Mundo

La despedida y el último legado de la Reina

El fallecimiento de la Reina Isabel II significa el fin de una era. Ha sido la monarca que más tiempo ha reinado en la historia de Inglaterra y ha sido admirada no sólo en su propia nación, sino en todo el mundo.

Sean Richardson·19 de septiembre de 2022·Tiempo de lectura: 5 minutos
Isabel II

Foto: La corona descansa sobre el féretro de Isabel II ©CNS photo/Jane Barlow, pool via Reuters

Texto original del artículo en inglés

Isabel II estaba tan arraigada en la cultura y la vida británicas que parecía que era inmortal y que siempre lo sería. Miles y miles de personas acudieron a Londres, haciendo cola durante 14 horas, si no más, para presentar sus últimos respetos a Su Majestad mientras yacía en el Westminster Hall.

Líderes de todo el mundo han volado a Londres para asistir al funeral, que ha sido marcado como día festivo nacional; e innumerables personas han sintonizado la televisión, la radio e Internet para seguir la ceremonia.

Responsabilidad, servicio y fe

A pesar de su frágil salud y su avanzada edad, la Reina nunca abdicó y permaneció en su cargo hasta su último aliento, considerándolo un deber de por vida.

El servicio de la Reina Isabel II a su nación y a la Commonwealth sirve como recordatorio continuo de que, independientemente de la condición, la edad o la etapa de la vida de una persona, siempre tiene un servicio inestimable que ofrecer a los demás; y nunca carece de valor, ni debe ser abandonado. Como dijo, incluso antes de convertirse en Reina, en su vigésimo primer cumpleaños en 1947: «Declaro ante todos vosotros que toda mi vida, sea larga o corta, estará dedicada a vuestro servicio».

Recientemente incluso, la Reina reafirmó este compromiso durante su mensaje de agradecimiento por el fin de semana del Jubileo de Platino 2022: «Mi corazón ha estado con todos vosotros; y sigo comprometida a serviros lo mejor que pueda».

Desde una tierna edad, la Reina Isabel II vió la gran responsabilidad que tenía dentro de la sociedad. Por ejemplo, a la edad de 14 años, ella y su hermana, la Princesa Margarita, hicieron una emisión de radio para ofrecer esperanza y consuelo a otros niños que vivían los terrores de la Segunda Guerra Mundial. Además, desde muy joven siempre recordó al público que su papel se basaba en la fe cristiana. Como dijo una vez: «Para muchos de nosotros, nuestras creencias tienen una importancia fundamental. Para mí, las enseñanzas de Cristo, y mi propia responsabilidad personal ante Dios, proporcionan un marco en el que intento conducir mi vida. Yo, como muchos de ustedes, he encontrado gran consuelo en tiempos difíciles en las palabras y el ejemplo de Cristo».

Como Gobernadora Suprema de la Iglesia de Inglaterra se le encomendó el deber de defender la fe protestante. Incluso se le dio el título de «Defensora de la Fe». Este fue un título originalmente recompensado a Enrique VIII por el Papa León X por la defensa de los siete sacramentos por parte del rey Tudor, al que posteriormente renunció; y luego fue derogado por la reina María I, siendo finalmente restituido durante el reinado de la reina Isabel I. 

Durante la época de la reina Isabel II reconoció y celebró otras confesiones. Como dijo en la Recepción Interconfesional, en el Palacio de Lambeth, el 15 de febrero de 2012 «De hecho, los grupos religiosos tienen un orgulloso historial de ayuda a los más necesitados, incluidos los enfermos, los ancianos, los solitarios y los desfavorecidos. Nos recuerdan las responsabilidades que tenemos más allá de nosotros mismos».

Isabel II y la Iglesia católica

Para la Iglesia católica, podría decirse que ayudó a avanzar en las relaciones, aceptando incluso conversiones dentro de su propia familia. Esto es bastante significativo, ya que antes del reinado de la reina Isabel II el primer soberano de Gran Bretaña que visitó al Papa fue el rey Eduardo VII en 1903, después de tres siglos y medio, seguido por el rey Jorge V en 1923.

Isabel II conoció a cinco Papas, cuatro como Reina, y casualmente su muerte se produjo en una importante fiesta que se celebra dentro de la Iglesia católica, la Natividad de Nuestra Señora.

Los católicos se han unido al luto por la reina Isabel II y en Inglaterra se celebró una misa de réquiem oficiada por el presidente de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, el cardenal Vincent Nichols, el 9 de septiembre. Como señaló el cardenal Nichols en su homilía en la catedral de Westminster (Londres), «la reina Isabel aprovechó muchas oportunidades para explicar su fe, de forma suave pero directa, especialmente en casi todos los mensajes públicos de Navidad que dio. Las palabras de San Pablo que acabamos de escuchar me lo han recordado. Ella veía, como él, que era su deber proclamar su fe en Jesucristo. Y, según ella, entre los tesoros que se desprendían de esa fe estaba su disposición a no juzgar a los demás, a tratar a la gente con respeto y sin críticas innecesarias, a darles la bienvenida… a no concentrarse nunca en la paja en el ojo ajeno. Por el contrario, siempre estaba dispuesta a ver lo bueno en todas las personas que conocía. En una época en la que nos apresuramos a cerrar a las personas, a «cancelarlas», su ejemplo es de crucial importancia».

En una época en la que muchos, incluidos los líderes de hoy en día, suelen ceder tan fácilmente a las últimas tendencias, al populismo, a las ideologías o a un estilo de vida concreto, la Reina fue un símbolo de firmeza, dignidad y sofisticación: no se dejó llevar por una cultura efímera y siempre cambiante que a menudo menosprecia, escandaliza y degrada al ser humano. Mostró cómo las formalidades, el refinamiento y la tradición no deben abandonarse, sino que son los engranajes hacia el respeto y la autodisciplina que le recuerdan a uno su vocación superior en la vida; así como el ejemplo que debe dar a los demás.

Ella fue un empoderamiento para las mujeres, mostrando cómo se puede ser una autoridad líder en el mundo sin sacrificar su feminidad natural, mostrando en realidad que es una gran fuerza que debe ser abrazada en lugar de un obstáculo para la identidad de una mujer. Como dijo recientemente la Reina consorte, Camilla, en el programa de la BBC, al rendir homenaje a la Reina, ésta «se labró su propio papel» en un mundo dominado por los hombres.

En sus mensajes navideños, la Reina Isabel II recordaba que, por mucho que avancemos en la sociedad, nunca debemos perder de vista los valores fundamentales fundados en el cristianismo. Como mencionó en 1983, al examinar los avances tecnológicos en materia de comunicación y transporte: «Quizá sea aún más grave el riesgo de que este dominio de la tecnología nos ciegue a las necesidades más fundamentales de las personas. La electrónica no puede crear camaradería; los ordenadores no pueden generar compasión; los satélites no pueden transmitir tolerancia».

La Reina admiraba la tecnología y los nuevos descubrimientos del mundo, pero también veía la importancia de no permitir que estas innovaciones nos distrajeran de las cosas más importantes de la vida.

Promovía la necesidad de estar cerca de los pobres y mostrar respeto hacia el prójimo, sin permitir que nuestro estatus o talento se utilizara como medio para dominar a los demás, sino que se empleara al servicio de los mismos. 

La reina Isabel II era el epítome moderno de la elegancia y la sofisticación que muchas personas han tratado de emular, pero que a menudo no alcanzan.

Mientras la nación y el resto del mundo se unen para despedir a una figura monumental en los últimos tiempos, es muy apropiado terminar este artículo con uno de los últimos mensajes de la Reina. En su mensaje del Día de la Adhesión, el 5 de febrero de 2022, la Reina Isabel II parecía ser muy consciente del futuro y quiso preparar a todos para este triste momento subrayando la importancia de la unión: «Este aniversario también me permite reflexionar sobre la buena voluntad que me han demostrado personas de todas las nacionalidades, credos y edades en este país y en todo el mundo durante estos años.  Me gustaría expresar mi agradecimiento a todos por su apoyo.  Estoy eternamente agradecido y humilde por la lealtad y el afecto que me siguen brindando.  Y cuando, con el tiempo, mi hijo Carlos se convierta en Rey, sé que le daréis a él y a su esposa Camilla el mismo apoyo que me habéis dado a mí».

El autorSean Richardson

Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Más en Omnes
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica