Estados Unidos

Caminar juntos: sobre la Asamblea Plenaria de la USCCB

La Asamblea plenaria de la USCCB contó con la presencia de un obispo de Texas recientemente destituido a pocos pasos de la sede de la reunión, una aparente diferencia de opinión entre el presidente de la USCCB y el embajador del Papa en EE.UU., y un debate público sorprendentemente animado sobre el papel de la Iglesia en la respuesta a la crisis de salud mental.

Pablo Kay·24 de noviembre de 2023·Tiempo de lectura: 5 minutos
USCCB Asamblea plenaria

El cardenal Wilton D. Gregory durante la celebración de la Asamblea Plenaria en Baltimore (OSV News photo / Bob Roller)

La asamblea plenaria de otoño de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), celebrada este año en Baltimore, no ha contado con los intensos debates públicos ni con las elecciones de líderes tan vigiladas a las que nos hemos acostumbrado en los últimos años.

En cambio, la reunión del 13 al 16 de noviembre contó con la presencia de un obispo de Texas recientemente destituido a pocos pasos de la sede de la reunión, una aparente diferencia de opinión entre el presidente de la USCCB y el embajador del Papa en EE.UU., y un debate público sorprendentemente animado sobre el papel de la Iglesia en la respuesta a la crisis de salud mental.

Un obispo destituido

El caso del obispo Joseph Strickland dio un giro dramático dos días antes de que comenzara la reunión, cuando el Vaticano anunció que el Papa Francisco lo había destituido como obispo de Tyler, Texas, y había nombrado al obispo Joe Vásquez, de la cercana diócesis de Austin, “administrador apostólico” hasta que se nombre un sustituto permanente.

El obispo Joseph E. Strickland rezó el Santo Rosario fuera del hotel donde se estaba celebrando la Asamblea Plenaria de la USCCB. (OSV News photo / Bob Roller)

Strickland ha sido uno de los principales críticos del Papa, sobre todo en sus advertencias sobre la supuesta falta de claridad de Francisco sobre las enseñanzas de la Iglesia relacionadas con la sexualidad y el género. El pasado mayo, acusó al Papa de “socavar el depósito de la fe” en un post en Twitter (ahora conocido como X). Días antes de su destitución, Strickland leyó una carta en la que describía al Papa como “un usurpador de la cátedra de Pedro” en una reunión de católicos conservadores en Roma.

El Vaticano pidió a Strickland que dimitiera y, tras su negativa, lo destituyó rápidamente el 11 de noviembre.

Pero si lo ocurrido en Baltimore es una señal de lo que está por venir, Strickland, de 65 años, no se irá en silencio. Después de que el nuncio apostólico, el cardenal Christophe Pierre, delegado del Papa en Estados Unidos, le pidiera que no participara en la reunión de obispos, Strickland viajó de todos modos a Baltimore con la intención declarada de rezar ante el Waterfront Marriott Hotel.

Tras su último acto de oración ante el hotel de los obispos, el National Catholic Reporter preguntó a Strickland si intentaba llamar la atención sobre sí mismo.

“Se trata de Jesucristo, y su verdad debe ser proclamada”, respondió.

La sinodalidad en América

Aunque la controversia se agitó fuera de la asamblea, el nombre de Strickland no se mencionó mientras los obispos seguían enérgicamente una agenda principalmente administrativa.

En su primer discurso a los obispos desde que accedió al rango de cardenal en septiembre, Pierre recordó el relato evangélico del encuentro pascual de Jesús con sus discípulos en el camino de Emaús para vincular el Sínodo sobre la Sinodalidad que se está celebrando en el Vaticano con la iniciativa de los obispos del Renacimiento Eucarístico Nacional.

“Creo que tendremos un verdadero renacimiento eucarístico cuando experimentemos la Eucaristía como el sacramento de la encarnación de Cristo: como el Señor caminando con nosotros juntos en el camino”, dijo Pierre, haciéndose eco del lema “caminando juntos” del sínodo.

Momentos después, el presidente de los obispos estadounidenses, el arzobispo Timothy Broglio, elogió en su discurso de apertura “las muchas realidades sinodales que ya existen en la Iglesia de Estados Unidos”.

El discurso de Broglio fue interpretado por algunos como una suave réplica a unas declaraciones más controvertidas que Pierre había hecho en un reportaje de la revista “America” publicado días antes. En la entrevista, Pierre expresaba su preocupación por el hecho de que algunos obispos y sacerdotes estadounidenses no apoyaran plenamente las iniciativas sinodales del Papa. En su discurso, Broglio dio las gracias a “quienes infunden vitalidad, compromiso y renovación a nuestras comunidades de fe”, y elogió a los sacerdotes estadounidenses “en primera línea” por estar “encendidos con el Evangelio”.

Posteriormente, en una rueda de prensa, dijo que había hablado con Pierre sobre su entrevista. .

“Al menos, la forma en que la revista “America” caracterizó las reflexiones del arzobispo Pierre, no creo que refleje realmente a la Iglesia en Estados Unidos”, dijo.

Una epidemia de salud mental

La mayoría de los puntos de acción de la reunión suscitaron poco o ningún debate o discusión por parte de los obispos, con una notable excepción: la nueva “Campaña Nacional Católica de Salud Mental” de la Conferencia.

En el debate público más largo de la asamblea, casi 20 obispos se levantaron para abordar la iniciativa con aportaciones sobre las formas en que la Iglesia en EE.UU. puede afrontar la crisis de salud mental.

El cardenal Daniel DiNardo, de Galveston-Houston, lamentó la escasez de psiquiatras en su archidiócesis, e instó a la Iglesia a encontrar formas de animar a más jóvenes de medicina a buscar carreras en este campo.

“La falta de este tipo de ayuda es muy, muy preocupante en Estados Unidos”, afirmó.

Mons. Joseph Naumann, arzobispo de Kansas City (Kansas), llamó la atención sobre la desintegración de la vida familiar y el hecho de que la industria de la pornografía se dirija a los jóvenes; Mons. Gustavo García-Siller, arzobispo de San Antonio, se preocupó por la relación de la crisis con el aumento de la violencia doméstica y la relacionada con las armas de fuego en todo el país.

Varios obispos hablaron de iniciativas en sus propias diócesis para hacer frente a lo que describieron como una “epidemia” de salud mental, incluyendo misas de sanación, introducción de terapeutas en las escuelas católicas y ministerios parroquiales de salud mental.

2024 en el horizonte

En general, la reunión de este año impresionó a algunos observadores como reflejo del nuevo estilo “sinodal” que el Papa reclama para la Iglesia universal, con los obispos dedicando más tiempo a la oración y a “diálogos fraternos” privados que en años anteriores.

En su presentación pública, el delegado sinodal, el obispo Daniel Flores, de Brownsville (Texas), sugirió que el debate del sínodo sobre posibles reformas de las estructuras de liderazgo de la Iglesia tendría que respetar los “principios doctrinales”.

“La estructura por sí sola, por supuesto, no puede asegurar una forma de vida y misión cristiana compartida y promovida en común; porque sin el Espíritu, la letra está muerta”, dijo Flores, quien también anunció que el “informe provisional” del sínodo se discutirá en la próxima reunión de los obispos en junio de 2024, antes de la segunda sesión del sínodo en octubre próximo.

Mientras tanto, los obispos también escucharon una actualización de los preparativos para el Congreso Eucarístico Nacional del próximo año en Indianápolis (17-21 de julio). El principal organizador, Mons. Andrew Cozzens, Obispo de Crookston (Minnesota), hizo hincapié en el aspecto de peregrinación del evento, que, según dijo, pretende ser “un momento de gran renovación y gran renacimiento para nuestra Iglesia” que “estimulará la evangelización” en los Estados Unidos.

En última instancia, si algo se puede extraer de la semana de los obispos en Baltimore es que los resultados de momentos como el Congreso Eucarístico y las medidas concretas que se tomen para afrontar crisis como la epidemia de salud mental o el declive de la fe y la práctica en Estados Unidos nos dirán mucho más sobre el estado de la Iglesia en Estados Unidos que las declaraciones de los líderes eclesiales.

El autorPablo Kay

Editor-in-Chief de Angelus. Revista semanal de la archidiócesis de Los Ángeles, California

Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica
Banner publicidad
Banner publicidad