Mundo

Giorgio Marengo: «Lo más importante es la fidelidad al Señor»

El futuro cardenal Giorgio Marengo, prefecto apostólico de Ulán Bator, capital de Mongolia, pastorea una comunidad que supone el 1% de sus conciudadanos. La clave del crecimiento de la Iglesia en este país de misión es. como él apunta: el acompañamiento a los conversos y la coherencia de vida.

Federico Piana·23 de julio de 2022·Tiempo de lectura: 3 minutos
giorgio marengo

El futuro Cardenal Marengo

«Pensar en nombrar cardenal a un obispo que dirige una Iglesia pequeña y minoritaria es un gran gesto misionero». El padre Giorgio Marengo, prefecto apostólico de Ulán Bator, capital de Mongolia, se encontraba en Roma cuando se enteró, con total sorpresa, de su nombramiento como cardenal: «En aquellos días -cuenta el misionero de la Consolata- había acompañado a una delegación de budistas mongoles al Santo Padre: era la primera vez que ocurría. Acabábamos de concluir esta hermosa e histórica iniciativa de diálogo interreligioso cuando, durante el Regina Colei del domingo 29 de mayo, escuché al Pontífice decir mi nombre. En ese momento me invadió una alegría muy fuerte y un sentimiento de profunda gratitud y humildad».

La Iglesia que dirige monseñor Marengo en el país del este asiático es muy reducida: 1.400 fieles sobre poco más de tres millones de habitantes, ocho parroquias y una iglesia pública que aún no está reconocida como parroquia.

«Aquí, la mayoría de la población es de fe budista, mientras que los católicos no llegan al 1%. Es diferente para los cristianos protestantes -evangélicos y pentecostales- que son más numerosos que los católicos», añade monseñor Marengo.

¿Cuál es la labor de evangelización que realiza la Iglesia católica en Mongolia?

– Respondo utilizando una imagen poética tomada de un gran pastor salesiano, el arzobispo emérito indio Thomas Menamparampil: intentamos susurrar el Evangelio al corazón de Mongolia. Es una expresión que habla de nuestro compromiso con un testimonio constante del Evangelio: un anuncio discreto, no ruidoso.

El 70% de nuestras actividades son obras de promoción humana: educación, salud, asistencia a personas con dificultades, pero también preservación de la cultura mongola.

Luego, por supuesto, está la celebración de los sacramentos. La Iglesia se compromete en muchos frentes y trata de tener como actitud básica el deseo de compartir la alegría del Evangelio de forma humilde pero profunda.

giorgio marengo

Este año se cumplen treinta años del renacimiento de la Iglesia en Mongolia y de establecimiento de las de las relaciones diplomáticas entre el país y la Santa Sede. En resumen, ¿qué se puede hacer de este trigésimo aniversario?

– Treinta años no son pocos pero tampoco muchos. Sin embargo, han sido un tiempo conspicuo en el que la Iglesia ha podido presentarse y echar raíces. Si hoy tenemos nueve comunidades católicas en la zona, es un signo de que el Evangelio ha sido aceptado y se está viviendo en la práctica.

Al principio, fue una época marcada por el pionerismo en una nación que de repente vio cómo se derrumbaba un régimen marcado por el comunismo y el ateísmo estatal y caía en una fase de desorientación y pobreza. Fue en este preciso momento de la historia cuando llegaron los tres primeros misioneros, entre ellos monseñor Wenceslao Selga Padilla, primer prefecto apostólico de Ulán Bator. Empezaron por poner en marcha proyectos concretos, de amistad y solidaridad, con el objetivo de crear relaciones de confianza que perduraran en el tiempo.

 En cambio, ¿qué le depara el futuro a la Iglesia en Mongolia?

– Todavía queda mucho por hacer. Este primer núcleo de vida cristiana que está surgiendo necesita todavía muchos cuidados para poder seguir creciendo y permitirle obtener una dimensión misionera dentro de nuestro país que sea el signo de su evangelización.

En este sentido, uno de los principales retos será el de la profundidad: acompañar a los que se han hecho cristianos permitiendo que la fe llegue a lo más profundo de la persona y, en consecuencia, de la propia sociedad. Sin embargo, como dice el Papa, los planes y estrategias pastorales están bien, pero lo que más importa es la fidelidad al Señor practicada en una vida cristiana coherente.

La Prefectura Apostólica de Ulán Bator, la única iglesia de toda Mongolia, ha sido incluida recientemente como miembro de la recién creada Conferencia Episcopal de Asia Central. ¿Cómo ve esta decisión?

– Antes de esta decisión, nuestra Iglesia local no formaba parte de ninguna Conferencia Episcopal. Mi predecesor, monseñor Wenceslao Selga Padilla, se refirió, a título personal, a la Conferencia Episcopal de Corea del Sur, con la que hoy seguimos manteniendo excelentes relaciones. Con el paso del tiempo, y en la perspectiva sinodal tan querida por el Papa Francisco, parecía oportuno identificar una asamblea más cercana a la que adherirse para ejercer la colegialidad de forma más concreta.

La Providencia quiso que, en otoño del año pasado, se creara la Conferencia Episcopal de Asia Central, a la que nos adherimos con pleno acuerdo. Esta elección es un verdadero enriquecimiento para nosotros porque, como para todos los pastores de las Iglesias locales, es bueno tener un punto de referencia colegiado.

El autorFederico Piana

 Periodista. Trabaja en Radio Vaticana y colabora con L'Osservatore Romano.

Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Más en Omnes
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica