Mundo

¿Cómo ayuda la Iglesia en Polonia a los ucranianos?

Más de dos millones de refugiados han encontrado ayuda en Polonia en tres semanas. Instituciones de la Iglesia, religiosos y particulares se vuelcan en la atención de sus vecinos que huyen de la guerra desatada tras la invasión rusa a Ucrania.

Paweł Rytel-Andrianik·1 de abril de 2022·Tiempo de lectura: 4 minutos
caritas polonia ucrania
Foto: ©Caritas Polonia. Tienda de refugiados en Kroscienko

Más de dos millones de refugiados han encontrado ayuda en Polonia en tres semanas. En nombre de la Conferencia Episcopal Polaca, Cáritas Polonia ha recaudado fondos récord de los fieles, que ascienden a 20 millones de dólares, enviado más de 500 camiones de transporte de ayuda humanitaria y está repartiendo 47.000 comidas al día.

Medio millón de personas se han beneficiado de la ayuda de Cáritas. Además, muchas otras organizaciones participan en la ayuda: diócesis, congregaciones religiosas, parroquias, comunidades y movimientos católicos, así como muchos voluntarios. Los polacos están acogiendo a los refugiados de Ucrania en sus casas.

Cáritas

“Cáritas Polonia ha recaudado 83 millones de zlotys (20 millones de dólares) de ayuda para Ucrania”, anunció el lunes el director de la organización, el Dr. Marcin Izycki.

“En Polonia, Cáritas organiza transportes humanitarios a Ucrania. Desde el comienzo de la guerra, hemos enviado cerca de medio millar de camiones y autobuses. Calculamos el valor de esta ayuda en 35 millones de zlotys”, dijo. Incluye alimentos, productos de higiene, vendas, pero también generadores de electricidad, mantas y sacos de dormir”, añadió.

Al hablar de la ayuda a los refugiados de Ucrania en Polonia, indicó los dos principales retos: recibir a miles de personas en la frontera y apoyar a los que llegan al interior de Polonia.

“Hay 1.200 voluntarios en 26 puntos de asistencia fronteriza de Cáritas y activos en el Consejo de Religiosas. Se sirven casi 47.000 comidas al día a los refugiados en los más de 130 puntos de asistencia de Cáritas. Casi medio millón de personas se han beneficiado ya de esta forma de asistencia”, dijo el director de Cáritas.

Religiosas y religiosos

En 924 conventos de Polonia y 98 de Ucrania, las religiosas están prestando asistencia espiritual, psicológica, médica y material.

Se calcula que, desde el comienzo de la guerra, cada una de las casi 150 congregaciones religiosas que operan en Polonia y Ucrania ha ayudado a un número de personas que oscila entre unos pocos y hasta 18.000.

polonia ucrania

Se han organizado alojamientos en 469 conventos en Polonia y 74 en Ucrania. Hasta ahora han recibido alojamiento 2824 niños, 2299 familias y aproximadamente 2860 adultos. En 64 instituciones hay 602 plazas para huérfanos, y en 420 instituciones hay casi 3000 plazas para madres con hijos.

Actualmente, se presta asistencia directa en 156 conventos de hombres, donde han encontrado refugio 738 familias, es decir, 3630 personas, de las cuales 1483 son niños. 315 casas parroquiales de religiosos y ministerios pastorales han acogido a más de 300 familias, es decir, 1333 personas, de las cuales 518 son niños. 4 centros de religiosos han acogido a 61 personas discapacitadas, entre ellas 37 niños.

La Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos de Polonia, en cooperación con ORANGE POLSKA SA, está coordinando y distribuyendo tarjetas telefónicas SIM PREPAGADAS para los refugiados ucranianos (ya se han distribuido más de 1500 tarjetas).

Parroquias polacas

Todas las casi 10.000 parroquias polacas participan en la ayuda a los refugiados. La Iglesia acoge a los refugiados de guerra en casas de reposo, conventos de órdenes religiosas masculinas y femeninas, centros de Cáritas, centros de movimientos y comunidades, en parroquias y, a través de las parroquias, en los hogares de los fieles.

Las familias ucranianas han encontrado refugio en las casas de muchos obispos. También se les han reservado cientos de plazas en seminarios y otros edificios pertenecientes a las diócesis. Más de 100 personas, entre ellas 50 niños, viven en instalaciones como la Casa del Peregrino y las llamadas “salas” de Jasna Gora.

Colectas

El domingo 27 de febrero y el miércoles de ceniza, 2 de marzo, se recaudaron más de 32 millones de zlotys durante las colectas especiales realizadas en las iglesias polacas para ayudar a Ucrania. Se trata de una recaudación récord en la historia de acciones similares organizadas por Cáritas Polonia, la mayor organización benéfica de Polonia. A esto hay que añadir el dinero enviado por transferencias bancarias, a través de la página web de Cáritas Polska y el mecanismo de donaciones puesto en marcha allí, así como a través de mensajes de texto benéficos.

Colectas de fondos y material están organizadas incluso por congregaciones religiosas de hombres y mujeres, y muchos movimientos, asociaciones, comunidades y parroquias.

Envíos de ayuda

Los envíos de ayuda a Ucrania, preparados por el Equipo de Ayuda a la Iglesia en el Este de la Conferencia Episcopal Polaca, comenzaron desde el 25 de febrero. Hasta ahora, sólo a través de Cáritas, se han enviado a Ucrania 147 camiones y 180 autobuses con ayuda -principalmente alimentos- por un valor total de unos 25 millones de zlotys. Los envíos también son organizados, entre otros, por congregaciones religiosas, comunidades, movimientos y asociaciones. Al menos 34 coches de conventos masculinos han partido hacia Ucrania con ayuda humanitaria, transportando casi 100 toneladas de dones.

Voluntariado, ayuda continua a los refugiados

Muchas personas también participan en varias actividades que ayudan directamente a los necesitados.

Las comunidades religiosas sirven miles de comidas al día (unas 5.000 comidas, sólo en las congregaciones de hombres). También se reparten paquetes. Las instituciones religiosas organizan actividades de cuidado y educativas-recreativas para niños de Ucrania, así como cursos de inglés. Los niños son admitidos en las guarderías y escuelas de las congregaciones religiosas. En algunos lugares también se ofrece ayuda jurídica y psicológica, así como la traducción de los documentos necesarios para el empleo. Los refugiados utilizan el transporte proporcionado por los religiosos.

Transferencia de ayuda del mundo

La acción de la Iglesia en Polonia a favor de Ucrania supone también la mediación y la transferencia de ayuda procedente de comunidades de otros países. Los jesuitas, los Caballeros de Colón, la Ayuda a la Iglesia Necesitada (AED) del Papa, las congregaciones religiosas, las comunidades, los movimientos y las asociaciones de Polonia actúan en este ámbito.

Cáritas Polonia coopera estrechamente con Cáritas Europa, Cáritas Internationalis y, ante la actual crisis humanitaria, también con organizaciones hermanadas de la Iglesia en Italia, Alemania y Estados Unidos. Cáritas Polonia también ha iniciado conversaciones con ACNUR -la Agencia de la ONU para los Refugiados- sobre la ayuda en efectivo que se proporcionará en las diócesis.

Trabajo en Ucrania

Los miembros del clero polaco que trabajan en Ucrania han permanecido con sus fieles. Hay unos 700 sacerdotes (incluidos 170 sacerdotes religiosos y 3 obispos que son religiosos). Además, 21 hermanos y 332 hermanas de congregaciones religiosas polacas trabajan en Ucrania.

El autorPaweł Rytel-Andrianik

Director de la Oficina de Comunicación Internacional, Secretariado de la Conferencia Episcopal de Polonia.

Leer más
Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica