Mundo

Resumen del Año Ignaciano en la fiesta de San Ignacio

El 31 de julio, junto con la fiesta de San Ignacio, finaliza el Año Ignaciano, que comenzó el 20 de mayo de 2021. Una fecha importante, porque corresponde a los 500 años del inicio de la aventura de Ignacio de Loyola, a la sazón un soldado vasco que luchaba en defensa de Pamplona, atacada por los franceses.

Stefano Grossi Gondi·31 de julio de 2022·Tiempo de lectura: 5 minutos
Foto: Presentación de "Caminando con Ignacio", libro del Padre Sosa. ©CNS photo/cortesía de la Curia General de la Sociedad de Jesús

La conversión de San Ignacio se originó por un episodio dramático. Una bala de cañón le destrozó las piernas y durante toda su vida Ignacio caminó cojeando. Pero los efectos más notables se produjeron en su corazón, con un largo proceso evolutivo que cambió su forma de ver el mundo y de abrirse a un futuro que antes ni siquiera imaginaba. La paradoja es que un episodio que a primera vista parece un drama personal, que pone fin a su carrera militar como mesnadero, es en realidad el inicio de un viaje que empuja a un hombre más cerca de Dios y le abre un nuevo camino dentro de la Iglesia.

El Año Ignaciano

En mayo de 2021 se celebró el inicio de las ceremonias en Pamplona, donde todo comenzó. Y fue el Superior General de la Compañía de Jesús, el Padre Arturo Sosa, quien encabezó el acto solemne que dio inicio al curso de los acontecimientos.

Entre ellos, un itinerario para jóvenes llamado «De Pamplona a Roma, tras las huellas de San Ignacio», una oportunidad para explorar el viaje de conversión de Ignacio de una manera experiencial. Luego, en junio de 2021, se celebró una oración para confiar a Dios el camino de la Provincia Euromediterránea de la Compañía de Jesús, en el aniversario del día en que Ignacio comenzó a recuperarse del peligro de muerte que había seguido a la herida en la pierna que había sufrido en la batalla. Además, en julio de 2021 se celebró un campamento de verano itinerante para jóvenes en las montañas del norte de Albania.

En marzo de 2022, aniversario de la canonización de San Ignacio y San Francisco Javier, hubo una peregrinación a «La Storta» en las afueras de Roma. En abril, hubo una peregrinación en tres etapas desde Formia a Roma, siguiendo los pasos de Ignacio, que había desembarcado en Gaeta, cerca de Formia, para su primer viaje a Italia. El acto de clausura es la misa en la iglesia del Gesù de Roma el 31 de julio de 2022, en la solemnidad de San Ignacio. A estos sucesos que se conmemoran ahora, se puede añadir otro acontecimiento importante que recuerda la vida de San Ignacio de Loyola: su primera estancia en Roma en marzo-abril de 1523. Después partió hacia Jerusalén, donde permaneció unos veinte días en septiembre de 1523.

El Año Ignaciano no sólo tuvo lugar en Italia, sino que hubo iniciativas en varias partes del mundo: desde Estados Unidos hasta Francia; desde Hungría hasta América Latina y luego también África.

Tras las huellas del camino de Ignacio

En este año dedicado a San Ignacio, desandaremos de alguna manera su camino, que desde el principio se distinguió por su carácter mariano: su parada en el famoso santuario de Montserrat tomó la forma de una verdadera vigilia militar dedicada a la Virgen, y como un antiguo caballero colgó sus vestiduras militares delante de una imagen de la Virgen María. Más tarde, desde allí, el 25 de marzo de 1522, entró en el monasterio de Manresa, en Cataluña. Y en la cueva de Manresa decidió escribir los Ejercicios Espirituales, un instrumento de devoción moderno que se ha convertido en una característica de la espiritualidad jesuita. 

En esa época también cambió su nombre de Íñigo a Ignacio, probablemente por su devoción a San Ignacio de Antioquía. El Padre John Dardis, director de la Oficina de Comunicación de la Curia General de los Jesuitas, recuerda una de las lecciones que enseñó Ignacio: «Cuando amas, eres vulnerable: si no aceptas tus heridas, tu vocación sigue siendo una mentira: Aprender a dejar los mecanismos de defensa no es fácil, y el descubrimiento de Ignacio fue precisamente que podía ser vulnerable y amado al mismo tiempo. Su lucha consistía en buscar a Dios, en ejercitarse con todas sus fuerzas para afrontar cualquier obstáculo: en Manresa tuvo que superar incluso pensamientos de suicidio.  Sin embargo, lo que ganó al final fue el sentido de confianza en la voluntad del Padre. De ahí el pensamiento final: «Si perdemos esto, dejaremos de ser la Compañía de Jesús»,

Prioridades apostólicas universales

Los jesuitas al organizar el Año Ignaciano han puesto en primer lugar lo que el Papa Francisco les ha dado para el decenio 2019-2020. He aquí un resumen de los objetivos: indicar el camino a Dios, particularmente a través de los Ejercicios Espirituales y el discernimiento; caminar junto a los pobres, los excluidos del mundo en una misión de reconciliación y justicia, algo muy cercano al corazón del Papa Francisco; acompañar a los jóvenes en un futuro de esperanza; colaborar en el cuidado de la Casa Común. Esto dará a conocer lo que anima el impulso apostólico de la Compañía, es decir, su espiritualidad, que no es sólo para ella, sino para todos los que la experimentan como verdadera para ellos.

Algunas de las notas prioritarias son un gran amor personal por Jesús de Nazaret, que lleva a cada uno a crecer hacia la plenitud en humanidad; ver a Dios actuando en todas las cosas y acontecimientos de la historia y responder con magnanimidad a las llamadas que vienen de la realidad, es decir, del Señor. 

Concierto de fin de curso

El 30 de julio, la víspera del final del Año Ignaciano se celebró con un concierto de Michele Campanella, en el doble papel de concertino y primer piano, para tocar La Petite Messe Solennelle de Gioacchino Rossini, compuesta por el artista nacido en Pesaro tras décadas de silencio. El término «petite» tenía una doble motivación: el conjunto reducido de dos pianos y armonio y un coro de sólo 16 cantantes, pero también la actitud del cristiano que se hace pequeño cuando dedica su música a Dios. El Barbero de Sevilla está lejos y Rossini utiliza por última vez su viejo estilo para un nuevo y conmovedor mensaje.

Mensaje del Papa

Con motivo del Año Ignaciano, el Papa Francisco ha enviado un mensaje en el que destaca la conversión de San Ignacio, deseando que todos vivan este año como una experiencia personal de conversión. «En Pamplona, hace 500 años, todos los sueños mundanos de Ignacio se rompieron en un momento. La bala de cañón que le hirió cambió el curso de su vida y el curso del mundo. Las cosas aparentemente pequeñas pueden ser importantes. Esta bala de cañón también significó que Ignacio fracasó en los sueños que tenía para su propia vida. Pero Dios tenía un sueño aún mayor para él. El sueño de Dios para Ignacio no era sobre Ignacio. Se trataba de ayudar a las almas, era un sueño de redención, un sueño de salir al mundo entero, acompañado de Jesús, humilde y pobre.

La conversión es un acontecimiento diario. Rara vez ocurre de una vez por todas. La conversión de Ignacio comenzó en Pamplona, pero no terminó allí. Durante toda su vida se convirtió, día tras día. ¿Y qué significa esto? Que a lo largo de su vida puso a Cristo en el centro. Y lo hizo a través del discernimiento. El discernimiento no consiste en tener certezas desde el principio, sino en navegar, en tener una brújula para poder tomar un camino que tiene muchos vericuetos, pero siempre dejándose guiar por el Espíritu Santo que nos lleva al encuentro con el Señor. En este deambular por la tierra, nos encontramos con otros como lo hizo Ignacio en su vida. Estas otras son señales que nos ayudan a mantener el rumbo y nos invitan a convertirnos una y otra vez. Son hermanos, son situaciones, y Dios también nos habla a través de ellos. Escuchamos a los demás. Leemos situaciones. También somos punteros para los demás, mostrando el camino de Dios.

La conversión se hace siempre en diálogo, con Dios, en diálogo con los demás, en diálogo con el mundo. Rezo para que todos los inspirados por la espiritualidad ignaciana puedan hacer este viaje juntos como una familia ignaciana, y rezo para que muchos otros puedan descubrir la riqueza de esta espiritualidad que Dios dio a Ignacio.

Los bendigo de todo corazón, para que este año sea realmente una inspiración para salir al mundo a ayudar a las almas, viendo todas las cosas nuevas en Cristo. Y también una inspiración para dejarnos ayudar. Nadie se salva solo. O nos salvamos en comunidad o no nos salvamos. Nadie puede enseñar a otro el camino. Sólo Jesús nos enseñó el camino. Nos ayudamos mutuamente a conocer y seguir este camino. Y que Dios Todopoderoso os bendiga, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén».

El autorStefano Grossi Gondi
Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica