Vaticano

Finanzas vaticanas: cómo funcionan y qué órganos tienen

No es nada fácil entender cómo funcionan las finanzas vaticanas. Los cambios realizados en los últimos años han creado algunos órganos de control nuevos. En este artículo te explicamos qué entidades gestionan el patrimonio vaticano y de qué se encarga cada una.

Andrea Gagliarducci·29 de julio de 2022·Tiempo de lectura: 7 minutos
Foto: sede del IOR, el Banco Vaticano. ©CNS photo/Paul Haring

No es fácil desenredar los pliegues de las finanzas del Vaticano. Ciertamente, las últimas reformas traídas por el Papa Francisco obligan a una actualización constante. Se cambian las competencias y la gestión de los despachos, se rediseñan los dicasterios e incluso se redefine quién y cómo se gestiona el dinero. Pero, ¿cómo surgieron las finanzas del Papa? ¿Cómo se han estructurado a lo largo de la historia? ¿Y cómo se gestionan ahora? 

Los orígenes de las finanzas modernas del Vaticano

Justo un día después de la muerte del Papa Pío XI, el 10 de febrero de 1939, monseñor Angelo Pomata se presentó en un mostrador de las “Opere di Religione”. El cajero era Massimo Spada. Pomata estaba allí por orden de Eugenio Pacelli, que había asumido el cargo de Camerlengo con la muerte del Papa. Pacelli -que sería elegido Papa en el siguiente cónclave- había ordenado a monseñor Pomata que depositara el dinero encontrado en el cajón del escritorio del Papa, en liras y dólares. 

Spada abrió una cuenta, bajo el nombre de «Secretaría de Estado – Obolus New Accounts». La historia de las finanzas modernas del Vaticano comienza ahí. A través de esa cuenta corriente, y luego a través de la total autonomía del “Istituto di Opere di Religione” -el llamado «banco del Vaticano», que en realidad es más bien un fondo fiduciario- se podrían poner fondos a disposición del Papa a su discreción. Fondos con los que reponer el presupuesto de la Santa Sede, como ha ocurrido recientemente. O fondos que se destinen a obras de caridad. O que los fondos -y este fue el caso de Pío XII- pasen por canales seguros, para ayudar a las operaciones de mantenimiento de la paz.

El Estado Vaticano

Si la llamada «Cuenta del Óbolo» dio origen al Instituto de Obras de Religión, hacía ya algunos años que la Santa Sede había comenzado a dotarse de instrumentos financieros. De 1870 a 1929, después de que Roma fuera invadida por el Reino de Italia, la Santa Sede no tenía territorio. Pero en 1929, con la Conciliación y la firma de los Pactos de Letrán, se había creado el Estado de la Ciudad del Vaticano, «ese gran cuerpo que sirve para dar soporte a nuestra alma», en palabras de Pío XI. 

El gobierno italiano también había acordado transferir una suma a la Santa Sede para compensar el «mal» causado por la pérdida de los Estados Pontificios. Pío XI se encargó personalmente de las negociaciones, hasta el punto de acordar una indemnización por parte del Estado italiano de 1750 millones de liras, parte en efectivo y parte en bonos al portador. 

¿Qué hacer con ese patrimonio? Dos meses después de la firma de los Pactos de Letrán, y casi treinta días antes de su ratificación, el Papa se puso en contacto con el ingeniero Bernardino Nogara, que era gerente de la Banca Comercial Italiana, para encargarle la gestión de los fondos procedentes de la Convención Financiera.

Bernardino Nogara llevó el concepto de propiedad de acciones al Vaticano. Se le confió la Sección Especial de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, y desde ese puesto -análogo a un banco central- compró acciones, con inversiones conspicuas y exitosas. Era la época de la Gran Depresión de 1929, y permitió a Nogara comprar acciones en varias empresas. Así, Nogara pudo formar parte de los consejos de administración de innumerables empresas italianas, lo que aumentó su prestigio internacional. Y, precisamente durante la Gran Depresión, Nogara creó dos empresas, Grolux y la suiza Profima, con la idea de diversificar las inversiones de la Santa Sede, centrándose en el oro y el ladrillo. 

Los polos de las finanzas del Vaticano

La Constitución del Estado de la Ciudad del Vaticano sentó así las bases de las dos principales instituciones financieras de la Santa Sede: el Instituto para las Obras de Religión y la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica. 

El primero es generalmente conocido como el «Banco del Vaticano«, pero en realidad no es un banco, no tiene oficinas fuera del Vaticano, y sólo recientemente obtuvo un IBAN, después de que la Santa Sede entrara en la zona de transferencia SEPA, es decir, la Zona Única de Pagos Europea.

El camino del IOR hacia el reconocimiento por parte de las instituciones extranjeras como contraparte fiable ha sido especialmente largo, como lo ha sido para todas las instituciones financieras del mundo. Juan Pablo II estableció los nuevos estatutos del IOR en 1990, mientras que la primera auditoría externa data de mediados de los años noventa. 

En la década de 2000, el IOR aplicó una serie de medidas innovadoras, que también fueron reconocidas por los evaluadores internacionales de MONEYVAL, el comité del Consejo de Europa que evalúa la adhesión de los Estados a las normas internacionales contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo. 

La APSA

El otro polo de las finanzas vaticanas es la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, la APSA. Tiene una función similar a la de un «banco central». Hasta principios de la década de 2000, la APSA también proporcionaba pensiones y tenía cuentas registradas, pero éstas se cerraron para cumplir mejor las normas internacionales.

Como «banco central», la APSA tiene también la gestión de los bienes inmuebles de la Santa Sede. Según el primer balance de la APSA, publicado en 2021, dice que el Vaticano posee 4.051 propiedades en Italia y otras 1.120 en todo el mundo, principalmente en inversiones inmobiliarias de lujo en Londres, París, Ginebra y Lausana. 

«Es también gracias a los alquileres a precio de mercado que se cobran en los prestigiosos inmuebles que se poseen en París y Londres, que es posible conceder a la Limosnería Apostólica un préstamo gratuito para el uso de una estructura como el Palazzo Migliori, a dos pasos de la columnata de San Pedro, para la acogida de los sin techo que acogen los voluntarios de la Comunidad de Sant’Egidio. Además, con la compra de un inmueble cerca del Arco del Triunfo en París, gracias a la mediación de Sopridex, el vendedor destinó parte del producto de esta operación a la construcción de una iglesia en una suburbio parisino».

Desde el año pasado, la APSA gestiona también fondos que antes eran gestionados directamente por la Secretaría de Estado, y se supone que todo el aparato vaticano tendrá un único fondo soberano gestionado por la APSA.

Entidades autónomas

Además de la administración de la Secretaría de Estado, hay otras entidades que son autónomas. La Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, por ejemplo, tiene su propio presupuesto y recursos, aunque no se han divulgado desde 2015. Hace tiempo que se plantea un presupuesto consolidado que incluya el de la Curia, es decir, el de los organismos de la Santa Sede, y el del Estado, pero aún no se ha conseguido. Los ingresos más importantes de la Gobernación son los de los Museos Vaticanos y el complejo museístico de las Villas Papales.

Queda por ver, sin embargo, si el Dicasterio para la Evangelización heredará la libertad financiera de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Cuando el dicasterio misionero se estableció de hecho con el nombre de Propaganda Fide en 1622, se planeó darle autonomía financiera, para que el dinero pudiera llegar directamente a las misiones. La antigua Propaganda Fide también disponía de bienes inmuebles, que ahora se estiman en 957 propiedades entre terrenos y edificios en Roma. 

También hay que tener en cuenta que, en realidad, todos los dicasterios gozaban de autonomía financiera, dentro de ciertos límites, porque recibían donaciones personales y para objetivos personales. Cuando el cardenal George Pell, como prefecto de Economía, hablaba de cientos de millones de euros escondidos, es decir, ocultos, en diversas cuentas, hablaba precisamente de los recursos personales de los dicasterios que podían administrar con liberalidad. Los dicasterios tampoco podían elegir al IOR como banco de inversión, por lo que no es de extrañar, por ejemplo, que la Secretaría de Estado invirtiera con Credit Suisse. 

Los organismos de supervisión

La APSA, por tanto, asume cada vez más el papel de un banco central, por lo que fue objeto de una pequeña reforma en 2013, que modificó el papel de los asesores, haciéndolos formar parte de un consejo de supervisión. La provisión de pensiones, la gestión de las finanzas y los fondos soberanos estarán en manos de la administración. 

La Secretaría para la Economía es el órgano de control de las finanzas de la Santa Sede. Supervisa los presupuestos, da directrices de gasto y racionaliza los costes. El Prefecto de la Secretaría de Economía es también miembro de la Comisión de Asuntos Confidenciales, que establece qué actos de carácter económico deben ser confidenciales. La Secretaría para la Economía también supervisó la regulación del código de adquisiciones del Vaticano.

Cabe mencionar que todas estas decisiones se toman tras la adhesión de la Santa Sede a la Convención de Mérida, que es la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción. A raíz de esta adhesión, la oficina del Auditor General se define ahora también como la «oficina anticorrupción» del Vaticano.

El Auditor general

El Auditor General, no hace falta decirlo, se encarga del control, mientras que el Consejo de Economía es una especie de Ministerio de Hacienda, cuya tarea es dirigir el trabajo financiero. 

En este caso, la novedad reside principalmente en el nombre y el enfoque, no en el fondo. La Secretaría de Economía solía ser la Prefectura de Asuntos Económicos, que se reformó en 2012 y casi se equiparó a un Ministerio de Finanzas. El Consejo de Economía era antes el Consejo de los Quince, es decir, de cardenales llamados a supervisar el enfoque financiero de la Santa Sede.

Por último, está la Autoridad de Información y Supervisión Financiera. Se trata de una autoridad de inteligencia, que sólo tiene una entidad bajo observación directa, que es el IOR. La Autoridad tiene la misión de investigar las transacciones financieras sospechosas que se le comunican y entregar los informes al Promotor de Justicia, que decidirá entonces si prosigue o no la investigación. La Autoridad también tiene un papel crucial en la cooperación internacional, debido a las relaciones que intercambia con sus homólogos, hasta el punto de que también ha desempeñado un papel en la resolución de algunos casos internacionales.

La reforma de las finanzas deseada por Benedicto XVI también llevó, en 2013, a la creación de un Comité de Seguridad Financiera, un organismo que certifica la soberanía de la Santa Sede y permite que la Secretaría de Estado (es decir, el Gobierno) y otros organismos trabajen juntos para evitar el blanqueo de capitales. 

Un compromiso coherente con la misión

Esta es, a grandes rasgos, la estructura financiera de la Santa Sede. Leemos en el primer informe de MONEYVAL de 2012 que el paso de la Santa Sede hacia la transparencia financiera era un camino «coherente con su naturaleza y carácter internacional», así como con «su misión religiosa y moral». Es un compromiso importante para ser creíble en el mundo. Para la Iglesia, al fin y al cabo, el dinero no es un fin, sino un medio, y sirve para la misión, que es una misión ante todo para los últimos.

El autorAndrea Gagliarducci
Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica