Vaticano

La comisión de los mártires del siglo XXI, un reconocimiento ecuménico de la entrega de la vida

Esta nueva comisión, creada por deseo del Papa Francisco, ha comenzado sus trabajos con vistas al próximo jubileo 2025.

Antonino Piccione·22 de noviembre de 2023·Tiempo de lectura: 3 minutos
mártires coptos

Foto: Cristianos coptos asesinados por los islamistas en Libia en 2015 ©CNS photo/Social media via Reuters TV

La Comisión Nuevos Mártires – Testigos de la Fe comenzó su andadura el pasado 9 de noviembre. Se trata de una comisión con mirada ecuménica ya que se tendrán en cuenta los testimonios ofrecidos por los cristianos de otras confesiones.

La nueva comisión contará con los trabajos que, en esta línea de martirio ecuménico, viene realizando la Agencia Fides que, cada año, recopila los nombres de los cristianos de distintas confesiones asesinados por razón de su fe.

A estos informes se sumará, a partir de ahora, el trabajo de obispos, congregaciones religiosas y quienes custodian la memoria de estos cristianos.

Mártires del siglo XXI 

La primera fase de esta tarea se referirá a los cristianos que dieron su vida desde el año 2000 hasta nuestros días. En la actualidad hay más de 550 de estos mártires de los que se conocen las circunstancias de su muerte y su servicio a la Iglesia y al pueblo de Dios. Ahora se ha creado un sitio web para acompañar los trabajos de la Comisión y proporcionar información esencial.

Además de esto, ya se conocen las primeras líneas de compromiso y la metodología que seguirá esta nueva comisión para la que se han previsto sinergias externas, sobre todo en lo que respecta a la reconstrucción de los contextos continentales, regionales y nacionales en los que tuvo lugar esta entrega de la vida por Cristo. 

En este ámbito, se recordó la contribución de muchos fieles de las Iglesias católicas orientales, con especial atención a Oriente Medio y Asia. También se recordó el valor ecuménico del martirio en sentido amplio y la necesidad de tener en cuenta la riqueza del testimonio ofrecido por cristianos de otras confesiones.

Además de esto, mons. Fabio Fabene, Secretario del Dicasterio para las Causas de los Santos, puso a disposición de la Comisión los recursos humanos y técnicos necesarios para llevar a cabo la tarea encomendada. Asimismo, junto con el historiador y fundador de la Comunidad de San Egidio, Andrea Riccardi, se revisaron las investigaciones anteriores, extrayendo sugerencias para futuros estudios. 

Mártires: un tesoro de la memoria cristiana

Un trabajo de cooperación que quiere servir de reconocimiento de la vida de estos testigos, “cuya vida y muerte están marcadas por el Evangelio, por el amor a los más débiles, por la búsqueda de la paz, por el enfrentamiento doloroso con múltiples designios del mal, sin por ello abandonar nunca la fe en el bien”, según recoge la nota de la Santa Sede que informaba del inicio de los trabajos de esta nueva comisión. 

Ya en el mes de julio, el Papa Francisco había anunciado la creación de esta Comisión de nuevos mártires de carácter ecuménico. En la carta, el pontífice destaca que “los mártires en la Iglesia son testigos de la esperanza que deriva de la fe en Cristo e incita a la verdadera caridad”.

Ellos “han acompañado en cada época la vida de la Iglesia y florecen como “frutos maduros y excelentes de la viña del Señor” también hoy”. Y aún hoy, la memoria de los mártires representa un “tesoro” que la comunidad cristiana está llamada a custodiar.

Algunos testigos de Cristo hoy 

Cada año desde la década de 1980, la agencia Fides emite un informe sobre los misioneros asesinados en el ejercicio de su tarea pastoral. Los informes recogen, de manera somera, la biografía de estos nuevos testigos de la fe, la mayoría de los cuales fueron asesinados no durante misiones de alto riesgo, sino mientras estaban inmersos y sumidos en la ordinariez de sus vidas y trabajos apostólicos, ofrecidos en el olvido de sí mismos y por el bien de todos, incluida -a veces- su propia carne y sangre. 

En estos informes encontramos, por ejemplo, el nombre del padre Jacques Hamel, degollado en su iglesia de Ruán, cerca del altar de la Eucaristía en 2016 o el asesinato del padre Roberto Malgesini, sacerdote lombardo asesinado a puñaladas por una de las innumerables personas a las que había asistido gratuitamente y que se incluye en el informe de 2020.

El dossier publicado a finales de 2022 recogía también la historia de Marie-Sylvie Kavuke Vakatsuraki, la monja médico asesinada en la República Democrática del Congo por una banda de yihadistas que atacó el centro de salud donde se disponía a operar a una mujer.

El autorAntonino Piccione

Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica
Banner publicidad
Banner publicidad