Cultura

Los coptos de Egipto: una minoría perseguida

Segundo de una serie de dos artículos para conocer a los coptos: sus orígenes desde la época del Antiguo Egipto, las características de su lengua y el cristianismo copto.

Gerardo Ferrara·3 de octubre de 2023·Tiempo de lectura: 5 minutos

Cristianos coptos en un funeral por un grupo de peregrinos asesinados mientras iban a un monasterio, 2018 ©OSV

En su libro de 1936 “Las grandes herejías”, Hilaire Belloc, célebre escritor e intelectual inglés amigo del igualmente ilustre Gilbert Keith Chesterton, identifica cinco grandes herejías del cristianismo que, según su análisis, resultan haber producido algunos fenómenos complejos en la historia de la humanidad.

Las razones de una conversión

Pues bien, el Islam es una de las cinco herejías identificadas por Belloc, quien define la herejía como un fenómeno que tiene la característica de destruir no toda la estructura de una verdad, sino solo una parte de ella y, al extrapolar un componente, deja un vacío en esa estructura o sustituye el componente extrapolado por otro axioma.

Siguiendo los pasos de autores cristianos como Juan Damasceno, Belloc sostiene que el islam es una herejía cristiana, similar, por una parte, al docetismo y al arrianismo, al querer simplificar y racionalizar al máximo, según criterios humanos, el insondable misterio de la Encarnación, y, por otra, al calvinismo, al atribuir a las acciones humanas un carácter determinado por Dios.

De hecho, el islam extrapoló del pensamiento judeocristiano los atributos de Dios y otros conceptos: naturaleza personal; bondad suprema; atemporalidad; providencia; poder creador como origen de todas las cosas; existencia de espíritus y ángeles buenos, así como de demonios rebeldes contra Dios encabezados por Satanás; inmortalidad del alma y resurrección de la carne; vida eterna; y castigo y retribución tras la muerte.

Sin embargo, a diferencia de otras herejías, el Islam no solo no nació en un entorno cristiano y su heresiarca no era un cristiano bautizado, sino un pagano que adoptó las ideas monoteístas (una mezcla de doctrina heterodoxa judía y cristiana fusionada con elementos paganos ya presentes en Arabia) y comenzó a difundirlas, pero no se extinguió, al contrario, pronto se convirtió en una nueva religión, una especie de “post-herejía”, y se extendió por todo el mundo.

Según Hilaire Belloc, el éxito de esta herejía nacida de Mahoma se explica por algunos elementos clave:

-Profundas divisiones doctrinales y políticas entre los cristianos (ya hemos hablado de ello en relación con los conflictos pre y postcalcedonianos);

-Simplificación extrema de la doctrina y eliminación de misterios incomprensibles para la masa de creyentes;

-Crisis económica, política y religiosa en el mundo cristiano y en el Imperio bizantino, cuya sociedad se hallaba en un estado de perpetuo desorden e intolerancia. Sobre los hombres libres, ya asfixiados por las deudas, pesaba la pesada carga de los impuestos, y la longa manus imperial, con su burocracia en expansión, se ensañaba no solo económicamente con la vida de los ciudadanos, sino también en cuestiones de fe, con los contrastes entre las diversas herejías periféricas y la ortodoxia central representando no solo una lucha religiosa, sino también étnica, cultural y lingüística;

-Tendencia de todo Oriente a unirse bajo un único y poderoso líder carismático que encarnaba tanto el poder político como la autoridad religiosa;

-La fuerza militar creció gradualmente, gracias sobre todo al reclutamiento de nuevas fuerzas entre los mongoles de Asia Central y Central (los turcos);

-Ventajas fiscales para los que capitulaban (y podían, por tanto, liberarse del opresivo yugo bizantino), junto con un sistema impositivo mucho más simple y sencillo.

Los que acabamos de enumerar son solo algunos elementos, aunque los principales, que ayudan a explicar por qué gran parte de la población egipcia (y de otras regiones mediterráneas donde el cristianismo era la religión de la inmensa mayoría de los ciudadanos) se ha arabizado e islamizado.

Los coptos ayer y hoy en Egipto: una minoría perseguida

En un principio, la conquista árabe-islámica pareció positiva para los coptos, ya que les liberó de la persecución bizantina y les permitió conservar su culto y sus tradiciones.

Sin embargo, la fuerte fiscalidad impuesta por los musulmanes a quienes se negaban a convertirse al Islam (impuestos llamados “jiziah” y “kharaj”, reservados a los “dhimmi”, es decir, ciudadanos de minorías) provocó un endurecimiento de las condiciones de vida de los ciudadanos no musulmanes, que tuvieron que proporcionar dinero y alimentos a las tropas de ocupación a cambio de la exención del servicio militar obligatorio y del derecho a observar su religión, aunque con numerosas restricciones.

Juan de Nikiu, obispo copto, describe, en uno de los pocos relatos no musulmanes de la conquista islámica de Egipto, las increíbles atrocidades cometidas contra la población cristiana, acosada hasta lo inverosímil.

Otras crónicas cristianas e islámicas también coinciden en que un gran número de cristianos coptos (a los que los ocupantes islámicos llamaban “camellos”) se convirtieron al islam para librarse de los tributos y las persecuciones, que provocaron extorsiones a gran escala seguidas de hambrunas, con la muerte de decenas, si no cientos de miles de personas.

Los coptos en los siglos XIX y XX

A partir del siglo XIX, especialmente bajo el gobierno reformador de la dinastía de Mehmet Ali Pasha, la comunidad copta quedó exenta de los impuestos reservados a las minorías y se integró progresivamente en la vida nacional, contribuyendo de forma significativa al despertar intelectual y político nacional que desembocaría en la independencia. Fue una verdadera “edad de oro” para los coptos.

De hecho, se convirtieron, al menos de iure, en ciudadanos de pleno derecho del Estado, aunque siguen estando excluidos del cargo más importante, la presidencia de la república, que es prerrogativa exclusiva de los musulmanes. Varios coptos, sin embargo, han conseguido ocupar importantes cargos políticos a nivel nacional e internacional, por ejemplo Boutros Ghali, y alcanzar un estatus envidiable desde el punto de vista económico y social, poseyendo gran parte de la riqueza del país. Por cierto, pertenecen en su mayoría a la clase media y constituyen una gran parte de los trabajadores de cuello blanco, médicos y farmacéuticos de Egipto.

A mediados del siglo XX, con la llegada del régimen de Nasser, las políticas de nacionalización del régimen golpearon duramente a la comunidad cristiana y provocaron un éxodo masivo a Occidente.
Desde principios del siglo XXI, Egipto ha sido testigo de una escalada de conflictos interétnicos e interreligiosos, debido también a la inestabilidad política y económica y al auge y fortalecimiento del fundamentalismo y el terrorismo islámico.

Aunque la Navidad copta, que se celebra el 7 de enero, está reconocida oficialmente como fiesta nacional por el gobierno egipcio desde 2002, hasta 2005 la construcción y renovación de iglesias y monasterios debía ser autorizada por el presidente. Como la ley estipulaba que los lugares de culto cristianos se abandonaban a la dejadez y al desuso (ya que no era posible restaurarlos, al exigirse permisos que sistemáticamente nunca se concedían), no pocas veces iglesias y monasterios fueron requisados por el Estado y convertidos en mezquitas, y cada vez hay más iglesias “ilegales” (a pesar de ser alrededor del 10% de la población, los cristianos en Egipto sólo tienen 2869 iglesias frente a 108.000 mezquitas). En 2016, el Parlamento aprobó una nueva legislación al respecto, sin duda más benigna, pero todavía algo engorrosa.

La comunidad copta en la actualidad

La actitud de las autoridades egipcias hacia la comunidad copta en los últimos años alterna entre la apertura y la indiferencia.

Por un lado, la libertad religiosa está garantizada por la Constitución, pero, por otro, cada vez hay más casos de violencia y persecución. Los más llamativos son, por supuesto, los atentados terroristas contra iglesias y lugares de culto, a veces con decenas de víctimas por atentado. Desde 2011, cientos de coptos egipcios han muerto en enfrentamientos sectarios y muchos hogares, iglesias y negocios han sido destruidos. Hay que decir que estos casos también son testigos de una creciente y positiva cercanía de instituciones y ciudadanos hacia los cristianos, aunque a menudo acompañada de ineficacia o indiferencia a la hora de prevenir y castigar estos actos.

Otro punto delicado es la libertad religiosa, especialmente cuando se trata de profesar públicamente la propia fe o de convertirse del islam al cristianismo. Según Human Rights Watch y otras organizaciones internacionales, de hecho, en Egipto es fácil convertirse del cristianismo al islam, pero casi imposible hacer lo contrario, tanto por el riesgo para la seguridad del converso (que se encuentra estigmatizado social y económicamente, en muchos casos perdiendo su trabajo y arriesgando su vida, a menudo a manos de familiares y amigos) como por los problemas relacionados con el reconocimiento legal del cambio de religión, al que se oponen las autoridades a pesar de ser obligatorio por ley.

También está el viejo problema de las mujeres y niñas coptas secuestradas, obligadas a convertirse al islam y casarse con hombres musulmanes: según estimaciones oficiales de ONG y grupos parlamentarios estadounidenses, entre 2011 y marzo de 2014, unas 550 niñas coptas fueron secuestradas y obligadas a convertirse al islam: cerca del 40% de ellas fueron víctimas de violencia sexual antes de su conversión y muchas se casaron después con sus secuestradores y violadores.

En 2022, a pesar de estar pendiente la aprobación de una nueva ley sobre el estatuto personal de los cristianos egipcios, Egipto fue clasificado como el 35º país más peligroso del mundo para los cristianos.

El autorGerardo Ferrara

Escritor, historiador y experto en historia, política y cultura de Oriente Medio.

Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica