Mundo

¿Por qué el coronavirus ha afectado menos en África?

En Kenia, con una población de 55,7 millones de habitantes, el país ha experimentado unos 323.000 casos de coronavirus y 5.638 muertes, muchas menos que en países de similar población en Europa.

Martyn Drakard·10 de marzo de 2022·Tiempo de lectura: 3 minutos
kenya covid

Foto: ©2022 Catholic News Service / U.S. Conference of Catholic Bishops.

Ahora que la actual pandemia parece estar disminuyendo, los observadores del COVID se han preguntado por qué ha afectado a África mucho menos que a los países más desarrollados, mientras que el número de personas vacunadas es mucho menor. En mi país, Kenia, que tiene una población de 55,7 millones de habitantes, y donde el objetivo de vacunación del gobierno es actualmente de 27,2 millones, sólo se han vacunado 7,3 millones, aproximadamente un tercio. Hasta la fecha, el país ha experimentado unos 323.000 casos y 5.638 muertes (a fecha de 21 de febrero de 2022).

Sin embargo, países de Europa con cifras de población comparables han tenido de 20 a 25 veces más muertes. ¿Se debe al clima, a la dieta, a una inmunidad natural, al estado físico de la población o a alguna otra razón? Cuando la pandemia sea endémica y se realicen estudios comparativos, será interesante saber por qué. Pero la pregunta sigue siendo la siguiente: ¿Por qué en África ha habido menos gente que ha optado por vacunarse, incluso cuando las vacunas estaban disponibles, y especialmente entre ciertos grupos? Para un observador externo, la reacción en los países más desarrollados ha sido que el gobierno quiere que la población se vacune en su propio beneficio y por el bien general; así que se confía en los dirigentes cuando dicen que las vacunas son seguras; así que se aceptan las vacunas y se confía que todo irá bien.

Esta confianza implícita en el gobierno y en lo que éste decide no se puede asegurar aquí. De hecho, un amplio sector de la población desconfía del gobierno, tanto implícita como explícitamente; una directiva del gobierno que tenga que ver con la vida personal, la familia y el futuro de uno, probablemente se mirará con recelo.

Como en el resto de África, la mayoría de los kenianos son jóvenes y esperan vivir muchos años más. Su fuente de noticias y opiniones son los medios sociales, más que los periódicos u otros medios impresos. Los periódicos, según ellos, dan la visión «oficial»; los medios sociales reflejan la «vida real», nuestras «verdaderas preocupaciones». En este caso concreto, los medios sociales recogieron la noticia de que las vacunas son experimentales, están en fase de prueba y, por tanto, no son fiables, y cuando Facebook bloqueó la página esto pareció demostrar su argumento.

Basándose en la experiencia del pasado, cuando los africanos sospechaban fuertemente que estaban siendo utilizados como conejillos de indias para probar vacunas o medicinas, especialmente las que podrían dejarles estériles -y los africanos siguen queriendo tener hijos-, es comprensible que sospechen y sean reacios a correr el riesgo.

Incluso entre los vacunados contra el coronavirus debe haber un buen número que se vacunó para conservar su puesto de trabajo, ya que, con razón o sin ella, ésta era la política de la empresa o institución para la que trabajaban; se les dijo «Vacúnate o serás sustituido».

Cuando justo antes de la Navidad del año pasado, una época en la que mucha gente hace compras y viaja a sus lugares de origen para pasar las fiestas de Navidad y el Año Nuevo con sus familiares, se emitió una directiva oficial que decía que, dado que el distanciamiento social sería difícil de aplicar, los supermercados, hoteles, restaurantes, etc., todos los transportes públicos sólo deberían permitir a los clientes o viajeros con un certificado de vacunación válido, y esto incluía incluso el acceso a los servicios gubernamentales, hubo una protesta, y se llevó un caso al tribunal superior para evitarlo. El tribunal falló a favor de los manifestantes.

África es un lugar muy social; cuando el apretón de manos y el abrazo se prohibieron oficialmente, inventamos el choque de codos y el choque de puños. Pero el apretón de manos y el abrazo no pudieron desaparecer, y ahora han vuelto, «extraoficialmente», por supuesto. ¿Y la mascarilla? En la calle, desde el principio, la mayoría de la gente la llevaba alrededor de la barbilla o debajo del mentón y se la ajustaba sólo cuando se lo pedían; ahora la mayoría de la gente no la lleva y la tiene en el bolsillo por si acaso…

Pero además del enfoque «sano» y «más humano» de la oficialidad, hay quizás una razón mayor para el miedo y la resistencia a los cierres y las restricciones: sin poder moverse y hacer negocios y visitas, la vida aquí no puede continuar. La gente tiene que tener la libertad y poder poner el pan en la mesa cada noche antes de que los niños se vayan a la cama. La vida tiene que continuar y se debe permitir que continúe, libremente. Si no es así, la gente se asegurará de que así sea.

Leer más
Colabora
¿Quieres noticias independientes, veraces y relevantes?

Querido lector, Omnes informa con rigor y profundidad sobre la actualidad religiosa. Hacemos un trabajo de investigación que permita al lector adquirir criterio sobre los acontecimientos y las historias que suceden en el ámbito católico y la iglesia. Tenemos a firmas estrellas y corresponsales en Roma que nos ayudan a que la información de fondo sobresalga sobre el ruido mediático, con distancia ideológica e independencia.

Te necesitamos para afrontar los nuevos retos de un panorama mediático cambiante y una realidad que exige reflexión, necesitamos tu apoyo.

Colabora
Más en Omnes
Newsletter La Brújula Déjanos tu mail y recibe todas las semanas la actualidad curada con una mirada católica