Iniciativas

Elijah21. Jesucristo para musulmanes

Surgida en Alemania, y ya en varios países de Europa, la iniciativa Elijah21 tiene como objetivo —con el lema Jesus for Muslims— dar a conocer a Jesucristo a musulmanes que emigraron a Occidente. Entrevistamos a su fundador, Andreas Sauter.

José M. García Pelegrín·27 de marzo de 2022·Tiempo de lectura: 4 minutos
elijah21

La iniciativa denominada Elijah21 opera en toda Europa con cristianos de muchas denominaciones, que trabajan juntos para llevar a los musulmanes el Amor de Jesucristo. Organizan actividades para conocer mejor a los musulmanes y para mostrarles la alegría y la esperanza de la fe en Jesucristo. 

En su página web, usted explica qué significa el nombre de Elijah21. Pero, ¿por qué tomó el nombre del profeta Elías? ¿Cómo surgió la iniciativa? 

—El nombre surgió en realidad a partir de la oración. Mediante el enfrentamiento con los sacerdotes de Baal, el profeta Elías aparece como modelo en la cuestión del verdadero Dios. Además, el libro de Malaquías termina con la promesa de un tiempo en el espíritu del profeta Elías antes del regreso de Jesús: “He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible.Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición”. Experimentamos esta reconciliación cada día en nuestras acciones. De ahí el sufijo 21, que representa el siglo XXI, es decir, hoy…

La iniciativa, actualmente extendida como organización misionera en toda Europa, es una historia de escuchar individualmente la voz de Dios y de obedecerla con coherencia. Las situaciones en que hemos notado de la mano de Dios manifiestan cómo Él es el que guía y crea realidades más grandes de las que el individuo es capaz de crear por sí mismo.

Su objetivo principal consiste en dar a conocer a Jesús a los musulmanes, por ejemplo presentando una película sobre Jesucristo en diferentes idiomas en parroquias. ¿Cómo elige estas? ¿Tiene su labor una orientación ecuménica?

—Frecuentemente, se ponen en contacto con nosotros cuando tienen el deseo de unirse a nosotros para llevar el amor de Jesús a los refugiados que viven cerca. Conocemos a las parroquias en congresos, a través de nuestro newsletter, en eventos cristianos o simplemente contactando con ellas por teléfono. Muchas veces provienen del contacto personal y de enlaces en redes. Siempre hemos servido junto a iglesias y comunidades de todas las denominaciones. Queremos mirar juntos a Jesús y no mirarnos unos a otros. Nuestra misión común proviene del Evangelio, de la llamada de Jesús a comunicar su amor. 

¿Cómo se enteran los musulmanes interesados de su oferta? ¿Cuánto tiempo lleva haciéndolo y a cuántos musulmanes ha dado a conocer a Jesús desde entonces?

—Les invitamos siempre personalmente; al día siguiente, los recogemos en su propio alojamiento. Llevamos haciéndolo desde 2016 y hemos celebrado aproximadamente 80 eventos en Alemania y también en Austria. Hemos llevado el Evangelio así a unos 8.000 musulmanes.

¿Hay características comunes a las personas que participan en sus actividades? ¿Cuáles son las reacciones “típicas” de musulmanes que hasta ahora no conocían a Jesús?

—Las personas que aceptan nuestra invitación no tienen características generales significativas. Básicamente, podemos decir que los corazones de los refugiados están muy abiertos y la mayoría de ellos buscan a un Dios que ama. Esto se debe a que en el Islam no lo han encontrado. Las experiencias que han tenido y el sufrimiento que han vivido en sus propios países les lleva a preguntarse en sus corazones: ¿dónde está Dios y quién es?

La mayoría de los musulmanes conocen a Jesús como el profeta Isa que aparece en el Corán. El objetivo de nuestras actividades es amar a los musulmanes y permitirles ver y experimentar a Jesús en nosotros. “Estábamos esperando que alguien nos hablara de Dios”, suelen decir.

Cuando uno de los refugiados se considera llamado a convertirse, ¿cómo actúan?

—Aseguramos que, en nuestra labor de seguimiento, aprenda con mayor profundidad la Palabra de Dios y el Evangelio, y que posteriormente aprenda los fundamentos de nuestra fe como parte de la preparación para el bautismo.

¿Se ha producido algún incidente? ¿Teme que los militantes musulmanes perturben sus actos o, peor aún, que los participantes sean perseguidos?

—Nunca hemos experimentado ningún tipo de agresión ni se han producido disturbios. Los musulmanes nos tratan con gran respeto y están muy agradecidos por nuestra invitación. No tenemos miedo, por principio, cuando hacemos lo que Jesús nos llamó a hacer. 

Por desgracia, la persecución de los conversos es una realidad en Alemania y en Europa. Los musulmanes que acuden a nuestro trabajo de seguimiento también son conscientes de ello. 

¿Cómo es la reacción de las “iglesias oficiales”? Por ejemplo, ¿colaboran con obispos?

—La cooperación con las parroquias y los sacerdotes es excelente. Las reacciones de la jerarquía eclesiástica varían mucho: desde benevolente y solidaria hasta el rechazo. Siempre nos alegramos de que haya más cooperación, compromiso y ayuda práctica. 

Entre muchos cristianos, quizás en nombre de la tolerancia, “misión” se ha convertido casi en un insulto. ¿Qué opina al respecto desde su experiencia? En su página web también habla de los cristianos que sienten “la llamada de Jesús” a “predicar el Evangelio” ¿Qué experiencias han hecho en este campo? 

“Pobre de mí si no proclamo el Evangelio”, leemos en la primera epístola de san Pablo a los Corintios (9, 16). Vivimos en una época en la que se dice a los cristianos que defender una verdad y pretender proclamarla es impropio o intolerante. En este debate, a menudo echamos de menos una aclaración del concepto de tolerancia.

¿Por qué?

—En el sentido clásico y original, tolerancia significa: “Soporto que otras personas piensen y se expresen de forma diferente a la mía en cuestiones que son de suma importancia para mí, especialmente las religiosas”. Sin embargo, actualmente se tiene otro concepto de tolerancia. La definición de la nueva tolerancia es que las creencias, los valores, los estilos de vida y las nociones de una verdad son todos iguales. No existe una jerarquía de la verdad: “Tus creencias y las mías son las mismas y toda verdad es relativa” (Thomas A. Helmbock). Una mirada a Jesús y a su mensaje aporta claridad en este punto.

También se dirigen a conventos para pedirles que recen por “Elijah21”. ¿Qué importancia tiene la oración en su labor?

—La oración es el fundamento de todo, de todo nuestro ser.  La orientación a Dios, escuchar su voz, el “dejarse guiar” proviene de la conciencia de que toda acción y todo éxito provienen de Dios… Dios es el que llena las redes de los pescadores. Nosotros solo obedecemos y vamos a pescar. Como obra misionera, tenemos nuestro propio equipo de oración y adoración. Siempre que presentamos la película sobre Jesús contamos con el apoyo, durante todo el tiempo, de las oraciones de la comunidad anfitriona y además de la oración de muchos conventos y de otras comunidades de oración.

Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica