Cultura

La Florería, el trabajo “entre bambalinas” de las celebraciones vaticanas

Unas cuarenta personas conforman la Florería vaticana, un antiguo servicio de la Santa Sede que se encarga  de preparar las celebraciones vaticanas.

Hernan Sergio Mora·31 de enero de 2024·Tiempo de lectura: 3 minutos

Foto: Empleados de la Florería arreglan una silla ©CNS photo/Alessia Giuliani, Catholic Press Photo

Detrás de las bellas ceremonias, audiencias y acontecimientos que se realizan en el Vaticano, entre bambalinas hay una institución poco conocida por el gran público que -silenciosamente y con dificultad- se encarga de la logística que permite que se puedan realizar esas grandes ceremonias.

Estamos hablando de la Florería, integrada por unas cuarenta personas, que coordinan y preparan lo que sea necesario dentro de la basílica vaticana, en la plaza de San Pedro, en las Basílicas papales romanas, en el Aula Pablo VI, en el apartamento del pontífice, así como en las audiencias dentro del Palacio Apostólico y en diversos edificios del Vaticano.

También se ocupa de la decoración y mantenimiento ordinario del mobiliario y tiene a su disposición tres laboratorios de restauración: uno de muebles y tapizados, otro de ebanistería y restauración de muebles y un tercero especializado en dorado. Luego está el departamento de montaje encargado, entre otras tareas, de poner hasta 30 mil sillas cuando hay celebraciones en el exterior de la Plaza.

Origen

El nombre Floreria tiene un origen antiguo. Probablemente, proviene del español y se refería a quienes cuidaban las flores para las ceremonias. Los inventarios del siglo XVI cuentan que, desde un principio, existía un depósito de la Florería con tapices, gobelinos y telas destinados a decorar las habitaciones y revestir grandes paredes. Hoy la Florería alberga todos los objetos no consagrados necesarios para las funciones pontificias.

Antiguamente se llamaba Florería apostólica y dependía del Palacio Apostólico, es decir, directamente del Papa, de la Secretaría de Estado y de la Prefectura de la Casa Pontificia. En los años 60 y 70 pasó a la Gobernación de la Ciudad del Vaticano con el nombre de “Servicio Florería“, actualmente depende de la Dirección de Infraestructuras y Servicios, junto con el servicio de Jardines y Medio Ambiente y el sector de Infraestructuras.

También espiritualidad

Una tradición de los empleados de toda la gestión de infraestructuras y servicios, de la que también depende la Florería, es asistir cada primer viernes a la misa que se celebra en el galpón del taller mecánico.

Todos los trabajadores de la Gobernación que lo deseen pueden contar también con asistencia espiritual y pueden encontrarse con el Papa en diversas circunstancias a lo largo del año. Además, este año se instauró la fiesta familiar que se celebra al aire libre.

Otras labores

Otra tarea es ocuparse de las mudanzas y restauraciones presentes no sólo en el Vaticano, sino también en áreas extraterritoriales y en otras partes de Roma, incluida la sede de las Congregaciones ubicada en via della Conciliazione o en el palacio de San Calixto.

Sin olvidar preparativos como, por ejemplo, la celebración del Corpus Domini, la tradicional procesión que parte desde la basílica de San Juan de Letrán Letrán hasta Santa Maria Maggiore.

Cónclave

Aún sabiendo que la fecha de un cónclave no se puede predecir, la Florería tiene un plan actualizado y listo para su organización. Desde de la Capilla Sixtina, con los tronos con sus palios móviles, pasando por la estufa de hierro y chimenea que anunciará con su humo negro y luego con su humo blanco la elección o menos de un nuevo pontífice.

En el pasado también se ocupaban de las 500 habitaciones que debían preparar para el alojamiento de los cardenales y su séquito, tarea ahora simplificada gracias al alojamiento en la Domus Santa Marta, o de tras cuestiones como como la tarea de cortar todas las líneas telefónicas.

Objetos de Floreria vendidos para la caridad del Papa

Hoy en el Almacén de Ropa, cerca de la estación de tren, hay una sección donde se exponen algunos de los obsequios que Francisco recibe de los Jefes de Estado y de Gobierno durante las audiencias o reuniones. Incluso muchos objetos que estaban guardados y polvorientos en la Florería actualmente se pueden comprar a cambio de una ofrenda que se destinará a la caridad del Papa.

El agradecimiento del Papa

El Papa Francisco en la audiencia del 17 de enero de 2014 con los empleados de la Florería expresó su agradecimiento personal por el “cuidado, profesionalidad y disponibilidad” con el que se llevan a cabo su misión.

Y recordó que “organizar los ambientes para los distintos encuentros del Papa con los peregrinos y las diversas actividades de la Santa Sede” es una labor “indispensable”, para obtener espacios acogedores y herramientas funcionales.

El autorHernan Sergio Mora

Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica
Banner publicidad
Banner publicidad