todo el mundo, incluidas las mujeres, se siente con derecho a ser escuchado, incluso en las altas esferas.

Tanto la libertad como la tecnología han ayudado a la mujer africana, y no sólo a la keniana. Muchas personas disfrutan ahora de un nivel de vida bastante alto y muchos problemas materiales de hace sesenta años han desaparecido, esperemos que para siempre.

Sin embargo, la tecnología tiene su lado negativo, especialmente para la mujer, y cada vez más mujeres jóvenes están expuestas a la naturaleza adictiva de los medios sociales y a muchas de las ideas negativas que entran en el país desde los países más desarrollados: aprenden sobre LGBT, la cultura woke y todas las tendencias sociales y morales del exterior. La fecundación in vitro empieza a verse como un rayo de esperanza para quienes no pueden tener hijos. Y la presión antinatalista ha sido intensa desde justo después de la independencia, en los años 60. Aun así, muchos se han resistido, y una de las principales razones de la lenta aceptación de la vacunación contra el coronavirus es que muchos creen que hace que uno sea infértil.

No obstante, los viejos valores siguen siendo fuertes en el país. Como en todas partes, la capital no es representativa de toda la población. La familia sigue siendo fuerte, gracias en gran medida a la mujer, y al sacrificio y esfuerzo incansable de la madre. La mujer transmite a los hijos las costumbres, los modales y las creencias religiosas, y enseña a sus hijas las normas que ha aprendido de su madre y de su abuela; y cómo combinar todo esto con las formas modernas.

A medida que otros países africanos se abran más y experimenten las libertades de las que goza Kenia, la condición de la mujer africana mejorará en general en el continente; es probable que en los próximos diez o veinte años se produzcan grandes cambios en este sentido.

Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica