Vaticano

¿Cuál es el futuro de la diplomacia ecuménica? 

La negativa del patriarca Kirill de no acudir al Congreso Mundial de Líderes Religiosos es una muestra importante de la delicada situación en la que se encuentra la diplomacia ecuménica. En este artículo analizamos las variables más importantes a tener en cuenta en este momento.

Andrea Gagliarducci·10 de septiembre de 2022·Tiempo de lectura: 5 minutos
Foto: el Papa Francisco y el patriarca Kirill en su encuentro en La Habana en 2016. ©Foto del SNC/Paul Haring

Por el momento no habrá un segundo encuentro entre el Papa Francisco y el Patriarca Kirill de Moscú. El Patriarca ha retirado bruscamente su presencia del Encuentro Mundial de Líderes Religiosos, que se celebrará en Nur Sultan (Kazajistán) los días 14 y 15 de septiembre, y al que también asistirá el Papa Francisco. La diplomacia ecuménica se encuentra en una fase especialmente delicada.

El Patriarca Kirill había confirmado su participación hace tiempo, y se podría decir que una de las razones por las que el Papa Francisco quería ir a Kazajistán era precisamente por la posibilidad de un segundo encuentro con el Patriarca.

Esta segunda reunión había cobrado una importancia increíble en un momento en el que había estallado el conflicto en Ucrania. El Patriarcado de Moscú no sólo había apoyado las decisiones rusas, sino que se había encontrado irremediablemente aislado en medio de la ortodoxia. Incluso el Metropolitano Onufry, que dirigía el rebaño ortodoxo de Kiev vinculado al Patriarcado de Moscú, había cortado efectivamente los lazos con su casa madre. Mientras que desde el Patriarcado de Serbia, tradicionalmente aliado de Rusia, la ayuda llegó directamente a Onufry, sin pasar por la mediación de Moscú.

Eran choques menores en un mundo ortodoxo que, con la agresión rusa en Ucrania, empezaba a cambiar de actitud e incluso de línea de fuerza. Porque por un lado siempre está Moscú, la mayor Iglesia Ortodoxa, la vinculada al Estado más poderoso. Pero por otro lado están las otras “autocefalias“ (las iglesias ortodoxas son nacionales), que ante la agresión rusa han cambiado ligeramente su actitud. Alentados, eso sí, por el ejemplo de Ucrania, que ya en 2018 había pedido y obtenido convertirse en una Iglesia autocéfala, desligándose de la administración secular de Moscú que le había concedido Constantinopla en el siglo XVII. 

La autocefalia ucraniana ha estado a punto de desembocar en un cisma ortodoxo, con Moscú por un lado y el resto del mundo ortodoxo por otro, o simplemente observando. Y es quizás a esa autocefalia a la que hay que mirar para entender realmente los temores de Moscú, los de una Ucrania cada vez más alejada de sus hermanos rusos, cada vez más cerca de Europa. 

¿Qué pasará en Kazajistán?

No habrá reunión con el Patriarca Kirill, pero eso no significa que el viaje del Papa Francisco no tenga significado o impacto. El Papa se reunirá con otros líderes religiosos, mantendrá conversaciones personales con cada uno de ellos, intentando tender puentes de diálogo.

En general, el protocolo provocó cierta perplejidad. El Papa no participa en las reuniones organizadas por otros gobiernos, sino que organiza la reunión o es el invitado principal. La mera participación corre el riesgo de menospreciarlo, y esto es algo con lo que la Santa Sede siempre ha sido cautelosa. 

Asimismo, el Encuentro Mundial de Líderes Religiosos celebrado en Nur Sultan es, como mínimo, una oportunidad extraordinaria para establecer recuentos.

Desde 2019, el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso ha establecido un memorando de entendimiento con la organización del Encuentro Mundial de Líderes Religiosos, en la culminación de muy buenas relaciones establecidas desde que la Santa Sede asistió con su pabellón a la Expo en el país en 2017. 

Ahora, será el Papa Francisco quien explote esta mina de encuentros, acompañado por el cardenal Miguel Ángel Ayuso Guixot, presidente del dicasterio y ahora prácticamente en casa, en Kazajistán,

Y quién sabe si el Papa no aprovechará su presencia en Nur Sultan para reunirse con el presidente chino Xi Jinping, que estará en Kazajistán esos mismos días. Sería un golpe extraordinario para el presidente kazajo, pero aún más para Rusia, que no dudaría en mostrar el encuentro como una señal de apertura del Papa también hacia los países marginados por Occidente. 

Las posibilidades de conocer a Kirill

Como se ha dicho, no estará el Patriarca Kirill, sino el Metropolitano Antonij, nuevo jefe del Departamento de Relaciones Exteriores del Patriarcado de Moscú. 

