FirmasAlessandro Gisotti

Del Concilio al Sínodo

El Sínodo, que tendrá su fase universal en las sesiones de octubre de 2023 y octubre de 2024, es visto como uno de los frutos maduros del Concilio Vaticano II. 

10 de noviembre de 2022·Tiempo de lectura: 2 minutos
sínodo

Si hay un verbo que quizás describa mejor la novedad del Concilio Vaticano II es “participar”. Como destacó el Papa en su homilía por el 60 aniversario de la apertura de la asamblea ecuménica, por primera vez en la historia, la Iglesia “ha dedicado un Concilio a cuestionarse a sí misma, a reflexionar sobre su propia naturaleza y misión”. Para llevar a cabo una tarea tan extraordinaria, el Concilio no podía limitarse a implicar sólo a una parte de los fieles, sino que debía “abrir una temporada” que hiciera participar a todos los bautizados. “En la Iglesia”, leemos en el decreto conciliar Apostolicam Actuositatem, “hay diversidad de misterio, pero unidad de misión”. Y, por tanto, la misma dignidad.

Precisamente con el Concilio, con la Lumen Gentium en particular, se afirmó la definición de la Iglesia como Pueblo de Dios, en la que todos somos miembros y estamos llamados todos a compartir la “alegría y la esperanza” (Gaudium et Spes) que brota del Evangelio. Este fue el gran sueño de Juan XXIII, hace 60 años. Esta es también la visión que Francisco tiene para la Iglesia del Tercer Milenio. Por eso, el primer Papa “hijo del Concilio” (fue ordenado sacerdote en 1969) tiene el Sínodo tan cerca de su corazón. Un fruto maduro del propio Concilio que -en la intención de Pablo VI que lo instituyó- continúa y desarrolla precisamente su dimensión participativa del pueblo: esa comunión eclesial sin la cual no se podría vivir plenamente la fe cristiana. 

Sínodo significa “caminar juntos”. A esto nos exhorta el Papa: a sentir y ser todos en camino (“Iglesia en salida”) para encontrar al Señor resucitado y testimoniar con alegría a las mujeres y a los hombres de nuestro tiempo la belleza de este encuentro que da la vida eterna. Es la alegría que proviene de la relación con una Persona viva, no con un recuerdo del pasado, porque, como ya señaló el filósofo Kirkegaard, “la única relación que se puede tener con Cristo es la contemporaneidad”.

El autorAlessandro Gisotti

Subdirector. Dirección Editorial del Dicasterio para la Comunicación.

Leer más
Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica