Mundo

Gallagher, una misión por la paz

«Demostrar la cercanía del Papa y de la Santa Sede a Ucrania y reiterar la importancia del diálogo para restablecer la paz»: este es el objetivo de la visita del secretario para las Relaciones con los Estados, monseñor Paul Richard Gallagher, a Lviv, Kiev y los lugares afectados por la guerra.

Antonino Piccione·20 de mayo de 2022·Tiempo de lectura: 4 minutos
GALLAGHER ucrania
Foto: Gallagher es entrevistado antes de su viaje a Ucrania. ©CNS photo/Vatican Media

La visita comenzó el miércoles 18 de mayo y está previsto que finalice hoy tras las conversaciones con Dmytro Kuleba, Ministro de Asuntos Exteriores del país.

El viaje, programado inicialmente antes de Semana Santa con motivo del 30º aniversario de las relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y Ucrania y aplazado después por motivos de salud, incluía numerosos encuentros con líderes religiosos y representantes institucionales de las ciudades visitadas.

El primer día, el miércoles, hubo una gran participación y recogimiento. En la catedral de Lviv, uno de los edificios eclesiásticos más antiguos de Ucrania, que sobrevivió indemne al régimen comunista, monseñor Gallagher se reunió por la tarde para un intenso momento de oración acompañado por el arzobispo de Lviv de los latinos y presidente de la Conferencia Episcopal Ucraniana, monseñor Mieczysław Mokrzycki. También ser testigo de la cercanía y empatía del Papa Francisco hacia un pueblo en guerra desde hace tres meses.

Por la mañana, recibiendo al secretario para las Relaciones con los Estados en el paso fronterizo de Korczowa, entre Polonia y Ucrania, estaba el propio arzobispo Mokrzycki acompañado del embajador ucraniano ante la Santa Sede, Andrii Yurash; Desde aquí, escoltado por un eficaz dispositivo de seguridad, el prelado llegó al edificio de la Curia Arzobispal, en el centro de la ciudad, y a continuación partió hacia el complejo arzobispal greco-católico para mantener un encuentro fraternal con Mons. Igor Vozniak, arzobispo de Lviv, Mons. Volodymyr Hrutsa, obispo auxiliar, y otros obispos greco-católicos de la región.

Entre lo más destacado de este primer día de viaje se encuentra el encuentro con dos grupos diferentes de ucranianos desplazados acogidos en la parroquia de San Juan Pablo II y en el monasterio benedictino de San José; en total, unas doscientas personas, en su mayoría madres jóvenes con hijos y personas mayores. Sin embargo, estos dos centros de la comunidad católica latina han llegado a acoger a un total de más de cuatrocientas personas que huyen de los bombardeos y de los combates, todavía muy violentos, en amplias zonas del país.

En dos momentos distintos, Monseñor Gallagher se dirigió a los desplazados, asegurándoles las oraciones y la simpatía del Papa por el angustioso sufrimiento que les inflige el conflicto en curso. Y reiteró su esperanza de que la paz vuelva pronto a toda Ucrania. «En estas pocas horas -dijo el arzobispo- ya he podido escuchar muchos testimonios de vuestro sufrimiento, vuestro valor y vuestro gran espíritu de solidaridad. Y es precisamente la solidaridad», coincidió el arzobispo Mokrzycki, «la clave en la que hay que centrarse para la futura reconstrucción de Ucrania, cuando la locura de la guerra llegue a su fin».

De hecho, será a través del espíritu de solidaridad que ha surgido en estos días que podremos intentar reconstruir la sociedad nacional y las personas que la componen. Celebrando la Santa Misa en privado en la capilla de la residencia del Arzobispo de Lviv, Monseñor Gallagher, en una breve homilía, dijo estar convencido del momento histórico que vive la Iglesia Católica en Ucrania, en particular de los desafíos a los que los pastores están llamados a responder con gran amor y cercanía a su rebaño. Una situación que transforma un tiempo terrible de guerra en un tiempo de esperanza, en el que todos tienen la oportunidad de demostrar que están firmemente arraigados en Cristo.

El programa para el jueves 19 y el viernes 20 de mayo, marcado por importantes encuentros institucionales y ecuménicos, compromete al Secretario para las Relaciones con los Estados principalmente en la capital, Kiev, con una visita a algunos de los lugares que se han convertido en símbolos de esta guerra, que dura ya tres meses.

En primer lugar, las conversaciones con el presidente de la región de Lviv, Maksym Kozytskyy, y después la reunión con el arzobispo mayor de Kiev, Sviatoslav Shevchuk, jefe de la Iglesia greco-católica ucraniana, y con el presidente de la Conferencia Episcopal Polaca, Stanisław Gądecki. De hecho, una delegación de obispos polacos se encuentra en Ucrania del 17 al 20 de mayo y hará escala en Lviv y Kiev.

El objetivo de su misión es mostrar la solidaridad con el pueblo ucraniano y esbozar unfuturo común de la cooperación entre las estructuras eclesiales de los dos países en diferentes ámbitos: religioso, espiritual y humanitario.

En la entrevista con Mariusz Krawiec de Vatican News (jueves 19 de mayo), es el propio Gallagher quien se centra en el alcance de su misión en Ucrania y explica sus impresiones tras los dos primeros días: «Ver la guerra en la televisión es una cosa, tocar esta realidad es otra. También quiero expresar mi apoyo y solidaridad en nombre del Santo Padre.

La Santa Sede y el propio Santo Padre están dispuestos a hacer todo lo posible, la Santa Sede continúa su actividad diplomática con contactos con las autoridades ucranianas y también a través de la embajada rusa ante la Santa Sede tenemos algún contacto con Moscú.

La Santa Sede desea seguir fomentando el envío de ayuda humanitaria y, al mismo tiempo, sensibilizar a la comunidad internacional, lo que siempre es necesario». Sobre la respuesta de la Iglesia católica a la tremenda crisis humanitaria, Gallagher destaca la ayuda ofrecida a todos, no sólo a los católicos sino también a los miembros de otras religiones.

Sobre la misión del Secretario para las Relaciones con los Estados, se refirió el Secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, respondiendo a los periodistas al margen de un encuentro en la Universidad Católica de Milán: «Veamos cómo transcurre la visita de Gallagher a Ucrania y cuando vuelva haremos una valoración».

Sin embargo, el cardenal reiteró que, por el momento, «no hay ninguna intención por parte del Papa de ir a Ucrania». Además, el propio Pontífice, al tiempo que se declaraba dispuesto a hacer todo por la paz, había precisado que la hipótesis de una visita suya debía ser evaluada muy bien.

Sobre la cuestión del envío de armas a Ucrania, un tema que divide a la opinión pública y a los alineamientos políticos: «Me remito al Catecismo de la Iglesia Católica -respondió el cardenal-, que dice que hay un derecho a la defensa armada bajo ciertas condiciones que deben respetarse para poder hablar de una guerra justa. La cuestión de las armas se sitúa en este contexto. Es necesario relanzar el sistema de relaciones internacionales y el papel de los organismos internacionales -como la ONU-, que están en crisis, pero que la Santa Sede siempre ha apoyado y confiado».

El autorAntonino Piccione
Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica