Cine

Cine: El milagro del Padre Stu

La última película de Mark Wahlberg y Mel Gibson narra la increíble historia del Padre Long y su viaje del ring a la silla de ruedas.

Patricio Sánchez-Jáuregui·18 de junio de 2022·Tiempo de lectura: 2 minutos
Fotograma de la película. © Sony Pictures

Dirección y guión: Rosalind Ross
Estados Unidos 2022

Pocas veces podemos ver una película de temática religiosa -o espiritual- que no patine a la hora de promover su particular causa de manera poco respetuosa con el espectador. Pregona ésta con el palo y la batuta de un omnipresente sentimentalismo y ahoga cualquier raciocinio con empalagosidad. Father stu, o El milagro del Padre Stu, traducida al castellano, es diferente.

Salida de un campo de asteroides de críticas dispares (algunas beligerantemente rabiosas), llega a nuestras pantallas la más que respetable ópera prima de su directora, Rosalind Ross: una película que aporta, cuya visión del sufrimiento no es de evasión, sino de encuentro, y que puede producir
chiribitas en el cerebro de un espectador cuyos problemas son solucionados a base de pastillas, el fin de semana como propósito vital y vivirlo todo entre hashtags. Debemos hacer un ejercicio para dejar los prejuicios -y hashtags- fuera y disfrutar de la sencillez de la historia y la posibilidad que esté, como está,
basada en un hecho real, lo cual hace más controvertido -y relevante- todo.

Mark Wahlberg es Stu, un hombre cuyas aspiraciones no van más allá de la supervivencia y, después del boxeo y la cárcel, decide probar suerte en la ciudad de Los Ángeles como actor. Derrochando confianza y autodestrucción, se intentará abrir camino en una vida en la cual nunca confió. Así conocerá a Carmen (Teresa Cruz), una devota parroquiana que dará el pistoletazo de salida a un proceso de conversión. Éste sobrepasará su relación y le pondrá en las puertas del seminario, con sus más o menos graciosos problemas y encontronazos.

No obstante, todo toma un paso más dramático cuando le diagnostican una enfermedad muscular degenerativa. Es entonces cuando verdaderamente empieza la andadura hacía la muerte pero también la redención. Esquivando los lloriqueos, apuntalándose en la actitud despreocupada del protagonista, y con dos secundarios de lujo (siempre enorme Mel Gibson y la eternamente tierna Jacki Weaver), además de un terciario que siempre es agradabilísimo de ver (Malcolm McDowell). Tenemos entre manos una cinta transportadora, tributo, que huye de las convenciones de santidad y cuenta una historia real con sencillez, guión ágil, despierto y ninguna pretenciosidad. Una obra estimulante, correcta y agradable, que deja respirar a lo emocional y cuyos diálogos despiertan carcajadas con frecuencia en la sala. Un proyecto personal del propio Wahlberg del que es fácil encariñarse.

El autorPatricio Sánchez-Jáuregui
Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica