Cultura

Los misterios de la Roma subterránea

Roma es una ciudad con muchas obras de arte, pero el subsuelo de la urbe esconde maravillas únicas. Hacemos un repaso de algunas de ellas.

Stefano Grossi Gondi·19 de septiembre de 2022·Tiempo de lectura: 5 minutos
catacumbas Roma
Foto: simbología cristiana típica de las catacumbas. ©Wikipedia Commons

Roma es una ciudad famosa, frecuentada durante todo el año por los turistas que toman las rutas clásicas para visitar monumentos de la época del Imperio Romano, así como obras de arte de los siglos en que la Iglesia gobernaba la ciudad. Las basílicas, las numerosas iglesias, así como los famosos recuerdos de la vida romana como el Coliseo, el Foro, el Panteón, etc., acogen diariamente a turistas de todo el mundo; se calcula que hay más de 4 millones de visitantes diarios.

No sólo hay lugares a la luz del sol, sino que la ciudad esconde muchos lugares ocultos con una larga historia, en algunos casos poco conocida.

La ciudad se ha construido en capas superpuestas y, gracias a ellas, hay una ciudad visible y otra invisible, que se extiende bajo los pies de los turistas involuntarios, a disposición de quienes gustan de hacer descubrimientos en el campo del arte y la arqueología. 

Catacumbas

Las más conocidas, con una larga historia que contar, son las catacumbas, que comenzaron a desarrollarse en el siglo II y se crearon en zonas cargadas de toba y puzolana. Se encuentran sobre todo en la parte sur de Roma, especialmente entre la Via Appia y la Via Ardeatina, y son una experiencia única. En el subsuelo de Roma se han descubierto unas 40 catacumbas que se extienden a lo largo de 150 kilómetros de túneles.

No todas se pueden visitar, pero hay al menos dos que merecen absolutamente la atención de los turistas: las Catacumbas de San Calixto y las de San Sebastiano. En el primero fueron enterrados nada menos que 16 Papas, así como un número indeterminado de mártires cristianos, lo que lo convierte en el cementerio oficial de la Iglesia de Roma. La catacumba de San Sebastiano, en cambio, es más importante artísticamente. No se trata sólo de los frescos y estucos contenidos en los nichos funerarios subterráneos, sino también de la Basílica Superior, que contiene la que quizá fue la última obra realizada por el gran escultor barroco Gian Lorenzo Bernini, el Salvator Mundi, que el propio artista escribió que había esculpido “sólo por su devoción“. En la historia, además de estas dos catacumbas, nunca se han abandonado las catacumbas de S. Pancracio, S. Lorenzo, S. Agnese y S. Valentino.

Iglesias de Roma

Cuatro iglesias en particular son famosas por la riqueza de sus zonas subterráneas. Empezando por San Clemente (cerca del Coliseo), en el que, bajando las escaleras, se pasa de la iglesia medieval a la iglesia paleocristiana, rica en frescos de increíble policromía, y de ahí, más abajo, al descubrimiento del Mitreo y de un antiguo edificio imperial considerado por muchos estudiosos como la antigua Casa de la Moneda de Roma, reconstruida aquí tras el tremendo incendio que asoló el Capitolio en el año 80. No hay ningún otro lugar en Roma que proporcione una evidencia tan clara de la gran estratificación de la Urbe.

S. Cecilia se encuentra en Trastevere, y aquí, en una maraña de construcciones, se pasa de una importante domus nobiliare a una modesta insula popolare, enriquecida por una cripta subterránea. El lugar lo ocupaba probablemente la casa donde la joven mártir vivía con su marido Valeriano y donde sufrió el martirio. En la iglesia se encuentra una obra maestra del arte: la conmovedora escultura de Stefano Maderno de la mártir Cecilia en la posición en la que fue encontrada durante el Jubileo de 1600.

Más maravillas de Roma

También en el Trastévere se encuentra la iglesia de San Crisógono, bajo la cual se mantiene la iglesia original, construida en el siglo V d. C. A unos 8 metros por debajo de la superficie de la carretera, entrará en la antigua nave, donde podrá admirar los restos de frescos con imágenes de santos e historias del Antiguo Testamento.

S. Lorenzo in Lucina se encuentra junto al antiguo trazado de la Vía Lata (actual Vía del Corso); además de ser una de las iglesias más antiguas de la ciudad, alberga una serie de obras de arte e importantes testimonios religiosos, como las reliquias vinculadas al martirio del santo que da nombre a la iglesia: la famosa parrilla y las cadenas de la prisión. Las excavaciones realizadas han sacado a la luz una zona arqueológica con una extensa estratigrafía mural que permite reconstruir la dinámica constructiva a partir del siglo II d.C. De extraordinaria importancia fue el descubrimiento del antiguo baptisterio paleocristiano del siglo V d.C.

Palacios de Roma

Más difíciles de visitar son los ejemplos de las épocas más antiguas, que se han dado a conocer gracias al uso de la tecnología. Nos referimos, por ejemplo, a las Domus Romane del Palacio Valentini, edificios patricios de la época imperial, pertenecientes a poderosas familias de la época, con mosaicos, paredes decoradas, etc. – y la Domus Aurea, la famosa villa urbana de Nerón, inscrita en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1980. Se trata de una construcción enorme, que hasta la fecha sólo se conoce parcialmente.

Gracias a los proyectores multimedia (en el primer caso) y a los sofisticados visores individuales (en el segundo), es posible, de hecho, dar vida a los edificios en todo su esplendor, haciendo que el público pueda verlos cobrar vida a su alrededor, dándole la emoción de poder caminar por esos pisos, entre esas paredes, con esas luces.

Museo de las Termas de Caracalla

Este museo se inauguró en diciembre de 2012 en el sótano del complejo termal, y con la ocasión se reabrió también el mitreo.

El recorrido de la exposición se realiza a lo largo de dos galerías paralelas, que conducen desde las escaleras de acceso primero a las dos islas de exposición dedicadas al gimnasio, luego al “frigidarium“, y continúan en la segunda galería que contiene las islas de la “natatio“ y la biblioteca.

Basílica neopitagórica

Encontrada por casualidad en 1917, durante las obras de construcción del ferrocarril en Porta Maggiore, se descubrió la basílica pagana más antigua de todo Occidente, que sigue atrayendo muchos misterios por la falta de información fiable. Se dice que es obra de una secta místico-esotérica, cuya función es aún incierta: tumba o basílica funeraria, ninfeo o, más probablemente, templo neopitagórico.

Sigue siendo casi inaccesible, y desde hace algunos años algunos visitantes pueden visitar estas salas algunos domingos, con reserva previa. Este es un ejemplo del enorme potencial de descubrimiento de la antigua Roma, que sin duda no ha llegado a su fin.

Cloaca Máxima

No está clasificada en la lista de obras de arte, pero es sin duda un componente importante de la civilización romana, que dura siglos y siglos, la alcantarilla más antigua del mundo que sigue funcionando plenamente. El sistema de gestión del agua, tanto de entrada como de salida, permitió a Roma reunir una población que no se había vuelto a alcanzar hasta el siglo XIX, y la Cloaca Máxima es una de las bases de este sistema. Los orígenes del artefacto se remontan al siglo VI a.C.; concebido por Tarquinio Prisco y realizado por Tarquinio el Superbo, fue diseñado como canal de desagüe para encauzar las aguas procedentes del arroyo “Spinon“ que inundaba el “Argiletum“, el valle del Foro Romano y el Velabro.

Sin embargo, probablemente su función más importante era la de devolver rápidamente a su lecho las aguas del Tíber que periódicamente se inundaban. Los estudios han revelado que ciertamente en la época imperial la Cloaca ya cumplía su función de alcantarilla sirviendo a un vasto territorio que incluía, además de la zona forense y el Velabro, al menos la Suburra y el Esquilino.

La Cloaca Máxima siempre ha funcionado, aunque en la época del Renacimiento probablemente sólo estaba activa la sección situada debajo del Velabro. Hacia finales del siglo XIX, cuando se creó Roma Capitale, se intentó restaurar los antiguos conductos del alcantarillado, restableciendo su funcionamiento. Desde 2004, Roma Sotterranea ha llevado a cabo una campaña de obras que ha ampliado la exploración de tramos antes inexplorados. En la actualidad, la Cloaca puede visitarse en la parte que comienza justo fuera del Foro de Nerva, cerca del Tor de ‘Conti (actual Via Cavour ).

El autorStefano Grossi Gondi
Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica