América

Desde Los Ángeles al otro lado del mar

La parroquia Santa Catalina de Alejandría, en la isla californiana Santa Catalina, es una de las 22 designadas durante el jubileo como lugar de peregrinación. 

Tom Hoffarth·9 de noviembre de 2021·Tiempo de lectura: 3 minutos
Un momento de la procesión en la isla de Catalina.

Una alegre procesión, acompañada de cantos religiosos y entusiastas salmodias resonó a través de las pequeñas calles residenciales de Avalon, en la isla Santa Catalina, al suroeste de Los Ángeles, cuando el sol estaba a punto de ocultarse tras la parte central de la cadena montañosa, un viernes por la tarde. La procesión estaba formada por una mezcla de unos 100 visitantes, provenientes del continente y sus nuevos amigos, que iban llevando imágenes enmarcadas de Nuestra Señora de Guadalupe y de San Juan Diego, atadas en la parte trasera de camionetas.

Los vecinos asomaron la cabeza hacia afuera y salieron luego a sus porches. Los turistas, al volante de coches eléctricos de alquiler, se detuvieron en seco. Algunos se unieron a ellos y preguntaron de qué se trataba.

Entre los peregrinos se encontraba el obispo auxiliar Marc V. Trudeau, quien sintió que ésa era una ocasión para ayudar a los curiosos. “Hay algo maravilloso en este lugar: es diferente vivir aquí; es muy relajado”, dijo Mons. Trudeau, quien está a cargo de la Región Pastoral de San Pedro, que incluye Avalon. “Entonces, cuando puedes tener aquí un desfile de personas con un par de carros alegóricos de todos colores, la gente de este lugar no puede evitar querer saber qué está pasando”.

Un recorrido de tres kilómetros que inició y terminó en la escalinata de la entrada de la iglesia de Santa Catalina de Alejandría —pasando por el ayuntamiento y subiendo por Avalon Canyon Road hasta al histórico aviario Bird Park, antes de dar un rodeo— dio paso a una cabalgata escoltada por los Caballeros de Colón del lugar, y fue animada por niños pequeños, que llevaban coloridos trajes.

El recorrido constituyó sólo una parte del día de la peregrinación, la cual duró desde el amanecer hasta el anochecer del día 22 de octubre. Ésta fue la primera de las diversas estaciones que las imágenes recorrerán por los entornos de la arquidiócesis, en preparación a la 90ª procesión anual de Nuestra Señora de Guadalupe, que este año coincide con el Año Jubilar de San Gabriel, que conmemora los 250 años del catolicismo en Los Ángeles.

El día dio inicio justo después del amanecer con la bendición de las imágenes por parte del Mons. Trudeau, las cuales fueron colocadas en un pequeño barco, el Lotus, en Long Beach, acompañado por una serenata de mariachis y por jóvenes bailarines. El barco requirió de cinco horas para cruzar la vía fluvial de 26 millas de largo, con el fin de entregar las imágenes.

Entre tanto, unos 60 peregrinos de nueve parroquias de la arquidiócesis hicieron el viaje a Avalon en una hora, viajando en el Catalina Express.

El viaje en el bote puede parecer lento”, dijo el propietario del Lotus, Carm Gullo, feligrés de la parroquia de Santa Catalina de Siena, de Laguna Beach. “Pero fue muy eficiente”.

Mark Padilla, que ha sido Caballero de Colón durante los últimos 20 años en la iglesia de San Antonio, en San Gabriel, ha llegado a ser conocido como el “chófer” de las imágenes, ya que asiste a varios eventos, lo cual incluye la visita a los presos en las prisiones. Él dice que se tomó el día libre de su trabajo de maestro de sexto grado en la escuela St. Joseph, en La Puente, para coordinar la entrega, sabiendo que lo que viviría en Catalina sería algo que podría compartir con sus alumnos.

Podemos ver la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe en las comunidades hispanas, de todo Los Ángeles, pero es importante que llegue a la Isla Catalina y que vaya a todas partes, como debe ser”, dijo Padilla. “Necesitamos conocer su mensaje único, como una señal que apunta a nuestra fe. Le tengo una gran devoción y siento una gran responsabilidad hacia ella”.

Santa Catalina de Alejandría, una de las 22 parroquias designadas durante el jubileo como sitios de peregrinación por Adelante en Misión, tiene a la historia de su lado. Aunque fue establecida en 1902, su base de operaciones en la isla Catalina fue un sitio que quedó registrado como un lugar en el cual el explorador español Juan Rodríguez Cabrillo celebró Misas de acción de gracias en 1542, como también lo hizo Sebastián Vizcaíno, en 1602, éste último, representado en varios murales que hay en las paredes de la iglesia.

Al reflexionar sobre los acontecimientos de los días anteriores al viaje en barco de regreso a casa, mons. Trudeau esperaba que quienes realizaran el viaje se dieran cuenta de que la peregrinación estaba lejos de haber terminado.

Lo que cuenta en una peregrinación es el proceso. No terminas la peregrinación cuando llegas al destino. Llegar a Catalina no fue la peregrinación. Mirando hacia la historia pasada, es maravilloso que nosotros hagamos estas pequeñas peregrinaciones, que son modelos de esa peregrinación más grande, que son nuestras vidas”.

Durante una Misa vespertina, celebrada antes de que los peregrinos se dirigieran de regreso al continente, Mons. Trudeau también sembró su homilía de exclamaciones que habían sido escuchadas durante todo el día por los “peregrinos”: “¡Viva la Virgen de Guadalupe! ¡Viva San Juan Diego! ¡Viva Cristo Rey! “. Y luego agregó una cuarta: “¡Viva Santa Catalina!”.

El autor

Tom Hoffarth

Periodista de Los Ángeles.

Colabora

¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula

Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica