Vaticano

Novedades en las finanzas del Vaticano. Guía para entender los cambios

La publicación de los balances de la Santa Sede y de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, conocido por sus siglas APSA, dibujan el estado de las finanzas del Vaticano, una de las grandes áreas reformadas en los últimos años.

Andrea Gagliarducci·25 de agosto de 2022·Tiempo de lectura: 6 minutos
Reclutas de la Guardia Suiza del Vaticano desfilan frente al Instituto para las Obras de Religión ©CNS photo/Tony Gentile, Reuters

¿Cómo se gestiona el dinero del Vaticano? En el sector inmobiliario, principalmente, y en inversiones conservadoras, con rendimientos no excesivos pero seguros.

¿Para qué se utiliza el dinero del Vaticano? En primer lugar para llevar a cabo la misión de la Iglesia, y por lo tanto, a efectos institucionales, para mantener en funcionamiento la Curia Romana, los «ministerios» del Papa que llevan a cabo la misión.

Las respuestas a estas preguntas se pueden encontrar leyendo el balance de la Santa Sede y el balance de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, conocido por sus siglas APSA.

Los balances se publicaron a principios de agosto, desgraciadamente sólo acompañados de una entrevista institucional a la cúpula directiva, pero sin rueda de prensa ni explicaciones complementarias. Para entenderlos, hay que leerlos con atención.

Hay que tener en cuenta que los balances son fotografías de una situación financiera que aún está en proceso de cambio. Mientras escribimos, el Papa Francisco ha establecido con un “rescriptum“ que todas las inversiones y gestiones mobiliarias de la Santa Sede y de las instituciones afines deben pasar por el Instituto para las Obras de Religión y que todos los fondos deben ser transferidos al llamado “banco Vaticano“ antes del 30 de septiembre. Sin embargo, esto no cambia nada en los presupuestos que estamos analizando.

Los dos presupuestos

Son dos presupuestos muy diferentes. El presupuesto de la Santa Sede incluye todas las entidades relacionadas con ella. Hasta el año pasado, se consideraban unos 60 organismos. Ahora el perímetro de entidades se ha ampliado a 92, e incluye también la administración de, por ejemplo, el Hospital Pediátrico Bambino Gesù, vinculado a la Secretaría de Estado. El presupuesto también incluye la Caja de Asistencia Sanitaria y la Caja de Pensiones del Vaticano, dos entidades que, generalmente, se han considerado con un presupuesto autónomo y cuya gestión ha vivido momentos de crisis.

El presupuesto de la APSA, en cambio, es el presupuesto de la entidad que actúa como “banco central“ del Vaticano y la entidad que es el inversor central. Con el traspaso de los fondos de la Secretaría de Estado a la gestión de la APSA, decidido por el Papa Francisco el año pasado, todas las inversiones, ingresos y decisiones financieras pasan a ser gestionadas por la APSA.

Ni que decir tiene que los planteamientos de ambos presupuestos son muy diferentes. El presupuesto de la Santa Sede tiene 11 páginas, está redactado íntegramente en inglés y pretende reunir, de forma muy técnica, los números. Sin embargo, al final es difícil encontrar las cifras desglosadas de todas las entidades. No hay una lista exacta de las entidades que antes se incluían en los recuentos y las que no, y el hecho de que ahora se junten todas las cuentas hace imposible saber cómo funcionaba cada entidad. El presupuesto quiere mostrar el nuevo enfoque, pero la comparación con el antiguo es difícil de hacer.

El balance de la APSA, en cambio, tiene 91 páginas y un enfoque más descriptivo e histórico, que va más allá de los datos y trata de explicar los modos de actuar. Se trata de un balance que pretende aclarar la filosofía y la razón de ser de lo que se ha convertido en una especie de banco central, pero que empezó siendo una administración especial para gestionar el dinero de la “Conciliazione“, el acuerdo suscrito con el Estado italiano en 1929. De hecho, Italia resolvió el litigio con la Santa Sede que había surgido con la invasión del Estado Pontificio en 1870, concediendo al Papa el pequeño territorio del Estado de la Ciudad del Vaticano y una compensación por las tierras y el Estado que le habían sido expropiados.

El objetivo principal de las finanzas del Vaticano

El objetivo principal de las finanzas del Vaticano, como se ha mencionado, es apoyar la misión del Papa, es decir, los «ministerios» del Papa, la Curia Romana. No es de extrañar, por tanto, que desde 2011 la APSA esté obligada a enviar al menos 20 millones al año a la Curia, más una cantidad a calcular de otros beneficios, de los que el 30% van a la Curia y el 70% a la propia APSA. Este año, son más de 30 millones.

Curiosamente, las cuentas consolidadas de la Curia no incluyen la aportación de la APSA, pero sí 15 millones de euros asignados a la Santa Sede por la gobernación, 22,1 millones de euros pagados por el IOR y 1 millón de euros del Óbolo de San Pedro. Se trata de una contribución que no puede cubrir todos los gastos de la Santa Sede.

El Dicasterio para la Comunicación es el que más gasta, 40 millones de euros, mientras que las nunciaturas suponen 35 millones y la Evangelización de los Pueblos 20 millones. El Dicasterio para las Iglesias Orientales cuesta 13 millones al año, la Biblioteca Vaticana 9 millones al año y la Caridad 8 millones.

Cabe destacar que entre las partidas con mayor gasto se encuentra la Universidad Pontificia Lateranense, que supone 6 millones al año. Esto es más que el Dicasterio de Desarrollo Integral (4 millones) o el Archivo Vaticano (4 millones), mientras que la cantidad gastada en el Tribunal Vaticano, ascendía a 3 millones, aunque probablemente verá aumentar sus gastos debido al juicio en curso. De hecho, el mismo juicio podría repercutir en los 27,1 millones de servicios de consultoría, que seguramente aumentarán si se tienen en cuenta los costes de las distintas asesorías jurídicas relacionadas con el mismo juicio.

En palabras de los presidentes

Las declaraciones que acompañan a los presupuestos son muy optimistas. El padre Antonio Guerrero Alves, prefecto de la Secretaría para la Economía, destacó que la Santa Sede ha pasado de un activo total de 2.200 millones en 2020 a 3.900 millones en 2021, una cifra que podría ser engañosa si no se recordara que antes pasaban al balance unas 60 entidades, ahora 92, entre ellas el Hospital Bambino Gesù y, precisamente, entidades vaticanas como la Caja de Asistencia Sanitaria y la Caja de Pensiones. Y es obvio que, a medida que aumenta el número de entidades, también lo hace el patrimonio: en 2020 era de 1.400 millones, hoy es de 1.600 millones.

Por otro lado, el obispo Nunzio Galantino, presidente de la APSA, señaló que había un superávit de 8,1 millones de euros, a pesar de las dificultades creadas por la pandemia.

Los frutos de la inversión inmobiliaria

La APSA no sólo es el “banco central“, sino que también tiene la tarea de gestionar e invertir los activos. Históricamente, desde la creación del “Especial“, la APSA ha apostado por las inversiones conservadoras y ha desarrollado principalmente una política de inversión en el sector inmobiliario.

Hay 4.086 inmuebles con una superficie de 1,5 millones de metros cuadrados, de los cuales el 30% están destinados al mercado libre. El 70% restante se destina a necesidades institucionales, por lo que se alquilan a precios favorables o a renta cero a empleados y entidades de la Santa Sede.

Las propiedades en el extranjero son gestionadas por empresas históricas, establecidas ya en los años 30, que de vez en cuando aparecen en los titulares de los medios de comunicación como si fueran novedades. No lo son.

“Grolux“, que gestiona inmuebles en el Reino Unido, es, entre otros, propiedad en un 49% del Fondo de Pensiones del Vaticano. Ahora está renovando un edificio por 16 millones de libras, que será realquilado con un alquiler potencial de 1.200 millones de libras. Una operación similar a la del edificio de la Secretaría de Estado en “Sloane Avenue“, en Londres, después de todo.

En Suiza, había 10 empresas, todas ellas canalizadas ahora en la histórica “Profima“, que realizaba compras de viviendas sociales. En Francia, todo está gestionado por “Sopridex“.

Además, APSA puso en marcha los proyectos “Maxilotti 1“ y “Maxilotti 2“ para renovar 140 viviendas que habían quedado vacías y en mal estado. Hay que señalar que sólo el 30% de las viviendas de APSA se ponen en el mercado, mientras que el 70% se destinan a fines institucionales, concedidas a renta cero o subvencionadas.

En cuanto a los bienes muebles, APSA ha mantenido una alta liquidez y ha invertido de forma conservadora, con sólo el 25% del paquete asignado a acciones. Las empresas participadas se encuentran principalmente en Francia (8,6 millones de euros), el Reino Unido (5,2 millones de euros) y Suiza (1,1 millones de euros).

Hacia la plena transparencia

La publicación de los dos balances es un paso hacia la plena transparencia financiera de la Santa Sede. La APSA, en particular, ha publicado sus estados financieros por segunda vez, mientras que la Santa Sede ha comenzado recientemente a presentar un estado financiero consolidado realizado según estos criterios.

Faltan, sin embargo, los estados financieros del Governatorato, es decir, de la Administración del Estado de la Ciudad del Vaticano, que no se publican desde 2015. El objetivo era contar con un consolidado que pusiera en común los estados financieros del Governatorato y de la Santa Sede, pero aún no se ha producido. Y la Gobernación es la administración con más posibilidades de tener buenos beneficios, porque también gestiona el centro museístico del Vaticano, y cuenta con los ingresos por entradas de la gran masa de visitantes que compran los Museos Vaticanos cada año.

El autorAndrea Gagliarducci
Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica