Estados Unidos

El día de Acción de Gracias

El día de Acción de Gracias (Thanksgiving) es una fiesta muy importante de Estados Unidos, que se celebra el cuarto jueves de noviembre. El pavo es la comida tradicional de este día.

Jennifer Elizabeth Terranova·23 de noviembre de 2023·Tiempo de lectura: 4 minutos

Mesa de Acción de Gracias en Arizona ©OSV

Estados Unidos es un crisol de razas: un pueblo hecho de retazos, una autopista cultural y étnica, todos conduciendo hacia metas y objetivos similares.

Somos irlandeses, alemanes, polacos, africanos, franceses, puertorriqueños, rusos, italianos, mexicanos, españoles, chinos, venezolanos, nicaragüenses y de cualquier otro país que veamos en el mapa del mundo. Y, por supuesto, los nativos americanos cuyos pies pisaron suelo estadounidense antes que todos nosotros. Somos intrínsecamente similares y, al mismo tiempo, distintiva y bellamente diferentes. Muchos son cristianos, católicos, protestantes, baptistas, episcopales y judíos, y algunos son musulmanes y ateos. Aun así, en la fiesta más laica del año, Acción de Gracias, todos somos estadounidenses, unidos por un día que evoca recuerdos de la infancia y nos permite crear otros nuevos de comida familiar y grandes historias. Es un día en el que agradecemos especialmente las abundantes bendiciones que hemos recibido.

Acción de Gracias es una fiesta nacional de Estados Unidos que se celebra anualmente el cuarto jueves de noviembre. Es un día en el que la familia y los amigos se reúnen y disfrutan de una comida tradicional de Acción de Gracias, que puede variar de una casa a otra en función de la etnia y las preferencias alimentarias de cada uno. Aun así, todas las familias pueden contar con que Tom (entrañable nombre que muchos estadounidenses dan cada año a su pavo) haga acto de presencia. Es el día en que la mayoría de la gente rompe invariablemente su dieta. Y cuando los estadounidenses se sientan a la mesa durante horas y se entretienen más que otros días, hablando, riendo, tal vez llorando, viendo el fútbol y pensando en las esperadas rebajas del Black Friday.

Aunque la historia de Acción de Gracias es objeto de debate permanente y, en ocasiones, de controversia, sabemos que se consideraba una celebración de la cosecha entre los primeros colonos de la colonia de Plymouth y los miembros de la tribu local de los wampanoag en la plantación de Plymouth. Según Sarah Pruitt, colaboradora de History.com, “No se conocía como Acción de Gracias… y tuvo lugar durante tres días entre finales de septiembre y mediados de noviembre de 1621”.

Tom Begley, el enlace ejecutivo para la administración, investigación y proyectos especiales en Plimoth Plantation, escribió: “Básicamente era para celebrar el final de una cosecha exitosa… la celebración de tres días incluía banquetes, juegos y ejercicios militares, y definitivamente había también una cantidad de diplomacia entre los colonos y los nativos asistentes”. También confirma que dar las gracias era esencial para las culturas inglesa y nativa americana. “Para los ingleses, antes y después de cada comida, había una oración de acción de gracias.

Del mismo modo, para los nativos americanos, Acción de Gracias formaba parte de su vida cotidiana”. Linda Coombs, antigua directora asociada del programa Wampanoag en Plimoth Plantation, dice: “Cada vez que alguien iba a cazar o pescar o recogía una planta, ofrecía una oración o agradecimiento”. Y, en 1863, durante la guerra civil, el presidente Abraham Lincoln proclamó un Día de Acción de Gracias nacional que se celebraría en noviembre.

Las tradiciones del “Día del Pavo” (como lo llaman algunos estadounidenses) se han desarrollado desde que las dos culturas comieron juntas. La mesa del Día de Acción de Gracias muestra la fusión de la cultura de los antepasados y la de la propia cultura estadounidense. Las guarniciones pueden variar, pero el pavo siempre recibe una invitación.

En un hogar italoamericano, se disfrutará de todas las guarniciones americanas, como salsa de arándanos, relleno, pastel de carne picada y boniatos. Además, se esperan acompañamientos italoamericanos, como alcachofas rellenas, champiñones rellenos, coliflor y corazones de alcachofa fritos, coles de Bruselas y, muy a menudo, el antipasto y la lasaña, aunque no haga falta.

Anthony, un laico del Seminario y Colegio Saint Joseph que está discerniendo el sacerdocio, dijo lo siguiente sobre Acción de Gracias: “Lo que más me gusta de Acción de Gracias es el vínculo entre la familia, especialmente siendo italoamericano; es un momento para compartir cosas que normalmente compartimos, y eso nos hace aún más fuertes.” Él toma las comidas tradicionales americanas en Acción de Gracias, pero también lasaña, pasteles italianos de postre y capuchino.

Algunos puertorriqueños, como María, que llegó a Estados Unidos cuando era un bebé de pocos días, y que actualmente es gerente de la Iglesia de Nuestro Salvador en Manhattan, dicen que en la mesa hay más delicias puertorriqueñas que estadounidenses. Dijo que su abuela hacía “cientos de pasteles; le daba una docena a cada miembro de la familia cuando se iban…”. Y “también hacía pernil, arroz con gandules, ensalada de papa, yams…. y luego terminábamos un plato, y ella nos daba otro plato, y hacía coquito”. Esa era otra cosa deliciosa, recordaba María. Y luego, de postre, disfrutaban del dulce de coco que “hacían y limaban”. María dijo que cuando era niña, le emocionaba reunirse con todos los miembros de la familia: “Su tradición era poner el árbol el Día de Acción de Gracias”.

Ángel, que también es puertorriqueño y está jubilado, pero ama tanto la Iglesia católica que decidió trabajar como ujier en la catedral de San Patricio, habló con Omnes sobre sus tradiciones. Sus padres nacieron en Puerto Rico, y él nació y creció en Nueva York: “Era un Día de Acción de Gracias tradicional”. Disfrutaban del pavo, pero además, su mamá hacía comida puertorriqueña, y, también, como la familia de María, disfrutaban de los pasteles, el arroz con gandules, el arroz con leche… “Ella también hacía el relleno, la tradición americana normal del Día de Acción de Gracias”, recuerda Ángel, “Me encanta Acción de Gracias; es un día para dar a todo el mundo, especialmente a los pobres; algunas de estas personas no tienen comida en su mesa para comer”.

Luis, de familia dominicana, que también trabaja en la catedral de San Patricio de Nueva York, dice: “Hacemos muchas cosas: pavo, pollo con cerdo, ensalada y arroz con gandules”.

El idioma, la decoración y los platos pueden variar. Aun así, la mayoría de nosotros apreciamos estas fiestas que nos permiten bajar el ritmo, relajarnos, comer mucho, reunirnos con familiares y amigos, algunos de los cuales vemos con poca frecuencia, y crear nuevos recuerdos.

Afortunadamente para los católicos, sin embargo, somos bendecidos con la mayor cosecha cada vez que recibimos la Eucaristía; como sabemos los católicos, significa Acción de Gracias, así que ¿por qué no esforzarnos por dar gracias a Dios por Su Cuerpo y Su Sangre cada día?

El autorJennifer Elizabeth Terranova

Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica
Banner publicidad
Banner publicidad