Vaticano

El Papa en Baréin: «No basta con decir que la religión es pacífica»

En su viaje a Baréin el Papa Francisco está hablando con claridad sobre la guerra y los derechos humanos. Este artículo recoge los principales mensajes de la jornada de hoy, viernes 4 de noviembre.

Antonino Piccione·4 de noviembre de 2022·Tiempo de lectura: 6 minutos
papa patriarca baréin

Foto: el Papa saluda al Patriarca Ecuménico Bartolomé de Constantinopla en el Palacio de Sakhir en Awali, Bahréin, el 4 de noviembre. ©CNS/Vatican Media

Un itinerario bajo la bandera del diálogo interreligioso, la paz y el encuentro entre personas de diferentes creencias. Este es el trasfondo y el horizonte del Viaje Apostólico del Papa Francisco al Reino de Baréin, en su viaje del 3 al 6 de noviembre. Es el número 39ª del pontificado, el noveno en países de mayoría musulmana: un corolario de la encíclica «Fratelli tutti», en la estela de la visita en 2019 a Abu Dhabi para la firma con el gran imán de Al-Azhar, Ahmed al-Tayeb (con quien el Papa se reunirá también en privado en los próximos días) del «Documento sobre la fraternidad humana», un hito para las nuevas relaciones entre el Islam y la Iglesia católica.

En el espíritu del viaje se centró el propio Francisco, el pasado domingo en el Ángelus. «Participaré en un Foro que se centrará en la indispensable necesidad de que Oriente y Occidente se unan más por el bien de la convivencia humana; tendré la oportunidad de reunirme con representantes religiosos, en particular con representantes islámicos». Una oportunidad para la fraternidad y la paz, de las que el mundo tiene «extrema y urgente necesidad».

La misma clave de interpretación se encuentra en las palabras de los últimos días con las que el cardenal Pietro Parolin confirmó el carácter primordialmente interreligioso de la visita, la segunda del Pontífice a la Península Arábiga (de la que Baréin es un apéndice insular).

Templos en Baréin

Baréin, cuna del Islam chiita, a pesar de algunas tensiones con la parte minoritaria suní de la población, es un estado también tolerante con la pequeña comunidad católica (unas 80 mil personas, en su mayoría inmigrantes por motivos laborales de una población total de 1,4 millones). El rey Hamad bin Isa Al Khalifa, que recibió al Papa antes del encuentro con las autoridades y el cuerpo diplomático, donó hace unos años el terreno en el que hoy se levanta la segunda iglesia del país, la Catedral de Nuestra Señora de Arabia en Awali, que el Papa visitará. El primero data de 1939 y se encuentra en la capital, Manama.

Entre los actos más destacados de la visita, que se prolongará hasta el domingo, figuran un encuentro con el Consejo de Ancianos Musulmanes en la Mezquita del Palacio Real de Sakhir esta tarde, y un abrazo con la comunidad católica en la misa que el propio Papa presidirá el sábado en el estadio nacional de Baréin (se espera la asistencia de más de 20.000 personas), seguido de un encuentro con los jóvenes en la escuela del Sagrado Corazón.  Finalmente, el domingo por la mañana, en la Iglesia del Sagrado Corazón de Manama, Francisco concluirá la visita con los obispos, el clero local, los consagrados, los seminaristas y los agentes de pastoral. 

Condena de la guerra

En el Palacio Real de Sakhir, en Awali, Francisco ha concluido hoy el Foro de Diálogo con los líderes de las distintas confesiones. Con una invitación a la acción conjunta para reparar las divisiones: «Que el camino de las grandes religiones sea una conciencia de paz para el mundo. Oponerse al «mercado de la muerte», aislar a los violentos que abusan del nombre de Dios y dejar de apoyar a los movimientos terroristas». De nuevo un llamamiento «para que se ponga fin a la guerra en Ucrania y se celebren negociaciones de paz serias». No basta con decir que una religión es pacífica: hay que actuar en consecuencia. No basta con afirmar la libertad religiosa: es necesario superar realmente todas las limitaciones en materia de fe y trabajar para que incluso la educación no se convierta en un adoctrinamiento autorreferencial, sino en una forma de abrir realmente el espacio a los demás.

Es un mensaje sobre las consecuencias concretas de la fraternidad que el Papa Francisco ha pronunciado esta mañana en Baréin al dirigirse a los demás líderes religiosos y personalidades presentes en el «Foro para el Diálogo: Oriente y Occidente para la Convivencia Humana», el evento sobre el diálogo que es la ocasión del actual viaje apostólico. En la plaza Al-Fida’ del palacio real de Awali, junto al soberano Hamad bin Isa Al Khalifa, estuvieron presentes exponentes de diferentes confesiones religiosas convocados en el país del Golfo para esta ocasión: entre ellos el imán de al Azhar, Ahmed al Tayyeb, y el patriarca de Constantinopla Bartolomé, a quien Francisco saludó con afecto. «Oriente y Occidente se asemejan cada vez más a dos mares opuestos», dijo el Pontífice, comentando el tema del encuentro, «nosotros, en cambio, estamos aquí juntos porque pretendemos navegar en el mismo mar, eligiendo la ruta del encuentro y no la del enfrentamiento».

Esta tarea es más urgente que nunca en un mundo tan conflictivo como el actual: incluso desde Awali, Francisco no dejó de alzar su voz para pedir el fin de la guerra en Ucrania. «Mientras la mayoría de la población mundial se encuentra unida por las mismas dificultades, aquejada por graves crisis alimentarias, ecológicas y pandémicas, así como por una injusticia planetaria cada vez más escandalosa», dijo, «unos pocos poderosos se concentran en una lucha decidida por intereses partidistas, exhumando un lenguaje obsoleto, redibujando zonas de influencia y oponiendo bloques». Lo calificó como «un escenario dramáticamente infantil: en el jardín de la humanidad, en lugar de cuidar el conjunto, se juega con fuego, con misiles y bombas, con armas que causan llanto y muerte, cubriendo la casa común de cenizas y odio».

Fraternidad

Por lo tanto, es necesario que los creyentes de todas las religiones respondan siguiendo el camino de la fraternidad, ya indicado en 2019 en la Declaración firmada en Abu Dhabi con al Tayyeb y recordado por la misma Declaración del Reino de Baréin discutida durante la reunión de estos días. Pero para que no se queden en meras palabras, Francisco ha indicado hoy tres retos concretos: la oración, la educación y la acción. En primer lugar, la dimensión de la oración: «la apertura del corazón al Altísimo -explicó- es fundamental para purificarnos del egoísmo, la cerrazón, la autorreferencialidad, la falsedad y la injusticia».

Quien reza «recibe la paz en su corazón y no puede sino convertirse en su testigo y mensajero». Pero para ello se necesita una premisa indispensable: la libertad religiosa. «No basta -subraya el Papa- con conceder permisos y reconocer la libertad de culto, sino que hay que conseguir una verdadera libertad religiosa. Y no sólo cada sociedad, sino cada credo está llamado a comprobarlo. Está llamada a preguntarse si constriñe desde el exterior o libera en el interior de las criaturas de Dios; si ayuda al hombre a rechazar la rigidez, la cerrazón y la violencia; si aumenta en los creyentes la verdadera libertad, que no es hacer lo que a uno le plazca, sino disponerse al propósito de bien para el que hemos sido creados».

Educación

Un segundo reto indicado por el Pontífice es la educación, una alternativa a la ignorancia que es enemiga de la paz. Pero debe ser una educación verdaderamente «digna del hombre, para ser dinámica y relacional: por tanto, no rígida y monolítica, sino abierta a los desafíos y sensible a los cambios culturales; no autorreferencial y aislante, sino atenta a la historia y a la cultura de los demás; no estática, sino indagadora, para abarcar aspectos diferentes y esenciales de la única humanidad a la que pertenecemos». Debe enseñar a «entrar en el corazón de los problemas sin presumir de tener la solución y a resolver problemas complejos de forma sencilla, pero con la disposición de habitar la crisis sin ceder a la lógica del conflicto».

Una educación que haga crecer la capacidad «de cuestionarse, de entrar en crisis y de saber dialogar con paciencia, respeto y espíritu de escucha; de aprender la historia y la cultura de los demás». Porque no basta con decir que somos tolerantes, sino que hay que dar cabida al otro, darle derechos y oportunidades».

Mujer y derechos

La educación para Francisco conlleva también tres urgencias: en primer lugar, «el reconocimiento de las mujeres en la esfera pública. En segundo lugar, la protección de los derechos fundamentales de los niños: «eduquémonos -exhortó el Papa- a mirar las crisis, los problemas, las guerras, con los ojos de los niños: no se trata de una bondad ingenua, sino de una sabiduría previsora, porque sólo pensando en ellos el progreso se reflejará en la inocencia y no en el beneficio, y contribuirá a construir un futuro a escala humana». Y luego la educación para la ciudadanía, renunciando «al uso discriminatorio del término minoría, que lleva consigo el germen del sentimiento de aislamiento e inferioridad».

Por último, la fraternidad llama a la acción, para traducir en gestos coherentes el «no a la blasfemia de la guerra y al uso de la violencia». «No basta con decir que una religión es pacífica», especificó Francisco, «es necesario condenar y aislar a los violentos que abusan de su nombre». El hombre religioso, el hombre de la paz, también se opone a la carrera armamentística, al negocio de la guerra, al mercado de la muerte. No favorece alianzas contra nadie, sino caminos de encuentro con todos: sin ceder al relativismo ni al sincretismo de ningún tipo, persigue un solo camino, el de la fraternidad, el del diálogo, el de la paz».

«El Creador -concluyó Francisco- nos invita a actuar, especialmente en favor de demasiadas de sus criaturas que todavía no encuentran suficiente espacio en las agendas de los poderosos: los pobres, los no nacidos, los ancianos, los enfermos, los emigrantes… Si nosotros, que creemos en el Dios de la misericordia, no escuchamos a los miserables y damos voz a los sin voz, ¿quién lo hará? Estemos de su lado, trabajemos para socorrer a los heridos y probados. Al hacerlo, atraeremos sobre el mundo la bendición del Altísimo».

El autorAntonino Piccione

Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica