Mundo

La Iglesia llora el asesinato de otros dos sacerdotes en Nigeria

Otros dos sacerdotes han sido asesinados esta semana en Nigeria. El padre Christopher Odia y el padre Vitus Borogo, las últimas víctimas de un largo rastro de sangre. Es el tercer gran atentado contra católicos en el último mes.

Antonino Piccione·29 de junio de 2022·Tiempo de lectura: 3 minutos
Foto: Funeral del 17 de junio por los fallecidos en el atentado. ©CNS photo/Temilade Adelaja, Reuters

Artículo en inglés.

Dos sacerdotes fueron asesinados este fin de semana en el estado sureño de Edo y en el estado norcentral de Kaduna. Apenas han pasado unas semanas desde la matanza del domingo de Pentecostés, con el asesinato de al menos 40 personas en la iglesia de San Francisco Javier de Owo, en el estado suroccidental de Ondo. 

Asesinatos a sangre fría

El padre Christopher Odia, de 41 años, fue secuestrado ayer en su rectoría, en la iglesia de San Miguel, cuando se preparaba para celebrar misa. El sacerdote fue asesinado posteriormente por sus atacantes, según explicó un comunicado de la Iglesia local. El sábado, el padre Vitus Borogo, sacerdote de la archidiócesis de Kaduna, fue asesinado en la Granja de la Prisión, tras una incursión de «terroristas», según informó el padre Alumuku, como también informaron la prensa local y fuentes de Ayuda a la Iglesia Necesitada.

El sacerdote, de 50 años, «estaba allí», explica el responsable de comunicación social de la archidiócesis de Abuja, «con dos personas, su hermano y otro chico, que luego fueron secuestrados» por los pistoleros. «Conocí al padre Vitus, ya que fue alumno mío cuando era rector del seminario St. James, en la diócesis de Makurdi, en el estado de Benue», recuerda el padre Alumuku. «Era un chico muy amable y brillante. Lo conocí recientemente, hace un par de meses en Kaduna. Como capellán del Politécnico del Estado de Kaduna, guiaba a los estudiantes católicos de ese colegio en la fe para que fueran signos positivos en la comunidad local».

Nigeria, país de mártires

«Como sacerdotes, no nos echamos atrás, no tenemos miedo: Estamos preparados para ser mártires, porque es con la sangre del martirio como crecerá la Iglesia en Nigeria«. Estas son las palabras del padre Patrick Alumuku, responsable de comunicación social de la archidiócesis de Abuja y director de la televisión católica nacional de Nigeria, ante el reguero de sangre que golpea trágicamente al país africano y a la Iglesia católica en particular.

«La zona de Kaduna es una de las más afectadas por los pastores fulani», explica el sacerdote, refiriéndose a la etnia nómada de África occidental. Su presencia se extiende desde Mauritania hasta Camerún, a menudo en sangriento conflicto con las poblaciones agrícolas asentadas. El contexto general de inseguridad se genera por la violencia de las distintas ramas del extremismo islámico Boko Haram.

Petición de ayuda a las autoridades

De una deriva «yihadista» en el país, el padre Alumuku habla de que «la Iglesia católica es un objetivo a atacar»» simplemente «por su fe cristiana: No luchamos contra nadie, no tenemos armas». En nombre de Signis Nigeria, la rama local de la Asociación Católica Mundial para la Comunicación, de la que el padre Alumuku es presidente en Abuja, el sacerdote insta a los «organismos de seguridad a nivel federal y estatal a intensificar sus esfuerzos para llevar a los asesinos ante la justicia, al tiempo que multiplican sus esfuerzos» para salvaguardar la vida de todos los ciudadanos.

«El Estado tiene el deber de proteger a todos los nigerianos», señala monseñor Matthew Man-Oso Ndagoso, arzobispo de Kaduna. «Es algo terrible. La Iglesia está dolida, pero no sólo la Iglesia: Todos los nigerianos están dolidos por lo que está pasando». «La gente no se siente segura en sus casas, en las calles, en ningún sitio», continuó el prelado. «Cientos de nigerianos son víctimas de secuestradores y terroristas y todo ello», señala, «con impunidad». «Si hay paz en el país, los que tienen la tarea de anunciar el Evangelio, como nosotros, tienen la posibilidad de hacerlo; donde no hay paz y seguridad, como ocurre ahora, nuestro trabajo» es difícil, «inhibido» por el hecho de que «no podemos movernos libremente». Ésta, concluye el arzobispo de Kaduna, «es la terrible situación que vivimos hoy» en Nigeria.

Un mes trágico

El país ha vivido un largo y espeluznante rastro de derramamiento de sangre en el mundo católico. A principios de este mes, escribe CNA, «hombres armados atacaron una iglesia católica y otra baptista en el estado de Kaduna, asesinando a tres personas y secuestrando, al parecer, a más de 30 fieles». Se denunció el atroz y cobarde ataque a la iglesia católica en el estado de Ondo el 5 de junio.

Con respecto al último episodio trágico, la agencia de noticias Fides informó de la captura de dos de los secuestradores del padre Christopher. «Dos de los asesinos fueron capturados por la comunidad que estaba tras la pista de los secuestradores», explicó el obispo auxiliar de Minna, monseñor Luka Gopep.

Desde principios de año, tres sacerdotes han sido asesinados sólo en Nigeria. El primero, el padre Joseph Aketeh Bako, fue secuestrado y luego asesinado el 20 de abril. La Agencia Fides también informa de que 900 cristianos han sido asesinados hasta ahora en los primeros meses del año. El país de África Occidental está lidiando con una ola de violencia por parte de bandas armadas, principalmente en comunidades rurales desprotegidas. Desde 2009, cuando surgió la insurgencia de Boko Haram, Nigeria vive en un estado total de inseguridad.

El autorAntonino Piccione
Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica