Lecturas del domingo

«El primer día de la vida nueva del mundo». I domingo de Pascua

Andrea Mardegan comenta las lecturas del I domingo de Pascua y Luis Herrera ofrece una breve homilía en vídeo. 

Andrea Mardegan·14 de abril de 2022·Tiempo de lectura: 2 minutos
domingo de pascua

Comentario a las lecturas del I domingo de Pascua

Al terminar el relato de la Pasión, Lucas presenta a José de Arimatea que pide el cuerpo de Jesús, lo baja de la cruz, lo envuelve en una sábana y lo entierra en un sepulcro nuevo excavado en la roca. Luego escribe: “Las mujeres que lo habían acompañado desde Galilea lo siguieron, y vieron el sepulcro y cómo había sido colocado su cuerpo. Al regresar, prepararon aromas y mirra. Y el sábado descansaron de acuerdo con el precepto”. Las mismas mujeres son testigos de lo que sucedió el primer día de la semana, primer día de la vida nueva del mundo. Que empieza por ellas, las mujeres, expertas en acompañar a la muerte y a la vida que comienza: serán testigos del nacimiento de la humanidad de Jesús a una nueva vida, primicia de nuestra vida futura. Cristo Dios encarnado, en medio de la noche nació del vientre de la roca nueva del sepulcro, a una vida nueva.

No habían pensado a cómo quitar la piedra, pero su impulso de amor es recompensado por el autor de la vida: la piedra ya no cierra la tumba. Lucas, que habla de ángeles en varios pasajes del Evangelio, sin embargo dice aquí que a las mujeres se les presentan dos hombres con ropas deslumbrantes. También en los Hechos de los Apóstoles dirá de dos hombres que aparecen y dialogan con los Once después de la ascensión. “Dos hombres” son también Moisés y Elías en el monte de la transfiguración que hablan con Jesús “de su éxodo, que él iba a consumar en Jerusalén” (Lc 9, 30-31). Moisés y Elías son también protagonistas de las Escrituras que dan testimonio de Cristo, como explicó Jesús a los dos discípulos de Emaús, “y, comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas”. Y un poco más tarde a los Once apóstoles y “sus compañeros”, asustados y encerrados en el Cenáculo en la tarde de ese mismo primer día de la semana, abriéndoles la mente a las cosas escritas sobre él “en la ley de Moisés, en los Profetas y Salmos”.

Pero sobre todo los dos hombres recuerdan a las mujeres que él, todavía en Galilea, habló de su muerte y también de su resurrección. “Recordad”, dicen estos hombres, o ángeles con rasgos humanos. Las mujeres recuerdan y corren a contar lo acontecido. No son solo tres, sino varias. En el mismo día de la Resurrección, del sepulcro vacío, de las cosas oídas por hombres con una luz particular, experimentan la humillación de los pequeños hacia los fuertes que mandan. “Ellos lo tomaron por un delirio y no las creyeron”. Por cierto, Él todavía no lo han visto. Pero creen en base a su palabra que ya oyeron en Galilea. Y son bienaventuradas. Logran un primer paso: Pedro sale y va a ver el sepulcro vacío. Pronto todos le verán a Él y a sus heridas y volverán a escuchar su voz que nunca más morirá.

La homilía sobre las lecturas del I domingo de Pascua

El sacerdote Luis Herrera Campo ofrece su nanomilía, una pequeña reflexión de un minutos para estas lecturas.

Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Más en Omnes
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica