Vaticano

Garantizar la libertad religiosa en todas sus manifestaciones y en todas partes

La Pontificia Universidad Gregoriana ha acogido la Cumbre de la Libertad Religiosa, de tres días de duración, promovida anualmente por la Universidad Americana de Notre Dame sobre el tema del futuro de la libertad religiosa en el mundo.

Antonino Piccione·22 de julio de 2022·Tiempo de lectura: 6 minutos
libertad religiosa
Foto. Misa del Card. Zen en Hong Kong. ©CNS

El tema central de la cumbre es la Dignitatis Humanae, la declaración del Concilio Vaticano II que expresaba el apoyo de la Iglesia Católica a la protección de la libertad religiosa y establecía las normas básicas para la relación de la Iglesia con los Estados.

La cumbre de este año en Roma subraya el alcance mundial de la iniciativa, que en 2021 se había celebrado en la propia Universidad de Notre Dame

«La libertad religiosa es un derecho humano fundamental y su protección es una cuestión global», dijo G. Marcus Cole, decano y profesor de Derecho de la Facultad de Derecho de Notre Dame, al presentar la iniciativa. «Todas las personas del mundo tienen el derecho que Dios les ha dado a vivir sus vidas según sus convicciones, con orgullo y sin miedo», añadió Cole.

Sobre la base de estos principios, Notre Dame promueve y defiende la libertad religiosa de las personas de todas las creencias a través de becas, eventos y el trabajo de su facultad de derecho. En el fondo está la protección del derecho de culto, la defensa de los bienes sagrados frente a las amenazas de destrucción, la promoción de la libertad de elección de ministros de la fe y la prevención de toda discriminación contra las escuelas y enseñanzas religiosas.

El objetivo de la cumbre es estimular el debate entre académicos y líderes religiosos sobre el futuro de la libertad religiosa en Estados Unidos y en todo el mundo. Como el programado hoy entre dos de los más importantes filósofos e intelectuales contemporáneos: Cornel West, del Union Theological Seminary, y Robert P. George, de la Universidad de Princeton.

Cabe destacar que el Premio Notre Dame 2022 a la Libertad Religiosa fue concedido a Mary Ann Glendon, profesora emérita de Derecho en la Facultad de Derecho de Harvard y ex embajadora de Estados Unidos ante la Santa Sede. Glendon fue galardonada por su profunda e innovadora investigación jurídica y por su servicio a los Estados Unidos y a la Iglesia Católica, con una repercusión mundial en la premisa de la libertad religiosa como derecho humano fundamental.
Steven Smith, profesor de Derecho y codirector ejecutivo del Instituto de Derecho y Religión de la Facultad de Derecho de la Universidad de San Diego, recibió el Premio 2022 de la Iniciativa para la Libertad Religiosa. 

Ataques a la libertad religiosa

La libertad religiosa está siendo atacada en todo el mundo. «La violencia ha aumentado hasta niveles históricos en la última década, afectando a casi todos los grupos religiosos», dijo Samah Norquist, académica del Wilson Center de Washington. «Creyentes de casi todas las confesiones -cristianos, musulmanes y judíos, budistas, yazidíes, bahaís- se han enfrentado a la discriminación, el acoso, la represión y, por supuesto, la persecución por parte de agentes estatales y no estatales, así como de movimientos ideológicos», afirmó Norquist. En la misma línea estaba Nury Turkel, presidenta de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos, un organismo asesor bipartidista e independiente que vigila la libertad religiosa en el extranjero.

Turkel dio la voz de alarma sobre el deterioro de la libertad religiosa en China, donde el gobierno ha seguido «aplicando enérgicamente su política de ‘sinicización de la religión'» y ha exigido que los grupos religiosos y sus adeptos apoyen al gobierno y la ideología del Partido Comunista Chino (PCC).

Aunque China reconoce el budismo, el catolicismo, el islam, el protestantismo y el taoísmo, los adeptos de religiones con una supuesta influencia extranjera -como el cristianismo, el islam y el budismo tibetano- y los de otros movimientos religiosos, son especialmente vulnerables a la persecución, dijo Turkel, un abogado estadounidense de etnia uigur.

A lo largo de 2021, las autoridades de Xinjiang siguieron deteniendo arbitrariamente a uigures y otros musulmanes turcos en campos de internamiento e instalaciones similares a prisiones por diversos motivos religiosos.

Más de un millón de uigures han sido encerrados en campos de concentración por el mero hecho de adorar a Alá y no a Xi Xinping. Han sido objeto de numerosos abusos, como torturas, violaciones, trabajos forzados y asesinatos. La «peor pesadilla» para el PCC, señaló Turkel, son las comunidades que se preocupan por los derechos humanos y la dignidad de la persona. Una población religiosa comprometida, argumentó Turkel, es también una amenaza para el gobierno chino, porque su régimen autoritario es incompatible con la libertad religiosa.

La cuestión es no permitir que los abusos contra la libertad religiosa pasen desapercibidos, ya sea por la acción del gobierno -como en el caso de China- o por la inacción, como en países como Nigeria, donde la persecución por motivos religiosos sigue aumentando. 

«Las investigaciones han demostrado -concluyó el presidente de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos- que los países que apoyan la libertad religiosa tienen instituciones políticas más vibrantes y democráticas, un mayor bienestar económico y social, una disminución de las tensiones y la violencia, y una mayor estabilidad. Las naciones que pisotean o no protegen los derechos humanos fundamentales, incluida la libertad religiosa, proporcionan un terreno fértil para la pobreza y la inseguridad, la guerra y el terror, y los movimientos y actividades violentos y radicales».

«¿Cuáles son las libertades religiosas que nos preocupan?

En la apertura de la cumbre, Dallin H. Oaks, Presidente del Quórum de los Doce Apóstoles, pidió 
un esfuerzo global y multiconfesional para defender y promover la libertad religiosa en todas las naciones del mundo.

Estas son sus palabras: «¿Cuáles son las libertades religiosas que nos preocupan? Para las comunidades religiosas, la Constitución de EE.UU. garantiza la libertad de asociación y el derecho a reunirse; el derecho a determinar nuevos miembros; el derecho a elegir líderes y empleados clave, incluso en organizaciones afines; y el derecho a funcionar como organización. Para los creyentes individuales, los derechos esenciales incluyen la expresión y el ejercicio de la religión y la no discriminación religiosa. En defensa de estos derechos, debemos estar unidos. Los católicos, los evangélicos, los judíos, los musulmanes, los Santos de los Últimos Días y otras confesiones deben formar parte de una coalición de religiones que rescate, ampare y promueva la libertad religiosa en todo el mundo. Sabiendo que la libertad puede lograrse apoyando la libertad de quienes consideramos nuestros adversarios. Así que cuando vemos que nuestros intereses están vinculados a los de todos los demás, entonces comienza el verdadero trabajo de la libertad religiosa. De ahí la necesidad de que los creyentes escuchen a los demás, empaticen y resuelvan los conflictos de forma pacífica. Sin comprometer los principios religiosos fundamentales, sino captando lo que es verdaderamente esencial para nuestro libre ejercicio de la religión.

«De este modo», según Oaks, «aprendemos a vivir en paz con algunas leyes que no nos gustan y con algunas personas cuyos valores difieren de los nuestros. Todo lo que es necesario para la unidad es la convicción compartida de que Dios nos ha ordenado amarnos unos a otros y nos ha concedido libertad en materia de fe».La declaración Dignitatis humanae sobre la libertad religiosa fue mencionada como punto central de la segunda cumbre internacional promovida por la Universidad de Notre Dame. Conviene recordar algunos pasajes del mismo.

«El contenido de tal libertad», afirma el documento, «es que los seres humanos deben ser inmunes a la coacción de los individuos, de los grupos sociales y de cualquier poder humano, de modo que en materia religiosa nadie se vea obligado a actuar en contra de su conciencia ni se le impida, dentro de los límites debidos, actuar de conformidad con ella: en privado o en público, individualmente o en asociación».

Además, declara que el derecho a la libertad religiosa se basa realmente en la propia dignidad de la persona humana, tal como la revelan la palabra de Dios y la propia razón. Este derecho de la persona humana a la libertad religiosa debe ser reconocido y consagrado como un derecho civil en el ordenamiento jurídico de la sociedad». 

Una contribución decisiva a la formulación del documento y a la definición de la libertad religiosa como inmunidad había sido la de Pablo VI, que en el curso de una audiencia pública, el 28 de junio de 1965, describiendo la libertad religiosa había dicho: «Veréis que gran parte de esta doctrina capital se resume en dos famosas proposiciones: ¡en materia de fe que nadie sea molestado! Que nadie se deje constreñir» (nemo cogatur, nemo impediatur).

En su intervención en la conferencia internacional «La libertad religiosa en el derecho internacional y el conflicto global de valores» (20 de junio de 2014), el Papa Francisco señaló: «La libertad religiosa no es sólo la de un pensamiento o culto privado. Es la libertad de vivir según los principios éticos resultantes de la verdad encontrada, tanto en privado como en público. Este es un gran reto en el mundo globalizado, en el que el pensamiento débil -que es como una enfermedad- rebaja también el nivel ético general, y en nombre de un falso concepto de tolerancia acabamos persiguiendo a quienes defienden la verdad del hombre y sus consecuencias éticas».

Hoy, a la luz de la pandemia primero y de la guerra en Ucrania después, se debate sobre la desglobalización o la nueva globalización. El reto, sin embargo, sigue siendo el mismo: garantizar el respeto de los derechos humanos fundamentales, incluida la libertad religiosa en todas sus manifestaciones y en todas partes.   

El autorAntonino Piccione
Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica