Cultura

Fundación Contemplare. Mostrar la riqueza de la vida contemplativa

Se dedicaban al mundo de la empresa, la química o el emprendimiento, pero les unía la fascinación por la vida contemplativa y, sobre todo, una idea común de ayudar, en lo que fuera necesario, a alguno de los 725 monasterios de vida contemplativa que subsisten en España.

Maria José Atienza·4 de diciembre de 2023·Tiempo de lectura: 5 minutos
contemplare

Foto: Uno de los belenes que se puede comprar en Contemplare

España es una de las “primeras potencias” mundiales en vida contemplativa con más de 8.000 monjes y monjas de vida contemplativa. Ellos, con su oración, apoyan al mundo y este grupo de laicos decidió, a través de la fundación Contemplare, ayudar a los monasterios que pudieran en las necesidades que presentaran.

Alejandra Salinas, directora de la fundación Contemplare, es una de aquellas empresarias que se “lio la manta a la cabeza” y puso sus conocimientos profesionales al servicio de esta causa.

Hoy día, la fundación Contemplare colabora con más de un centenar de estos monasterios ayudando, por una parte, en sus distintas necesidades y, sobre todo, siendo un escaparate actual, online y universal de los productos elaborados por monjas y monjes de toda España.

Alejandra Salinas, directora de la fundación Contemplare
Alejandra Salinas, directora de la fundación Contemplare,

¿Cómo llegaron a crear lo que algunos han denominado “el Amazon de los monasterios”? Alejandra Salinas apunta que “no se trataba de llamar a puerta fría a los monasterios diciendo ‘somos una fundación con sede en Madrid para ayudarles’, porque eso es frío y, además, les han engañado muchas veces. Así que decidimos fiarlo todo a la Providencia.

El contacto con cada monasterio es personal: a través de un sacerdote, porque nos dan la referencia desde otro monasterio, por alguien que las conoce y, por supuesto, también a través de las federaciones”.

Así han ido tejiendo una relación que “es a fuego lento, explicarles a qué nos dedicamos, ver cómo les podemos ayudar, etc. Ellos se quedan muy perplejos que haya gente laica, con zapatos de tacón, que quiera ayudarles… aunque los que nos cuidan son estos monasterios que rezan por el mundo”, puntualiza convencida Alejandra Salinas. 

Hermanas, ¿qué necesitan?

La pregunta con la que se dirigen, desde Contemplare a cada uno de los monasterios con los que se ponen en contacto es siempre la misma “Hermanas, hermanos, ¿qué necesitan?”.

Como destaca Salinas “las necesidades son muchas, pero nos dimos cuenta que lo que más nos pedían era ayuda para vender los productos artesanales que se elaboraban en cada una de esas comunidades. Esos productos, fruto de su ora et labora, son los que ayudan a pagar las facturas.

Los gastos de los monasterios son elevados, a pesar de la pobreza y austeridad con la que viven, la directora de Contemplare señala: “no es sólo la factura de electricidad, que en un monasterio es siempre muy elevada, son los gastos de seguridad social, porque ellos son autónomos, o arreglos importantes en los inmuebles… Pero es que, como destaca también Salinas, no se trata sólo de cubrir una necesidad sino de honrar esa vida de oración y de trabajo dando a conocerla”. 

Una antesala de los monasterios 

Contemplare no sólo es un modo de vender unos productos, sino que es una antesala del monasterio: “queremos que todo el mundo conozca lo que es y lo que significa la vida contemplativa, la vida de un monasterio, de estos hombres y mujeres que se encierran y rezan por nosotros. Invitamos a que las personas vayan a los monasterios porque nuestro objetivo es ése: mostrar la riqueza de la vida contemplativa”.

Por eso, su tienda física “la casita”, situada en Aravaca (Madrid), es un pequeño oasis de silencio y austeridad en medio de la ciudad. Allí, como en la web, puedes ver todo lo que elaboran estos monasterios: mermeladas, repostería de Navidad, imaginería religiosa, pero también licores, quesos, patés o ropa de bebé. 

La tienda online se desarrolló muchísimo en la época de pandemia, recuerda Alejandra Salinas: “creamos un marketplace con los productos de estos monasterios que se habían visto directamente afectados por la imposibilidad de desplazarse y estaban en una situación desesperada”. 

Es personal, no sólo negocios

A diferencia de la famosa frase “It’s not personal, It’s strictly business” de la película de El Padrino, la labor de la fundación Contemplare siempre supera el mero plano profesional. Aquí entra un tema vocacional también para los miembros de la fundación y quienes colaboran con ella.

Salinas afirma que “quienes trabajamos en Contemplare nos enriquecemos personalmente. Sabemos que tenemos unos proveedores extraordinarios. Nunca tienes una conversación superficial con una monja de clausura, aunque sea de dos minutos. Quienes estamos nos extasiamos a cada momento porque son circunstancias, conversaciones, historias que surgen … Estar cerca de estas personas te hace ver la vida de otra manera”.

De hecho, como ella misma, empresaria de profesión apunta “que su misión en la tierra no sea ‘hacer mantecados’ te sitúa, cambia todo. Siempre cumplen y se preocupan por cumplir, pero hay algo que está por encima de todo eso. Nosotros, que estamos en el mundo, vivimos ‘de plazos’ y, realmente, andamos desquiciados. El hecho de que te sitúen, que te digan, ‘Alejandra, siéntate y recuerda para qué estas aquí’, como me dijo una monja, cambia todo”. 

Con este producto, ayudas a un monasterio

Gracias a la fundación Contemplare son muchas y muy variadas las empresas y particulares que, por ejemplo, en tiempo de Navidad, ayudan a uno o varios monasterios a través de la compra de sus cestas de Navidad o incluyendo un producto de algún monasterio en la cesta de la empresa.

Desde la fundación hacen de “puente”: “Entre nuestras tareas está el entrar en contacto con empresas grandes que, por ejemplo, hacen cestas de Navidad, y les ofrecemos que en esas cestas vaya un producto de un monasterio. Así lo hemos hecho durante un tiempo con Inditex. O hacemos la cesta completa, que puede ser standard o, en el caso de empresas con un volumen alto, existe la posibilidad de que nos encarguen sus propias cestas, con un presupuesto concreto, etc.” 

Las empresas reciben muy bien estos productos, por una parte, destaca Alejandra Salinas, “todo lo que sea artesanal, hecho a mano en un monasterio, tiene mucho atractivo, porque son cosas de calidad y, además, queda en muchas personas esas ganas por ayudar a los monasterios, aunque no sean católicos practicantes o convencidos. Es además una manera de darles a conocer que siguen existiendo estas personas que rezan por nosotros”. 

Navidad es siempre un momento de gran volumen de venta, pero desde la fundación también les ayudan a “desestacionalizar” los ingresos. En este empeño, han organizado cursos de cocina junto al Cordon Bleu de Madrid, para enseñar a elaborar otro tipo de producto culinario fuera de la repostería navideña, o les aconsejan sobre las tendencias en ropa de bebé que se vende en mercadillos solidarios o a través de la web. 

La clave está resumida en la frase que acompaña a cada uno de los productos “con este producto ayudas a un monasterio”, aunque quizás, como repite Salinas “entiendes que, aunque vas diciendo ‘Aquí estoy para ayudar’, en realidad, es al revés”.

Feria de productos monásticos

feria contemplare

Entre las iniciativas de la fundación Contemplare, del 6 al 10 de diciembre de 2023 tiene lugar la I Feria Monástica, un evento que reunirá, en la céntrica Casa de la Panadería de Madrid, los casi mil productos de 80 conventos.

En este espacio se podrán adquirir hasta 650 tipos distintos de dulces navideños,  llegados directamente del obrador.

Junto a este escaparate gastronómico, estarán a la venta, además, los belenes, figuras navideñas, tallas e iconos: 300 objetos artísticos diferentes que moldean y pintan los contemplativos. Pero también ropa de bebé, cosmética natural y mantelería bordada a la antigua usanza.

Además, cada tarde habrá un tiempo de encuentro para escuchar y dialogar con monjas y monjes de los monasterios a los que ayuda Contemplare, conciertos sorpresa de música sacra; y ocasiones de diálogo personal.

Leer más
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica
Banner publicidad
Banner publicidad