La ausencia de Kirill se explica de forma muy concreta: el Patriarca de Moscú no quiere que el Papa le reciba “al margen“ de otro evento, sino que quiere que ese encuentro tenga dignidad, que produzca un documento, que represente un hito. 

Y es que, ante un posible aislamiento incluso en el mundo ortodoxo, el Patriarcado de Moscú necesita demostrar que hay al menos un líder, y entre los más respetados, que da crédito a su labor. Y ello a pesar de que el Papa no dudó en llamar a Kirill “monaguillo de Putin“ en la videoconferencia del pasado 16 de marzo -el propio Papa Francisco lo admitió en una entrevista- y a pesar de que el cardenal Kurt Koch, presidente del Dicasterio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, definió como “herejía“ ciertas posiciones teológicas ortodoxas sobre Russkyi Mir, la Gran Rusia. 

¿Qué novedades hay ahora?

La presencia del Papa, que no se reunió con Kirill, representa para Kazajstán no sólo una oportunidad de celebrar los 30 años de relaciones diplomáticas con la Santa Sede, sino también de reforzar un papel en el diálogo interreligioso que intenta desarrollar desde 2003, año en que se celebró por primera vez el Encuentro Mundial de Líderes Religiosos.

Al final de la reunión se hará una declaración conjunta, que -explicaron los funcionarios kazajos- será “distribuida como un documento oficial de las Naciones Unidas“, y en ella se “reflexionará sobre los problemas más actuales del mundo, los conflictos globales, las tensiones geopolíticas, los problemas sociales, incluida la difusión de los valores morales y éticos“.

Cabe señalar que el tema de la conferencia también fue señalado por Kazajstán a las autoridades de los EAU, hasta el punto de que el embajador kazajo en Abu Dhabi celebró una conferencia de prensa sobre el tema en los últimos días. Y la declaración final tendrá probablemente dos modelos: la Declaración de Abu Dhabi sobre la Fraternidad Humana firmada por el Papa Francisco durante su viaje de 2019 a los EAU junto al Gran Imán de al Azhar Ahmed al Tayyb; y la declaración final del encuentro entre el Papa Francisco y Kirill en La Habana en 2016.

Esto tomaría lo mejor de los últimos modelos de diálogo desarrollados por el Papa Francisco, continuando en esa estela por un camino aceptable para la Santa Sede.

¿Un viaje a Moscú o a Kiev?

Se ha hablado mucho del viaje a Kazajistán como consecuencia, o anticipación, de un viaje del Papa Francisco a Moscú o a Kiev, o a ambos. Tal como están las cosas, ni el viaje a Moscú ni a Kiev parecen probables. El Papa Francisco ha mantenido durante mucho tiempo que es por razones médicas, y que le gustaría ir al menos a Kiev, donde hay una invitación urgente, pero que no puede porque su estado no se lo permite.

Esto es cierto, pero es sólo una explicación parcial. Un viaje a Kiev realizado después del viaje a Kazajstán y una posible reunión con el Patriarca Kirill probablemente habrían exacerbado los ánimos ucranianos, ya muy alterados por la guerra. Ahora, un viaje a Kiev después de la reunión en Kazajstán tendría más oportunidades, pero al mismo tiempo se vería como algo secundario.

La situación de Moscú es diferente, porque para eso se necesita una invitación, y todavía no la ha habido. Se trata de situaciones diplomáticas muy difíciles y delicadas, que se basan en equilibrios aún por descifrar.

Ciertamente, el viaje a Kazajistán no tiene relación con los otros dos viajes que el Papa podría emprender. Pero tiene un vínculo ideal con el paso a Jerusalén que el Papa habría querido hacer el 14 de junio, tras dos días en el Líbano, donde se encontraría con el Patriarca Kirill.

Todo estaba listo para la reunión, que luego fue aplazada por “razones de conveniencia“, dejando al Patriarcado de Moscú no poco desconcertado. Quizás esta sea también la razón práctica por la que Kirill decidió no ir a Nur Sultan.

La reconciliación europea sólo puede pasar por el diálogo ecuménico. Lo saben bien en Ucrania, donde existe el Consejo Panucraniano de Iglesias y Organizaciones Religiosas, que reúne a las confesiones religiosas de Ucrania desde hace 25 años, y que hace llamamientos precisos.

La Iglesia católica puede desempeñar un papel importante en esta reconciliación ecuménica. Pero, por decirlo con las palabras de su beatitud Sviatoslav Shevchuk, arzobispo mayor de la Iglesia greco-católica ucraniana, “podemos reconciliarnos con nuestros hermanos. No podemos conciliar con la geopolítica“.

El autorAndrea Gagliarducci
Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica